*

X

Según conspiracionistas y algunos cristianos, este 23 de septiembre inicia el Apocalipsis

AlterCultura

Por: Pijama Surf - 09/16/2017

Supuestamente se tratará de un período de 7 años, en los cuales perecerán los que eligieron el lado oscuro del mundo

Los humanos tenemos una extraña obsesión con el fin del mundo. Quizá como todo en nuestro entorno se nos revela cumpliendo un ciclo de vida y muerte, no hemos dejado de imaginar ese día en que todo en la Tierra será destruido y el ego humano apaciguado finalmente por las fuerzas de la naturaleza o la voluntad divina.

Y según un artículo del Daily Mail, este día tiene fecha exacta, de acuerdo con una profecía cristiana basada en pasajes bíblicos del final de los tiempos, este 23 de septiembre. Según la revelación 12 del Apocalipsis, aparecerá en el cielo una mujer embarazada vestida con el Sol, con la Luna bajo sus pies y una corona de 12 estrellas sobre su cabeza.

Para numerosos conspiracionistas, este 23 de septiembre ocurrirá una alineación astronómica que podría configurar la anterior imagen. Ésta involucra a las constelaciones de Leo y Virgo; la Luna se posará debajo de Virgo y el Sol atravesará la constelación.

Lo anterior será sólo el inicio; los buenos cristianos ascenderán al cielo y los malos perecerán en la Tierra, pero no súbitamente. Todo sucederá en un período de 7 años, durante los cuales aparecerá el Anticristo y causará un sufrimiento inefable a los que acá hayan quedado.

Sobre la fecha de la alineación de los astros y su supuesta correspondencia con la fecha fatal, en el mundo conspiracionista se hizo esta observación desde el 2011 por el usuario de YouTube William Tapley en su canal, seguido por más de 40 mil personas.

Te queremos compartir 4 mitos que popularmente se cultivan en torno a estas sustancias y que en nuestra opinión sería muy bueno ir erradicando del imaginario

El uso de psicodélicos ha sido históricamente polémico. La potencia con que estas sustancias cimbran nuestra mente y diluyen fronteras culturales hace de ellas una herramienta con mucho poder, y con un proporcional dobladillo. Como con cualquier otra cosa de la vida, no son completamente malas ni completamente buenas, su papel depende sencillamente de cómo se utilicen. El problema es que la prohibición, no sólo del consumo de la mayoría de los psicodélicos sino incluso de la posibilidad de estudiar a fondo su relación con la mente (esto último, por fortuna, se superó hace pocos años), ha acotado o coartado significativamente nuestra relación (y reflexión) con ellos. 

En todo caso, y a propósito de las fluctuaciones culturales que existen alrededor de los psicodélicos, te queremos compartir cuatro mitos que popularmente se cultivan en torno a estas sustancias y que en nuestra opinión sería muy bueno ir erradicando del imaginario:

 

Un ingrediente de diversión

Los psicodélicos no debieran utilizarse como un aderezo de fiesta y diversión. Sus implicaciones psicológicas y, quizá, metafísicas, son suficientemente importantes como para ahorrarse usarlos en este plan. 

 

Un vehículo infalible de evolución

Si crees que con consumir psicodélicos tu conciencia brillará más o tu evolución personal experimentará un salto cuántico, te equivocas rotundamente. Estas sustancias son herramientas que, con un poco de conocimiento, disciplina y suerte podrían influir significativamente en tu desarrollo personal, pero definitivamente no te ahorrarán trabajo. ¿Cuánta gente no conoces que ha consumido, por ejemplo, ayahuasca, y que si bien tuvieron una experiencia "increíble" a las pocas semanas de su consumo siguen siendo los mismos idiotas de siempre?  

 

Son peligrosos

Los psicodélicos no son peligrosos per se. Es como el mar: no se trata de un cuerpo esencialmente peligroso, o en todo caso su potencial amenaza es proporcional a nuestra falta de prudencia. Los psicodélicos no son un juego, y son catalizadores poderosos, pero no son una amenaza en sí, sólo hay que tener cuidado y consumirlos de la manera más responsable posible. 

 

Salvarán al mundo

Ni los psicodélicos, ni nada más que la colaboración inteligente y sensible de la mayor parte de la población, salvarán al mundo de un destino funesto. Repetimos: estas sustancias no sustituyen en lo absoluto el trabajo individual y colectivo que nos corresponde a cada uno. 

 

Ojalá nos ayudes a transmitir esta información, con miras a hacer de estas sustancias verdaderas herramientas conscientes y no simples evasiones pirotécnicas.