*

X

Perfil: David Cronenberg (II/III)

Arte

Por: admin - 04/21/2009

Segunda parte del ensayo sobre la obra del genial director de cine David Cronenberg, en esta entrega: "Videodromo", "La Mosca" e "Inseparables", la obra cumbre del maestro canadiense

"Interlocuciones individuales con mantel familiar" (II/III)

Leer Entrega I/III

dead-ringers "Videodromo" (Videodrome, 1983) la primer obra madura del cineasta, sería la confrontación directa con una revolución dentro del filme, una sangrienta metáfora de la lucha entre el espiritú humano y el sistema tecnológíco que lo controla y explota. Max Renn (James Woods al máximo) es el dueño del canal 83 que se dedica a la programación de porno, pero un día entra una señal pirata de algún lugar del mundo, extrañas mutilaciones en ambientes de sexualidad sadomasoquistamente glamurosa. Max graba la programación de este canal Videodromo en enormes videocassetes que luego va degustando en un ambiente lúgubre, casero, donde pronto la realidad y la ficción se derretiran en la pantalla profetizando la gran revolución de la carne sobre el metal, en un eterno anillo de moebius donde el cine se ve así mismo y se separá de el espejo que es la mirada del espectador.

Videodromo es una Matrix para adultos que se complementa con Existenz (1999) donde los personajes son lieralmente personajes de un juego de video, al que tienen que conectarse de manera física a la consola de video orgánica por medio de un plug in en su cuerpo donde se vive otra revolución por el control de la realidad.

En los ochentas Croneberg vivió una de sus etapas más comerciales, con cintas como "La Zona Muerta" (Dead Zone, 1983), una adaptación de Stephen King con un Cristopher Walken que después de un largo coma adquiere habilidades extrasensiorales que ayudan a resolver crímenes, y "La Mosca" (The Fly, 1986) adaptación libre de la película clásica, donde Jeff Goldblum vive en un bunker y Gena Davis descubre que en su closet el excéntrico científico que ha descubierto una máquina teletransportadora sólo tiene las misma camisa repetida hasta el infinito en varios pares, e inumerables juegos del mismo modelo de traje de vestir, un loop cómodo para su mente, porque así no tiene que decidir que ponerse.

A finales de los 80´s Cronenberg trabajó durante un año completo bajo el yugo de Laurentis (el mismo multiproductor Italiano-Hollywoodense que casi arroja al suicido a David Lynch con la película Dunas) para darle un Vengador del Futuro (Total Recall, 1990), por diferencias creativas cedió la película a Paul Verhoeven y lo demás es historia en metro Insurgentes y Chabacano, algunas de las locaciones del film rodado en México.

"Inseparables" (Dead Ringers, 1988)

Inseparables es una adaptación por parte de Norman Snider y el propio Cronenberg de la novela Gemelos escrita por otras dos personas: Bari Wood and Jack Geasland. A su vez el libro esta libremente basado en el hecho real donde Stewart y Cyril Marcus, ginecólogos y gemelos idénticos fueron encontrados muertos, a causa del síndrome de abstinencia de barbitúricos, en su departamento de Manhatan, Nueva York el 19 de Julio de 1975. Los gemelos son llamados Beverly y Elliot Mantle en la película donde Jeremy Irons se encarga de encarnarlos de manera imborrable de la memoria, un tratado gestual del peligro inminente en el intento de la division de lo indivisible.

Elliot y Beverly se gradúan con honores como ginecólogos al inventar una herramienta forjada en oro para la atención de mujeres con problemas entre las piernas. Desde entonces Elliot (¿o será Beverly que le robó su personalidad a Elliot?) deja muy claro como funcionará su empresa: casi como la misma persona se dividirán el trabajo, por un lado de todo lo que es de orden médico se encargará Beverly, de una forma casi esclavizadora, y por otro lado, Elliot, únicamente se dedicará a asistir a los cocktails, noches de gala, entrega de premios, pláticas, y borracheras sociales, etc…

Elliot conoce a Claire Niveau (Genevieve Bujold) y le regala una noche del más extremo placer donde ella queda extasíada con sus conocimientos médicos aprovechados para otros fines, después se encargará de aparejarla con su hermano Beverly, el cual se va enamorando a profundidad dándole su llave personal al laberinto psicológico que comparte únicamente con Elliot. Claire se da cuenta de cosas profundas que nadie más ve y no capta las más obvias, lentamente separa a los hermanos que viven en una simbiosis equilibrada de orden casi siamés. Beverly comienza un periodo de descomposición en vida del que no está exento su hermano Elliot.

Con "Inseparables", Cronenebrg se dedica a hacer cine y no a impactar a su audiencia, aunque la audiencia acabe más impactada que nunca. El uso de espeluznantes efectos visuales está economizado a metáforas que son casi arquetipos interplanetarios que nos hacen temblar; como los dos gemelos en cama unidos como siameses y Claire dedicándose a separarlos literalmente a mordidas; todo es un sueño pero al despertar Beverly esta junto a Claire, y es la misma cama y la misma luz mitíficadora pero el angulo es distinto y los actores están en otro tono, sutilezas que arrojan a esta cinta a una categoría más allá del entretenimiento.

La música original de Howard Shore, hace que vibren las paredes frías que acojen a estos individuos sin individualidad. Los sets se dividen entre los neoclásicos donde se dan lunches, brunches y dinners que de alguna manera son una extensión de la vagina donde están perdidos los hermanos; y el quirófano, oficina, departamento que casi parece el mismo sitio, un gran refrigerador parecido a las enormes primeras computadoras IBM, una representación de la institución que les dió sus sueños, premios, represiones, disfuncionalidades y adicciones; en tiempos donde dinero y tecnología lo creen poder todo.

La Diseñadora de Producción, Carol Spier, se encarga de ir fortaleciendo el discurso de Cronenberg con cada cortina, cada vaso y, sobre todo, con los uniformes del quirófano, color rojo, que hacen pensar en un guardia real de "El Imperio Contraataca " (Star Wars: Episode V-The Empire Strikes Back, 1980, que el mismo Suschitzky fotografío) al mimso tiempo que cenobitas infernales de cualquier película de Clive Barker (Hellraiser, 1987) . La fotografía de Peter Suschitzky es magistral y presagio de sus futuras colaboraciones con el maestro Cronenberg hasta nuestros días. Luces azules que recuerdan a Kubrick, y que nos brindan claroscuros donde las sombras se convierten en contraste de color.

Es muy afortunada la forma en que filma Cronenberg al actor hablando consigo mismo, intercortando en diálogos donde están caracterízados distinto, sin notarlo en las tomas de establecimiento donde un doble de cuerpo aparece en Over the Shoulder, o silueta. Lo más interesante es lo que desarrolla con Jeremy Irons, el mejor retrato de la esquizofrenia, que consiste en que confundamos a los personajes al grado de encontrarlos siendo el mismo con rasgos de personalidad distinta que saltan sobre actuaciones controladas que dan mayor realismo a las desgarradoras interpretaciones entre los dos hermanos, que no dejan de ser un carnaval, freakshow, el uno para el otro, hasta que Claire se encarga de romper el espejo.

Leer Entrega I/III

Autor: Psicanzuelo / Colaborador PS

Blog del autor: psicanzuelo

Fotografía de alta velocidad: atrapando fotones

Arte

Por: pijamasurf - 04/21/2009

La velocidad afecta nuestra perecepción del tiempo; a la velocidad de la luz probaríamos la eternidad (una especie de polen cósmico con el que sueña el colíbri) y podríamos viajar a cualquier lugar del universo sin envejecer un día. Aunque las cámaras de alta velocidad están lejos de los 300 mil km por segundo a los que viaja la luz (para congelar un fotón) nos muestran, como una anticipación de esto, lo increíble que es la gestación del movimiento en el espacio, los fulgores minimales, los esfuerzos diseccionados (como si se doblara la fábrica del tiempoespacio: warp). O la tecnología al servicio de la poesía (slow-mo emerald empire):

LA EXCLAMACIÓN

Quieto no en la rama en el aire No en el aire en el instante el colibrí Octavio Paz La cámaras de alta velocidad de última generación van desde los 100 mil dólares, además de tener ciertas aplicaciones científicas son usadas por el programa de Discovery Time Warp y por el programa Mythbusters. Aunque técnicamente una cámara de alta velocidad es aquella que es capaz de fotografiar por lo menos 128 cuadros por segundo (un colibrí llega a batir sus alas 90 veces por segundo). Time Warp cuenta con la 720P Photron SA-1 que llega fotografiar 675 mil cuadros por segundo. Aquí un león marino como un heroe de extásis (haciendo un delfín) surfeando la ola y luego descendiendo en el tobogan del sol. Imágenes tomadas con un avión de cámara: la Typhoon HD 4, creada por Rudy Diesel, con estabilizador especial para tomas subacuáticas. Surfeando las microperlas del agua, como lluvia de Indra y los tubos, siempre vórtices de crsital índigo, para atravesar dimensiones de espuma y portales de tiempo: sun, fun, foam. Del programa Time Warp: una burbuja a detalle, la genaración de micro arco iris, la burbuja como metáfora de nuestra realidad elástica, iridiscente, onírica. Más en Wired Time bends at the speed of light Warp Records