*

X

Robots sexuales, ¿la nueva tendencia de la sexualidad en el mundo moderno?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 10/22/2017

Cuando se habla de sexualidad, es difícil delimitar lo normal y anormal, lo correcto e incorrecto

Con el paso de los años, la inteligencia artificial se ha modernizado y se han diversificado tanto sus usos como sus prácticas. Algunos de ellos se relacionan con polémicas y situaciones que vulneran los derechos humanos; otros, con avances con fines médicos, tecnológicos y humanitarios. Al enfocar la atención hacia los robots sexuales, ¿se trataría de un riesgo de los derechos sexuales o un apoyo a la diversidad sexual?

Cuando se habla de sexualidad, es difícil delimitar lo normal y anormal, lo correcto e incorrecto. Sin embargo, tomando en consideración algunas variables se puede realizar una guía útil para lograrlo; por ejemplo: la primera, el contexto cultural, temporal y la historia de vida, que permite comprender la diversidad sexual –orientación sexual,  identidad de sexo/género y las prácticas sexuales– de cualquier persona; y la segunda, los derechos sexuales, que “se basan en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos e incluyen un compromiso referente a la protección del daño” (WAS, 2008).

Por ello, utilizando esta guía, surgen dos posiciones contrarias respecto de los robots sexuales:

Por un lado, las empresas encargadas de construir y comercializar estos juguetes eróticos, como Roxxxy TrueCompanion o Abyss Creations, defienden la idea de que se trata de una alternativa para personas –principalmente hombres– con dificultades para interactuar e intimar con mujeres. De este modo no sólo se permite gozar de los adelantos tanto científicos como tecnológicos mediante muñecas  sexuales hiperrealistas de silicona con IA, sino también del derecho a la privacidad y al grado máximo alcanzable de salud sexual –con experiencias sexuales placenteras, satisfactorias y seguras. Además, se trata de una industria que equivale 30 mil millones de dólares al año, permitiendo un mayor desarrollo tecnológico a favor de la salud sexual de los individuos.

Por otro lado, investigadores y activistas enfocados en la salud sexual han comenzado a cuestionarse las desventajas –frente a las contables ventajas– de los robots sexuales. De acuerdo con esta ola en contra de las muñecas sexuales con IA, la presencia de éstas afecta la manera en que los seres humanos interactúan entre sí, pues el vínculo se convierte en una relación de propietario-objeto en donde la simulación del consenso mutuo de los humanos desaparece. Y como si se tratase de una versión alterada de Blade Runner (2017), el sexo con robots puede extenderse a una interacción egoísta en la que el problema social del dueño continúa profundizándose en una espiral y a una sociedad con mayores problemas interpersonales como resultado de una desconexión entre los individuos. En consecuencia, la gran incógnita sobre la que esta ola invita a reflexionar tiene que ver con la práctica sexual de algunas personas que encuentran deseable una pareja sin autonomía, como si de una violación se tratase. ¿Es esta la práctica que podría normalizarse con la normalización misma de este tipo de sexo?

La realidad es que el consumo de los robots sexuales forma parte del derecho al grado máximo alcanzable de salud, la cual debe incluir la salud sexual que comprende experiencias sexuales placenteras, satisfactorias y seguras; no obstante, ¿qué pasaría si esta práctica simula la tortura o el trato cruel, inhumano o degradante hacia el ser humano? Hay quienes dicen que sería necesario, en este caso, insistir en una educación integral de la sexualidad, como una guía con un enfoque positivo de la sexualidad y el placer.

 

Es momento de crear un mundo sin Harveys: el llamado de Michael Moore para combatir el acoso sexual

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/22/2017

El documentalista Michael Moore se pronuncia contra el sexismo de la industria cinematográfica revelado a raíz del escándalo de Harvey Weinstein

En los últimos días, el nombre de Harvey Weinstein ha cobrado una relevancia mayor debido a las revelaciones en torno al acoso sexual que, durante varios años, infligió a jóvenes actrices o modelos que deseaban iniciar una carrera en Hollywood. Weinstein fue por muchos años uno de los productores más poderosos de la llamada “meca del cine”, cuyo nombre aparece en buena parte de las películas que en los últimos 20 años han llegado a ser éxitos de taquilla, y utilizaba dicha influencia para intercambiar un papel decisivo en alguna película por algún favor sexual por parte de la joven que lo estuviera buscando. Con todo, parece ser que ese poder ha llegado a su fin luego de los reportajes que The New York Times y The New Yorker dedicaron para hacer público su comportamiento reprobable.

En medio de esta polémica, el cineasta Michael Moore elaboró un texto en el que invita a aprovechar el momento para combatir el hostigamiento sexual y crear así un mundo “sin Harveys”, es decir, sociedades en las que una persona no pueda aprovechar su posición de poder para forzar un acto sexual.
Moore, como sabemos, es un provocador consumado, y él mismo llegó a demandar a Harvey Weinstein y a su hermano por una suma de 2.7 millones de dólares, al considerar que su casa productora no había entregado cuentas honestas sobre las ganancias generadas por Fahrenheit 9/11

En este texto en particular, el cineasta llama a los acosadores a confesar voluntariamente antes de ser expuestos por otros, llama también a que todos denunciemos los actos de acoso de los que podemos ser testigos, llama a incluir a más mujeres en la industria cinematográfica –todo ello para crear un mundo de equidad auténtica.

Compartimos la traducción publicada por el sitio EnFilme, con algunas pocas correcciones. En este enlace es posible leer el texto original.

***

APROVECHAR ESTE MOMENTO PARA CREAR UN MUNDO SIN HARVEYS

Michael Moore

Cualquiera que tenga un parpadeo de conciencia o un poco de decencia se encuentra, como yo, con las mujeres que han tenido el coraje de decir la verdad sobre Harvey Weinstein.

Pero las buenas intenciones de apoyo para las víctimas simplemente no son suficientes.

¿Por qué vivimos en una sociedad donde los hombres no intervienen cuando son testigos del maltrato contra las mujeres? He intervenido en más de una ocasión y he despedido a hombres que acosan sexualmente a las mujeres. Harvey Weinstein sabía que no debía comportarse de manera inapropiada con las mujeres en mi presencia. Supongo que los sociópatas exitosos como él, que se salen con la suya durante años, son muy, muy cuidadosos, de no permitir que el tipo de hombres que los hubiera parado en seco pueda vislumbrar quiénes son en realidad.

No vivo en el mundo de Hollywood de Weinstein y hago documentales, por lo que no puedo hablar de la cultura que él creó y parecía prosperar. Hasta donde sé, soy el ÚNICO director que llevó a Weinstein a juicio (por ser un ladrón, que requiere un conjunto diferente de habilidades sociopáticas, pero, al igual que el acoso sexual, es probable que pueda encontrarlos en algunos estudios de Hollywood).

Todos nosotros (hombres) debemos asumir la responsabilidad de haber permitido que exista una sociedad donde las mujeres no se sientan seguras. Una sociedad en la que, cuando son abusadas, no se sienten seguras de contar sus historias sin temor a represalias y sin vergüenza. Una sociedad que acosa, culpa o se burla de las mujeres cuando cuentan sus historias. O de la manera en que cuentan sus historias. O “cuánto tiempo” les tomó. Las mujeres llevan una carga que la mayoría de nosotros (hombres) nunca tenemos que experimentar. Si no puedes empatizar con eso o entender de qué se trata, entonces tal vez seas parte del problema.

La investigación del New York Times sobre el comportamiento repugnante y aborrecible de Harvey Weinstein (y The Weinstein Company) es un profundo momento cultural, social y político que, en mi opinión, podría encender un cambio histórico en nuestra sociedad. ¿Qué pasaría si aprovechamos este momento y derribamos, de una vez por todas, la jerarquía masculina blanca que ha gobernado nuestra forma de vida en Estados Unidos desde que llegó el primer barco de fanáticos religiosos en Plymouth Rock?

¿Y qué pasaría si Hollywood se compromete, ahora mismo, a desmantelar su sexismo desenfrenado y su desigualdad, comenzando con el nombramiento de más mujeres directivas y dejando que más del 4% –sí, en realidad es sólo el 4%– de todas sus películas sean dirigidas por mujeres?

Utilicemos este momento para terminar con el abuso hacia las mujeres en nuestra industria. Hagamos de esto un llamado para que los hombres tomen una posición en contra de los hombres que perpetran este comportamiento corrosivo y criminal. Podemos hacer esto. Todo lo que se necesita es la voluntad y la decisión de decir “¡Basta ya!”.

Tengo cuatro sugerencias para que Hollywood (y nuestra sociedad en general) adopte inmediatamente y actúe:

1. Que ponga a todos los abusadores al corriente AHORA: sabes quién eres, y decenas de empleados, pasados y presentes, también lo saben. Necesitas bajar antes de que te derriben. No queda ningún lugar para esconderse. Tus años de atacar e intimidar a las mujeres han terminado. Sólo tienes dos opciones: 1) Renuncia ahora o 2) enfréntate a un ejército de mujeres y hombres que te sacarán del poder. Esta semana fuiste testigo de lo que le sucedió al ejecutivo más poderoso y conocido de Hollywood. Tú eres el próximo. Déjate llevar o vete lejos, lejos hacia un lugar donde ya no puedas dañar a más mujeres.

2. A aquellos abusadores que ignoren la advertencia anterior y elijan permanecer en el poder porque piensan que todo esto va a apagarse y desaparecer –y que podrán seguir haciendo lo que hacen–, déjenme explicarles en un lenguaje más claro cómo va a terminar todo esto:

Cada uno de tus empleados es ahora un documentalista. Gracias a la invención del teléfono inteligente, que tiene una cámara incorporada y grabadora de voz, cada uno de tus trabajadores tiene ahora en su bolsillo la capacidad de grabar o filmar en secreto, a ti y tu hostigamiento. Y lo harán. Publicarán tus crímenes. Estarás expuesto, públicamente avergonzado y, con suerte, eliminado. Evita este cruel final renunciando ahora.

3. A los hombres que tratan a las mujeres como iguales y se comportan con respeto y dignidad: ¡Este es su momento! Confronta a los hombres abusivos en el trabajo. Cuando ves algo, debes decir algo. Basta ya de ignorar y rechazar cuando ves que las mujeres son acosadas e intimidadas en el lugar de trabajo. Esto está en nosotros. HOMBRES, den un paso adelante, AHORA.

4. Las mesas directivas de los estudios de Hollywood, y todos los corporativos de Estados Unidos, deben declarar la paridad de género como la nueva prioridad. El 50% de todas las mesas directivas debe ser femenino. La contratación de varias mujeres directivas es el mandato. ¡De las 100 mejores películas taquilleras cada año, un promedio de sólo DOS son dirigidas por mujeres! Todos los estudios deben comprometerse a modernizarse apoyando más películas de mujeres (y, por supuesto, de afroamericanos y otros grupos marginados).

Estas son acciones a corto plazo que pueden ponerse en práctica ahora. Pero quiero señalar que también hay una solución fundamental que DEBE ocurrir a largo plazo para que eventualmente ocurra cambio real. Debemos reformar nuestro sistema económico quebrantado y transformarlo en uno que sea equitativo y democrático, en el que la brecha entre ricos y pobres se ELIMINE para que no sean unos pocos hombres ricos quienes tengan el poder.

Necesitamos crear una nueva economía donde las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades y se les pague lo mismo, una economía que ya no condene a generaciones enteras a la pobreza, con lo cual su única opción es servir al placer y el capricho de los ricos. Necesitamos empresas y lugares de trabajo que son propiedad de sus empleados y operados por ellos en un país donde la democracia no es sólo una palabra, sino una forma real de vivir: en el trabajo, en la escuela, en nuestros barrios y en nuestras vidas cotidianas.

Una economía democrática es necesaria si de verdad queremos negar a los hombres blancos su principal arma de abuso: el miedo a la inseguridad financiera, que han usado contra las mujeres durante eones. 

Esta es nuestra misión a largo plazo, el panorama general que debe abordarse y modificarse. Todos debemos comprometernos a hacer esto. Creo que nuestra conciencia colectiva finalmente no se conformará con nada menos, y el resultado será un mundo mejor.