*

X

Arrestan a hombre del futuro en Suiza dentro del Gran Colisionador de Hadrones

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2010

Hombre arrestado en el LCH en Suiza afirma provenir del futuro; Eloi Cole asegura tener la misión de eliminar el colisionador para evitar la destrucción mundial

En un caso simulado ya en varios guiones cinematográficos, en donde un personaje del futuro viaja a nuestro presente para impedir un suceso o la construcción de un artefacto que terminará por destruir al planeta, se ha reportado el arresto de Eloi Cole, un hombre que clama venir del futuro para salvar a la humanidad. Su misión es clara: sabotear el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) para evitar la eventual destrucción del mundo.

Recientemente el LHC ocupó los titulares tras lograr la colisión de partículas a una velocidad récord. Eloi Cole fue detenido mientras intentaba sabotear parte del proceso del LHC. Al ser cuestionado, en primera instancia reveló que buscaba combustible para operar su máquina del tiempo. Posteriormente confesó su misión de detener las labores del LHC y así prevenir la futura destrucción planetaria.

Pero la historia continúa. Resulta que Cole fue arrestado y trasladado a un hospital mental en Ginebra. Sin embargo, a las pocas horas de haber sido ingresado se desvaneció misteriosamente sin dejar rastro alguno, lo cual ha desconcertado profundamente a las autoridades.

El Gran Colisionador de Hadrones (crisol de la conciencia tecnofuturista), considerado como la máquina más costosa y más potente creada jamás por el ser humano, tiene el fin de recrear las condiciones originales en las que nuestro universo se creó para revelar algunos de los enigmas milenarios que han motivado siglos de trabajo científico y reflexión. Sin embargo, hay quienes aseguran que quizá la psique colectiva, incluso la de los más avanzados investigadores, aún no esta preparada para recibir algunas de las respuestas que el LHC tiene para nosotros. Ello nos recuerda a la ecuación evolucionista de los ensayos sobre neuropolítica del Dr. Tim Leary, en los que se plantea la extensión indefinida de la vida humana como máxima meta de la ciencia, pero para ello se recalcan dos requisitos indispensables: la migración espacial en busca de expandir nuestro hábitat y, en especial, la elevación de la conciencia-inteligencia del ser humano para ser capaz de acceder a estos nuevos portales de la evolución.

Anteriormente ya se había planteado la posibilidad de intentos futuristas de sabotaje al Gran Colisionador de Hadrones, como una posible explicación a la sistemática mala suerte que ha tenido el proyecto a lo largo de sus dos años de vida. ¿Qué fuerzas buscan impedir el correcto funcionamiento de esta máquina cuasidivina? ¿Realmente podrían estar pujando desde el futuro para detener su activación? Y en caso de que así fuera, ¿es esta una intención protectora o un sabotaje contra la expansión de la conciencia cósmica de una raza humana todavía primitiva?

Parece como si Dios, consciente de que al descubrir las reglas del juego universal este mágico juego terminará para todos, buscara extender el misterio en torno a la arquitectura original del tablero y mantener así el pulso narrativo del universo y de la conciencia: del juego cósmico. Seguramente el mainstream media y las versiones oficiales sepultarán esta historia como un caso más de la aislada psicosis de un individuo,  --y es que,  más allá de que sea un tributo parte  del "día de los tontos", es dificil leer este tipo de notas sin que se detonen en nosotros las neuroconexiones específicas para cuestionarnos los pilares de nuestra desgastada realidad racional. Una sonrisa que nos hace cuestionar la construcción de este programa de realidad.

 

via IT Grunts

Más información en The Daily Galaxy

Física cuántica muestra que la información también fluye del futuro al presente

El Gran Colisionador de Hadrones y su búsqueda de la partícula de dios podría estar siendo saboteado desde el futuro

La información también fluye del futuro al presente

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2010

Aunque parezca extraño, la física cuántica muestra que la información no sólo fluye del presente al futuro, también fluye del futuro al presente.

La posibilidad de que un presentimiento en ocasiones no sólo sea una proyección o un análisis prospectivo del presente sino una percecpión cuántica del flujo bidireccional del tiempo.

Miembro del Global Consciousness Project, Dan Radin, siguiendo los pasos del Dr. John Hartwell, ha realizado experimentos en los que mide la resistencia de la piel a la electricidad mientras se muestran imágenes una serie de sujetos en condiciones controladas. Radin notó que los sujetos respondían con anticipación cuando se les mostraban imágenes perturbadoras, como si de alguna forma supieran que esto iba suceder. (Ver Electrodermal Presentiments of Future Emotions).

El físico Fred Alan Wolfe, tal vez lo recuerdan de la película "What the bleep do you know?", escribe:

¿Qué quiero decir con que la información se desplaza del pasado al presente y del futuro al presente? Me estoy remitiendo a una imagen que se refiere al paso del tiempo como a un río. Nosotros fluimos a lo largo de ese río siempre en una dirección que viene del pasado y se precipita hacia el futuro. Pero nada nos impide pensar que el río transcurre desde el futuro hasta el pasado mientras nosotros estamos sentados en una barca intentando mantener nuestra posición contra la corriente del tiempo. Contemplando el paisaje que se abre ante nosotros, vemos restos de naufragios y deshechos a la deriva; es posible incluso que veamos pasar flotando una botella, y que al alcanzarla y sacarla del agua descubramos en su interior un papel con un mensaje: “Saludos del siglo veintidós”.

La mejor hipótesis, según la física cuántica, es aquella en la cual la información fluye en las dos direcciones simultáneamente. El río del tiempo cuenta con dos cursos a contracorriente. La información, proveniente del futuro y del pasado, influye en el presente. Así que son dos las botellas que recogemos cada vez que acercamos las manos al río, no una. Y descubrimos dos mensajes en su interior.

Sin embargo, se trata de botellas extrañas, porque no existen realmente hasta que acercamos nuestras manos al río. Si pudiéramos “ver” lo que el río en efecto contiene, veríamos un incontable número de botellas fantasma, que fluyen desde el nacimiento del río hacia las montañas de información futura que nos indican las condiciones climáticas que nos aguardan más adelante. Esas botellas a contracorriente solo se hacen reales en nuestras manos. Cuando acercamos las manos a ese río, una botella del pasado y otra del futuro se funden en una botella, y cual genio mágico saliendo de la botella, instantáneamente aparece un mensaje.

En el mensaje se explica la situación del momento presente. También cuenta con un mapa orientador que dice o delinea lo que ha sido el pasado y lo que será el futuro.

Desgraciadamente, el mensaje no puede tomarse al pie de la letra, como una verdad absoluta. Es apenas una verdad probable; una probabilidad concerniente tanto al pasado como al futuro. Únicamente el momento presente de la experiencia es seguro.

Y a pesar de todo lo extraña que pueda parecer esta imagen, resulta estar más cercana a la verdad de lo que podamos creer.

Vía Libertaliadehatali