*

X
Aoi Sola, actriz porno japonesa, provoca que ciudadanos chinos evadan la cyber barrera de censura gubernamental en internet; miles de usuarios lo consiguen

En el mundo contemporáneo todo es posible. Incluso un escenario en el que una actriz porno de Japón provoca una sublevación digital de ciudadanos chinos en contra de la Cyber censura que su gobierno impone en internet. Aoi Sola, una de las actrices porno más populares de Japón, anunció recientemente que abriría su perfil en Twitter (esta red de microblogging esta prohibida en China).

Lo anterior provocó un frenesí de rebeldía cibernética que derivó en miles de ciudadanos chinos “brincando” la temeraria muralla de censura cibernética impuesta por el autoritario gobierno chino. Incluso, la solidaridad digital entre “netizens” chinos sedientos de un poco de fresco porno japonés no se hizo esperar. Se creó una cuenta de correo, mytwitterclient@gmail.com, a la cual los usuarios podían escribir para recibir las instrucciones y asesoría técnica sobre como eludir el firewall gubernamental.

Al parecer un poco de pornografía japonesa de calidad es suficiente para detonar la osadía y creatividad necesarias para la emancipación internetera de un pueblo informativamente oprimido (recordemos que el porno también es en esencia información) y cuya auto conciencia de censura se ha fortalecido al ser contrastado con la “libertad” de la que gozan sus colegas digitales de decenas de países.

Quizá la siguiente revolución, que a juzgar por fenómenos actuales como la comunicación instantánea y la viralidad seguramente será un levantamiento global, este encabezado por estrellas porno japonesas y hackers escoceses que gustan de la cultura alien y el cibersexo.

Via CT Patriot

Google busca comerse al mundo y posicionarse en el mercado publicitario más grande, la televisión.

La empresa más poderosa de internet busca apoderarse también de la televisión. En una alianza con Sony (para el hardware) Intel (para los microprocesadores) y Logitech (para los controles remotos), Google demostró hoy en conferencia el funcionamiento de su prototipo de televisión con internet integrado, que espera lanzar este verano.

Google llama a su televisión Smart TV, porque según ellos conjuga lo mejor de ambos mundos, por una parte permite encontrar los programas que se quieren ver en el momento que se quieren ver (usando su buscador Chrome) y por otra utiliza una pantalla de un sistema de entrenimiento casero que resalta la calidad y la experiencia de ver video. Además el sistema operativo de Google TV será Android lo que permitirá que cualquier desarrollador realice aplicaciones para la TV, incluso el desarrollo de videojuegos.

El movimiento de la insaciable Google tiene que ver con que la televisión tiene 4 mil millones de usuarios en el mundo, más de tres veces lo que el internet. En promedio las personas en Estados Unidos pasan, con inconsciente adicción, 5 horas al día viendo televisión (una cifra que crece hasta la fecha). Y lo más importante para Google: se gastan 70 mil millones de dólares en publicidad en la televisión sólo en Estados Unidos.

Algunas otras compañías han tratado de fusionar la web con la TV sin mucho éxito, sin embargo Google y sus socios creen estar listos para la convergencia.