*

X

Exhuman la momia de Salvador Dalí y encuentran su característico bigote intacto

Arte

Por: pijamasurf - 08/16/2017

Ya muerto, Dalí sigue dejando pinceladas surrealistas

Una vida surrealista seguida por una muerte surrealista es lo de Dalí. Leer sobre esta noticia y ver los videos relacionados genera una extraña sensación de escepticismo sobre la realidad. Como si todo se hubiera convertido en broma o como si la niebla del sueño y la farsa se extendieran sobre la realidad, pero la noticia y todos sus pormenores son ciertos. Si uno no está enterado del caso, ver este video hace pensar que se trata de The Onion o uno de esos sitios de humor y noticias falsas.

Dalí fue embalsamado en 1989 con una túnica blanca y pañuelo de seda en la cara. Su momia yacía en el museo Dalí de Figueres en Cataluña, pero debido a un pleito legal en el que la demandante Pilar Abel sostiene que es hija del genio surrealista, se decidió exhumar su cuerpo para realizar una prueba de ADN. La alcaldesa de Figueres dijo a El País que la exhumación de Dalí fue el segundo momento más importante de la historia del municipio, siendo el primero su entierro. Para la exhumación, el museo exhibía una cola de turistas y curiosos. La narración de los hechos tiene algo de deleite surrealista. Los forenses extrajeron de la momia del pintor "muestras de pelo, uñas, varios dientes y dos huesos largos”. Su cuerpo se mantenía embalsamado en buen estado, así como el ataúd. “El bigote preservaba su clásica postura de las 10 y 10. Comprobarlo fue un momento muy emocionante", dijo el forense Lluís Peñuelas.

El equipo legal de Pilar Abel cree que de ser reconocida como la hija del pintor, la mujer de 61 años, que se desempeñó un tiempo como pitonisa en un programa de TV de Girona, accedería hasta a 2/3 partes de la herencia y, por supuesto, podría llevar el famoso apellido. Todo esto, sin embargo, sería objeto de una contrademanda de la Fundación Gala-Dalí, los actuales herederos. Pilar Abel sostiene que fue su abuela paterna la que le reveló su parentesco; "Eres rara como tu padre", le decía.

Se espera que los resultados de las pruebas se den a conocer en las próximas semanas.

 

Hermoso video muestra la caminata ritual de 7 años en busca de la iluminación de monjes budistas

Arte

Por: pijamsurf - 08/16/2017

La práctica de Kaihōgyō es una de las más extremas dentro de las varias sectas del budismo: los monjes deben caminar durante mil noches a lo largo de 7 años, para prepararse para pasar 9 días sin comer, beber ni dormir en los que, al acercarse a la muerte, también se acercan al despertar

El Kaihōgyō (literalmente, "circular la montaña") es una práctica ascética extrema realizada por monjes de la secta budista tendai, la cual involucra caminar cerca del monte Hiei donde yace su templo, a la vez que reflexionan, dejen ofrendas y rezan. La práctica suele hacerse en las noches, ya que en los días los monjes realizan sus labores normales. Durante la misma, los monjes practican anular su ego e identificarse con el buda Fudo Myoo. Generalmente se lleva a cabo a lo largo de 7 años, llegando a correr en el séptimo año 84km por día durante 100 días, seguidos de 40km por día otros 100 días. En total, los monjes recorren una distancia similar a la circunferencia total de la Tierra.

Durante estos mil maratones en mil noches por los bosques, los monjes se entrenan y purifican para alcanzar la iluminación. Al final deberán entrar en una habitación oscura, donde deberán mantenerse despiertos durante 9 días sin alimento ni agua. Esta experiencia busca emular la muerte de la manera más cercana. En 130 años, sólo 46 hombres lo han logrado; aunque existe secrecía en este sentido, se dice que los que no lo consiguen deben matarse. Los que lo logran son considerados santos vivientes de la más alta práctica, Daigyoman Ajari. Antes, estos monjes eran los únicos que podían utilizar zapatos en presencia del emperador.

En una hermosa película titulada The Seven Year Pilgrimage to Enlightenment, Ivan Olita ha filmado parte de los rituales y la experiencia que viven los monjes que intentan el Kaihōgyō. El material es algo muy poco común, ya que es muy raro que se dé acceso a este ritual, pese a que es muy famoso en Japón.