*

X
Eres un adulto, pero no tienes prisa; una etapa memorable, pero llena de confusión

Quizá como nunca en la historia, las generaciones actuales están viviendo una realidad cultural muy distinta a la que vivieron sus padres. Los veinteañeros de hoy son resultado de una generación que solía casarse a la mitad de los 20s, cuando mucho, pero hoy a esta edad el futuro de una familia se perfila mucho más lejano.

Por ello, en esta década el autoconocimiento se convierte en un tema imprescindible, aunque disfrutar es una de sus máximas. Hoy, los 20s son una etapa de transición, se es adulto pero no se entra de lleno a la vida de responsabilidades como se concibió durante milenios.

Y también por lo anterior puede tornarse en una etapa de mucha, mucha confusión. No se tiene prisa, pero tampoco se es un adolescente; ¿cómo, entonces, autoconcebirte?, ¿planear?

El conferencista de Ted, Bill Beteet, entre humor y análisis, compartió consejos para esta etapa en la que las referencias familiares han quedado caducas y la falta de respuestas puede ser la cualidad constante.:

 

1. Deshazte de tu televisión

Puede hacerte perder mucho tiempo. En lugar de estar viendo vivir a otros, ve por lo que quieres y concéntrate en tu propia vida.

 

2. Aprovecha las oportunidades de cambiar de vida cuando se presenten

No tienes muchas responsabilidades, así que es momento de vivir. Cuando se presenten oportunidades de hacer un viaje, cambiar de trabajo, emprender nuevos proyectos, hazlo.

 

3. Ubica una pasión y trabaja

Encuentra lo que más te gusta y desarróllalo; esto podría llevarte rápidamente a dedicarte a lo que verdaderamente amas.

 

4. Escucha audiolibros mientras caminas

Estos tiempos en trayectos te darán herramientas para la imaginación y el conocimiento.

 

5. Permanece soltero

No hay prisa, conoce muchas personas, sal con ellas; conócete a ti mismo frente a distintas relaciones potenciales.

 

6. Haz conscientes tus gastos más mínimos

Comprar un café a diario en lugar de hacerlo tú mismo en casa es un gasto que si calculas a 1 año podría convertirse en un boleto de avión a algún lugar. No despilfarres y ve haciendo más eficientes tus finanzas para vivir las mayores experiencias posibles.

 

7. Elige tu tribu

Las amistades de la infancia y adolescencia suelen ser más circunstanciales que temáticas. Encuentra las personas con las que de verdad mantengas afinidad ideológica o intereses afines. Además de divertirte mucho, podrás encaminarte más a lo que quieres.

 

8. Construye redes en línea

Compartir tu trabajo en redes sociales y crecerlas podría llevarte a lugares inesperados, conocer personas y conseguir oportunidades en un futuro.

 

9. Ubica y sigue metas, siempre

No tienes muchas responsabilidades pero, mientras mejor sepas lo que quieres, más rápido llegarás a ello.

 

10. Cuida tu salud

Estar de fiesta es parte imprescindible de los 20s, pero hazlo con consciencia. Administra tu energía, come bien, haz ejercicio y sé más consciente de todo lo que le haces a tu cuerpo.

 

11. Haz algo que no habías hecho

Aventúrate, viaja, viaja todo lo que puedas.

Este sencillo truco remediará tu impuntualidad para siempre

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/16/2017

¿Siempre llegas tarde a todo? Prueba esta sencilla estrategia para recuperar tu puntualidad perdida

La puntualidad es deber de caballeros, cortesía de reyes, obligación de cortesanos, hábito de gente de valor y costumbre de personas bien educadas.

Luis XVIII

Se trate de una cita con amigos, con nuestra pareja, de trabajo o de algún otro tipo, la puntualidad es uno de los mejores ejemplos de los contratos tácitos que se establecen en la convivencia cotidiana: citarse a una hora hace que todos los involucrados organicen su tiempo y ocupaciones en torno a ese acuerdo. Por eso, cuando alguien incumple con el compromiso, suele considerarse una falta de consideración hacia aquellos que sí respetaron lo dicho.

Si es tu caso y, como se dice, llegas tarde a todos lados, es posible que este sencillo truco que presentaremos a continuación resuelva de una vez por todas tu impuntualidad crónica.

En su blog I’am an Organizing Junkie (algo que puede traducirse como “Soy una adicta a organizar”), Laura Wittmann compartió una estrategia que ella emplea para llegar sin retardo a los encuentros de su día: medir las tareas de su día y la duración de éstas en retroceso y no hacia adelante (como usualmente hacemos casi todos), partiendo de la cita en cuestión.

Si, por ejemplo, debe estar a las 9 de la mañana en una junta de trabajo, procede de este modo:

9:00: junta
8:40: salir de casa, en tanto que llegar al lugar de la cita toma 5 minutos
8:30: tomar las cosas necesarias
8:25: lavarse los dientes
8:00: desayuno
7:30: peinarse y maquillarse
7:00: bañarse y vestirse
6:45: despertar

Cabe acotar que este truco requiere de al menos dos condiciones fundamentales. Una, que la persona sepa con certeza cuánto tiempo tarda en realizar determinada acción (hay quien desayuna en 15 o 10 minutos, por ejemplo). La segunda, que sea posible atender casi exclusivamente cada una de las tareas, sin distracciones (¡ni siquiera revisar Facebook!).

Si mencionamos esto es porque en muchos casos esas son las principales causas de la impuntualidad de una persona: por un lado, la poca conciencia que tiene de su propio tiempo (pensar, por ejemplo, que se baña “rápido”, cuando en realidad sus duchas son demoradas) y, por otro lado, el vicio contemporáneo del multitasking, por el cual creemos que podemos hacer muchas cosas a la vez, cuando en realidad cada una requiere de su propio tiempo.

¿Qué te parece? ¿Crees que con este hack ahora sí llegarás a tiempo a tus citas? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Conoce por qué algunas personas siempre llegan tarde