*

X
Pareja coreana de adictos al internet son declarados culpables luego de que prefirieran a su vástago virtual sobre su pequeña hija.

Sin duda el internet puede ser adictivo, en especial los juegos de rol, donde prácticamente los entornos virtuales llegan a superponerse a los "reales", tal vez porque en el mundo de los píxeles podemos ser lo que queramos y no tenemos el oneroso pasado como una limitante.

Una pareja de Corea del Sur fue declarada culpable de abandonar a su hija recien nacida, que murió de hambre, mientras jugaban un juego en línea que se trataba de críar a un hijo virtual. Literalmente, en este caso digno de Jean Baudrillard, el simulacro reemplazó a la realidad.

El esposo, un conductor de taxi de 41 años, y la esposa de 25, fueron sentenciados a dos años de prisión. La condena de la mujer fue suspendida ya que está embarazada (¿de un hijo real o virtual?).

La pareja jugaba un promedio de 10 horas diarias en cafés internet y sólo le daba de comer a su bebé una vez al día de una botella.

La niña, que nació prematuramente, muchas veces era alimentada con leche caduca. La encontraron muerta una vez que regresaron a casa después de una sesión de gaming trasnochada. La pareja se escondió en casa de un pariente una vez que la autopsia determinó que la causa de muerte fue desnutrición

El caso ha generado la atención de los medios de Corea del Sur, levantando preocupación sobre los dos millones de adictos al internet en un país de 49 millones y sin duda uno de los más conectados a la red en el mundo con un ancho de banda en el top 1% del planeta.

Vía Huffington Post

Snowbordeando VS avalanchas

Por: pijamasurf - 05/28/2010

Temerarios snowborders desafían avalanchas de nieve con su tabla, una buena movilidad de cadera, y muchos huevos

A lo largo de la historia hemos visto múltiples capítulos en los que el hombre desafía a las fuerzas de la naturaleza. En esta ocasión, en un duelo mucho más honorable que el concebido por el sometimiento industrial de los recursos naturales, temerarios practicantes de snowboard se deslizan, coqueteando intrépidamente con la explosiva blancura, unos pocos metros delante de avalanchas de nieve.

Esta práctica, básicamente, consiste en ser depositado en la cima de una montaña desde un helicóptero. Una vez ahí se comienzan a deslizar provocando, literalmente, que una masa de nieve, desatada por el paso de la tabla, se genere justo a sus espaldas. A partir de ahí comienza el intrépido trance...