*

X

Esta es la misteriosa razón por la que las personas inteligentes toman malas decisiones

Ciencia

Por: Pijama Surf - 07/28/2017

Las habilidades cognitivas promueven aspectos académicos y profesionales, pero no necesariamente los vinculados a decisiones que lleven a una mejor vida

Todos conocemos personas que califican con un alto IQ pero cuyas decisiones de vida en ocasiones suelen ser pésimas; o bien, personas muy inteligentes pero que en su vida cotidiana se meten en embrollos muy estúpidos, como olvidar cosas, confundir el día de la semana, etcétera

Según un nuevo estudio publicado en Thinking Skills and Creativity, el problema radica en que las decisiones correctas están relacionadas con el “pensamiento crítico”, definido como la habilidad de hacer juicios de manera desapasionada sin caer en falsas conclusiones.

Es decir, un pensamiento crítico podría estar más vinculado a elementos propios del carácter, como estabilidad o inteligencia emocional, y ello más allá de las habilidades cognitivas producto de un alto IQ.

El estudio tomó una muestra de 244 participantes, entre adultos y jóvenes estudiantes, a los cuales se les aplicaron preguntas que tienen que ver con habilidades como razonamiento, lógica, memoria y comprensión. También se les preguntó sobre cuestiones de la vida cotidiana, para hacer una correlación entre sus decisiones de vida y los resultados de sus índices de inteligencia.

Los datos apuntaron a que las personas inteligentes no necesariamente toman las mejores decisiones en su vida. Aparentemente, tomar las decisiones óptimas está también vinculado con forjar el temperamento y ser más conscientes, más ecuánimes.

Estudios con bebés muestran que la naturaleza humana es esencialmente compasiva

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/28/2017

Bebés ayudan a personas que sufren y son capaces de reconocer y recompensar a las personas generosas

Más allá de la herencia del llamado "pecado original" y de toda una cultura del castigo y el miedo, la ciencia muestra que el ser humano tiene una cualidad moral natural que lo lleva a sentir compasión por las demás personas. Más que un pecado original, el ser humano tiene una inocencia original.

El psicólogo de la Universidad de Yale, Paul Bloom, autor del libro Just Babies, argumenta que al nacer, un bebé está dotado ya con compasión, empatía y un sentido de justicia.

Por ejemplo, estudios muestran que los bebes empatizan con aquellos que sufren: lloran en respuesta a otros bebés que lloran y acarician u ofrecen juguetes a aquellos que parecen estar enojados. Los bebés también ayudan espontáneamente a extraños que tienen problemas. En una investigación, los experimentadores notaron que cuando intentaban abrir una gaveta con las manos llenas de otras cosas o cuando visiblemente batallaban por alcanzar un objeto, los bebés de 1 año de edad se acercaban para ayudarlos. Como control se mostró que cuando el experimentador tiraba el objeto a propósito al suelo, el bebé no lo rescataba.  

En el estudio más llamativo, investigadores de Yale y British Columbia enseñaron a unos bebés un espectáculo de títeres en el cual los diferentes personajes o se ayudaban o se lastimaban. Después, cuando se les daba la opción de jugar con estos títeres, casi todos los bebés escogían jugar con los personajes que ayudaban y no con los que lastimaban. Los bebés incluso tienen una noción de que los actos generosos merecen ser premiados, y eligen casi siempre a alguien generoso y no a alguien egoísta.

Estas investigaciones han sido conducidas con bebés de una edad tan joven como los 3 meses y aun en bebés que no tienen hermanos, por lo que se cree que es difícil que hayan podido aprender esta conducta. 

Bloom dice que "los bebés son animales morales"; sin embargo, es crítico que esta moralidad evolucione y se refine con el crecimiento. Él da una lista de cualidades innatas:

un entendimiento de que ayudar es moralmente bueno y que lastimar u obstaculizar a otra persona es moralmente malo. Un sentido rudimentario de la justicia --un entendimiento de que los buenos deben ser recompensados y los malos castigados. Un sentido inicial de igualdad  --en particular, que debe haber división equitativa de recursos. Y junto con estos principios hay emociones morales, incluyendo empatía, compasión, culpa, vergüenza e indignación ante lo injusto.