*

X
Pétalos azules secretos para seducir abejas, un majestuoso truco de la naturaleza

El mundo de la polinización es tan delicioso como sutil. Un nuevo estudio encontró que las flores dicen "hola" a las abejas creando un halo azul, lo cual llama su atención, ya que a las abejas -como a los poetas- les encanta el azul.

Las flores azules son pocas, pues los pigmentos naturales difícilmente alcanzan este color (salvo en algunas excepciones, como las amapolas azules de los Himalayas, las cuales utilizan metales en sus pigmentos, que hacen más alcalinos sus pétalos). Incluso los intentos de ingeniería genética de crear rosas azules han sido problemáticos. Sin embargo, muchas flores logran el azul a través de una especie de ilusión óptica. Se trata de halos azules secretos. Éstos son anillos en las bases de los pétalos, que generalmente son invisibles al ojo humano pero no a los ojos de las abejas, los cuales son más sensibles a las longitudes de onda azules. Este azul se convierte en una señal de que la flor tiene néctar para posibles polinizadores.

Las flores crean esta azul ilusión cuando la luz solar hace contacto con los pequeños pliegues de la superficie de sus pétalos. Esto pliegues alteran cómo la luz rebota y esto afecta el color que es visto. Así se fabrican estos momentáneos halos seductores. Muchos tulipanes, peonias y margaritas, entre otras flores, emplean este arte de seducción. 

En el estudio mencionado se descubrió, utilizando flores artificiales, que las abejas son capaces de ver estos halos. Sin duda, se trata de un bellísimo artificio de la naturaleza, el falso pero fértil azul que produce el envolver la luz.

Una colección de los hongos más aterradores del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/03/2017

Parafernalia natural gore: hongos que recuerdan a penes, zombis, órganos y otras incómodas criaturas

La naturaleza presume una parafernalia interminable, lista para satisfacer los más diversos gustos de la vista, el tacto y el gusto. Desde la aurora boreal hasta la flor cadáver, el repertorio natural es tan vasto que, por fortuna, quizá jamás terminaremos de abarcarlo. 

En cuanto a aquellos que gustan de la estética gore, que sienten una atracción por lo putrefacto, la estética mortuoria o similares, la madre naturaleza tiene para ellos una serie de hongos ideales para decorar nauseabundos paraísos: necrofalos, texturas cerebrales y cuerpos esencialmente incómodos a la vista y el pensamiento.  

Así que, sin más, te invitamos a disfrutar de esta selección compilada por el sitio Dangerous Minds mientras juegas a imaginar qué tipo de viaje induciría en ti el consumo de alguno de estos ejemplares, y a disfrutar del paseo, seguramente antipsicodélico, con un poco de rock satánico –y no es sugerencia, sólo un ejercicio imaginario.