*

X
Cuando se necesita explicar la muerte a un pequeño, es recomendable contemplar múltiples factores

Además de ser una fecha importante en la cultura mexicana, el Día de Muertos pretende ser un acercamiento más libre hacia la muerte. Como si, mediante los recursos del jolgorio y la ironía, el miedo a la muerte se desvaneciera y la noción de la pérdida se convirtiesen en sinónimo de una extensión de la vida cotidiana.

Sin embargo, cuando la muerte visita de pronto, las palabras se nos van de los labios y el suelo de la realidad se pierde en la mente de los niños. Por ello, cuando se necesita explicar la muerte a un pequeño, es recomendable contemplar múltiples factores, por ejemplo, el contacto previo con mascotas o algún personaje favorito fallecidos, la edad física y madurez emocional, entre otros.

De acuerdo con la Unidad de Trauma, Crisis y Conflictos de Barcelona (UTCCB), cuando un adulto y un niño comparten sus experiencias en torno a la muerte, suelen encontrarse mejor preparados para enfrentar el deceso de una persona querida. El simple hecho de expresar lo que se piensa y siente, no sólo fortalece el ambiente de comunicación; también brinda una guía para elaborar el duelo. Por ello, la UTCCB hace las siguientes recomendaciones:

– Son los padres los que necesitan transmitir la muerte de un ser querido a los hijos –o al menos un adulto mayor con un vínculo afectivo con el niño.

– A la hora de transmitir el fallecimiento de un ser querido, hay que elegir un lugar tranquilo, conocido, acogedor y seguro para el niño.

– Utilizar un lenguaje adecuado según la edad del niño, así como un tono suave, calmado e incluso cariñoso, de modo que la actitud necesita ser cercana y respetuosa.

– Evitar que cunda el pánico cuando se utiliza la palabra “muerto” o “fallecido”. Lo ideal es explicar que ha sucedido un evento muy triste, que la persona ha fallecido y que ello ha ocurrido de cierta manera.

– Permitir que el niño pueda hacer preguntas o tome su tiempo para expresar lo que siente. Ante las preguntas, lo ideal es responder sincera y honestamente, usando términos claros que puedan brindar información fácil de asimilar.

– Comprender que los niños pueden llegar a sentir miedo de abandono, desamparo e incluso miedo de su propia mortalidad (o la de un ser querido), por lo que pueden estar los siguientes días de mal humor, con problemas para dormir, o perder el interés en su día a día. En este caso, lo ideal es dejar en claro la posibilidad de expresar los sentimientos de tristeza y llanto, permitiendo ser a ambos lados ser sinceros respecto al fallecimiento de alguien querido.

– Reasegurar que, en la medida de lo posible, todo volverá a la normalidad.

En caso de que los niños y adolescentes estén mostrando actitudes de autoagresión, depresivas o incluso problemáticas durante más tiempo de los meses necesarios para el duelo, es indispensable asistir con un especialista en psicología.

Descubren un método científico para saber si tu pareja te está engañando

Sociedad

Por: pijamaSurf - 10/31/2017

Esta investigación encontró un elemento en la conducta de una persona que puede ayudar a detectar si ha sido o no infiel

En las sociedades monógamas el tema dela infidelidad ha sido, históricamente, un gran problema. Para comprender esto basta admirar la cantidad de energía emocional, cultural, sentimental, física y metafísica que abarca una relación de pareja. Y considerando lo primero, resulta entendible por qué ser víctima de una infidelidad, y particularmente descubrirlo o comprobarlo, puede convertirse en una preocupación monumental, incluso en algunos casos obsesiva. 

Para los inseguros –con o sin razón–, y aún más para los obsesivos, la siguiente parece ser una buena noticia: un reciente estudio, publicado en la revista científica Evolutionary Psychology, descubrió que una infidelidad puede detectarse, con alto porcentaje de efectividad, a partir del tono de voz de tu pareja. De acuerdo con sus autoras, Susan Hughes y Marissa Harrison, "La evidencia sugiere que muchas características físicas, conductuales y de rasgo pueden detectarse en tan sólo la voz de una persona, más allá de la información semántica que su mensaje proyecte".

Durante el estudio, en el que participaron 152 personas de entre 18 y 32 años, los voluntarios escuchaban grabaciones de personas, la mitad de las cuales confesó haber incurrido en una infidelidad y la otra mitad, teniendo pareja en ese momento, no le había sido infiel. Este último grupo tenía que simplemente contar del 1 al 10, y las grabaciones se reproducían en bajo y alto volumen para que la intensidad del tono no interviniera en su respuesta. Posteriormente se les pidió advertir cuáles de las personas habían sido infieles y cuáles no, a partir de ubicar la posibilidad en un rango del 1 al 10.

Los resultados arrojaron, además de un alto grado de efectividad en la detección de individuos que cometieron una infidelidad, que hablar con menos pausas y variar el volumen del discurso eran las cualidades que, inconscientemente o no, los voluntarios asociaron con las personas infieles, y esto coincidió con la realidad.

Evidentemente no es un criterio absoluto, pero al menos desde la ciencia parece que este ejercicio tiene altas probabilidades de detectar a alguien que fue infiel, y a fin de cuentas, un análisis entre perceptivo, racional e intuitivo del tono con el que habla una persona seguramente nos dará muchas pistas, a veces más de las que tal vez querremos, sobre el otro.   

Por cierto, aparentemente nada es mejor que ser claros en la pareja, establecer las reglas básicas, confiar y, en caso de que surja una infidelidad, tratar de poner a un lado el ego y descubrir si hay forma de salvar tu relación –tras haber primero determinado si esto vale la pena.