*

X

El seductor del futuro, Neill Blomkamp

Arte

Por: Psicanzuelo - 07/17/2017

Los esfuerzos de un autor para llevar su arte por nuevos senderos desconocidos que nos pueden beneficiar a todos los que queremos crear contenidos realmente independientes

El fenómeno de Sector 9 (Neill Blomkamp, 2009) posicionó a su director en ese mismo partenón que directores como Peter Jackson, o hasta John Carpenter, ocupan, que por medio de la ciencia ficción ultraindependiente de bajo presupuesto, construye una propuesta arriesgada que rasga el mass media con una voz fresca que le permite acceder en un siguiente proyecto a la industria más grande del mundo.

Todo inició con un cortometraje en la carrera de Blomkamp, una especie de maqueta de Sector 9, donde ya se veía su aguda mirada para los detalles, las coreografías con efectos digitales y la pronunciada estilización de los efectos físicos:

Pasaron 5 años para que desarrollara y rodara Sector 9, que dejó al mundo impávido. ¿De dónde había salido este muchacho? Pues de Sudáfrica, de dónde más. En la película se habla de varios temas, entre ellos el racismo en un lugar destinado a ello, Johannesburgo. Pero también se toca el tema del abuso tecnócrata sobre la clase que no tiene acceso a la tecnología, eterno tema del autor, que funciona de forma profética siendo cada vez más una realidad cercana. Por medio del protagonista se explora al otro, que deja de ser un enemigo para convertirse en uno mismo, el alienígena como aspiración pero también como sombra, parecido a los temas que explora Greg Egan en su literatura. No deja de llamar la atención su estilo narrativo de falso documental con texturas varias que incluyen la visión de los androides mecánicos, y la visión de los alienígenas.  

Rakka, un vistoso mediometraje, es un vislumbre a lo que Blomkap hubiera podido brindar a la serie de cintas Alien si se le hubiera permitido a su versión ser rodada. Conoció a Sigourney Weaver en el rodaje de la película Chappie (2015), y dice que en algún momento platicaron del tema de hacer otra versión de Alien. Blomkamp se sorprendió cuando la consagrada actriz estuvo interesada, porque según ella el sargento Ripley no había tenido un buen final en el último episodio de la película; para ella se necesitaba un cierre todavía.

Después de los dos fracasos en Hollywood con los proyectos explicados anteriormente que no pudieron despegar es que nace o se fortalece la propuesta personal libre del autor en su estudio propio independiente, Oats, y así nace Rakka, que una vez más cuenta cómo los alienígenas se han apoderado del mundo de manera violenta, y los que quedan se han organizado en una resistencia militar con lo poco que tienen y con lo poco que han podido investigar de la raza que los domina. Vale destacar la manera como los alienígenas antes que nada se dedican a poseer la psique de los humanos, para dominar su voluntad. Weaver interpreta a la perfección a una generala a cargo de un pelotón, en una producción que despliega un sofisticado diseño de producción. El veterano Alec Gills nos deleita con una serie de maquillajes, prostéticos y efectos físicos que dan vida a las criaturas que esclavizan a la humanidad.

El equipo de posproducción digital que ha conformado Blomkamp en su estudio termina de conjurar el hechizo, y el resultado es fuera de serie. Nos lleva a la paradoja de siempre, el artista en libertad creativa a base de controlar sus medios y sus propios dineros, arrojando preguntas tales como: ¿de qué manera se puede comercializar todo esto fuera de las rutas corruptas que hacen que todo el contenido comercial sea tan parecido y pierda el chiste? Los fanáticos de la ciencia ficción, así como la gente que disfruta un producto artístico con fondo y forma, están eternamente agradecidos por la gran valentía del creador de Sector 9 para encontrar vías posibles para poder acceder a la producción, imágenes en movimiento trascendentales y no mera chatarra de millones de dólares que despliegan cada cliché accesible a todo mundo.  

Estos mediometrajes quedan en suspenso, dejando ahora al público consumidor  la libertad asumida de apoyar económicamente a pequeña escala, por medio de lo cual se puede construir un largometraje o varios contenidos seriados.

Paralelamente, Bomkamp ataca con otro proyecto en su destinado a ser legendario Oats Studio (Laboratorio Experimental): Fire Base. Ahora se trata de una película de guerra, aparentemente en el Vietnam de los años 70, con ataques antigravitacionales y una criatura salvaje que recuerda mucho a Depredador (John McTiernan, 1987). Es un ser todopoderoso que domina el tiempo y el napalm que revierte hacia los propios soldados americanos, el Viet Cong le da identidad divina. Aunque se queme hasta los huesos por medio del napalm, sobrevive en vientos de fuego como esqueleto flamígero, que se reconstituye en rojo sangre. Un soldado viaja en el tiempo, involuntariamente, para ser quemado una y otra vez por el demonio de la guerra, un ser capturado en túneles temporales, con sed de conquista mundial sobre la humanidad. Los temas de Blomkamp, como de todo buen autor, regresan una y otra y otra vez:  

Y también aparece Zygote, donde la acción sucede en el círculo ártico, en una mina; hay sangre y destrucción alrededor del comedor de empleados donde hay dos seres humanos, un afroamericano con ojos vendados a los que les escurre sangre, y una rubia (Dakota Fanning) que lo escucha atenta. Se están preparando para un ataque final y sólo queda comida para 1 dienzan a golpear con toda fuerza. llos se encierran y a corte vemos las manos palpitando del otro lado de la pared hasta que comía más. De entrada La cosa (John Carpenter, 1982), que ya en sí es un remake de la versión de Howard Hawks, viene a la mente. Películas que plasman como pocas algunas inquietudes del fantástico autor H. P. Lovecraft.

Él, sin poder ver, la prepara con un rifle de asalto para escapar juntos por el túnel. Se ponen máscaras de oxígeno antes de salir a la intemperie, donde nieva fuerte, es de noche y esta oscuro, lo único que ilumina son sus cascos. Tomas varias en un montaje violento nos llevan hasta otra facilidad de la mina, a donde entran. Es en ese momento que vemos la mano de la bestia, que son muchas manos, que hacen un brazo, bonita metáfora de lo que puede ser la bestia apocalíptica bíblica, un ser formado por muchos que contiene la corrupción mundial, y la persecución no se hace esperar. Todos juntos vamos conformando esa bestia, de muchos cuerpos y varios ojos; estos dos personajes hacen todo lo que pueden para no entrar en esa frecuencia, pero es una tarea complicada. ¿En el Ártico? Pues sí, ahí es donde se empiezan a ver los resultados del calentamiento global. Es muy afortunada la manera como los dos personajes se encierran y a corte vemos las manos palpitando del otro lado de la pared hasta que comienzan a golpear con toda fuerza. La estética y decisiones artísticas de Blomkamp no pueden ser entendidas fuera de la lógica de los juegos de video modernos.

Vale la pena mencionar que cada uno de estos mediometrajes se van a continuar, pero para ver el resto hay que pagar; creo que todos lo haremos con gusto, tratando de encontrar el hilo negro en la nueva distribución, que debe estar unida con la producción de este tipo de contenidos para que sigan siendo únicos y visionarios.

Hay algunos otros contenidos chuscos breves, que dan esa personalidad de canal de televisión al estudio en su página de YouTube, anuncios de cocina retrofuturistas que parecen provenir de un VHS:

Y filosofías de Dios, en maquetas virtuales que semejan los juegos de Sim City y los pasteles infantiles con temas de futbol:

En una entrevista reciente Blomkamp revela algunas de sus dudas, filosofías y maneras de crear ahora, en su nueva compañía Oats Studio, sin saber por el momento cómo deben hacer dinero con su contenido por Internet, o si crear una película tradicional en un sentido comercial, para crear más contenido:

Es claro cómo no ha bajado el dedo del renglón conociendo las reglas del sistema, incluyendo actores famosos en toda la parvada de Volume 1. Se habla de la obsesión que tiene ahora Blomkamp y al parecer sus hermanos, que están bastante metidos en la compañía, de crear otro tipo de contenidos descargables para acompañar la experiencia, y figuras modeladas que se asemejan a las de acción, estatuas virtuales vectorizadas que tienen que ver con algunas criaturas que aparecen en los contenidos que están produciendo. Modelos digitales de animación en vectores para verlos en cualquier programa que pueda leer vectores en 3D, para ver con qué salen los chavos, todos lo pueden usar libremente.

Sin saber qué va a funcionar, suelta las piezas de un enorme rompecabezas para que la juventud empiece a trabajar con su computadora, como cuando él tenía 19 años. Habla de Halo, cuando casi dirigió su versión cinematográfica con todo el apoyo de Peter Jackson, dejándolo en una etapa de preproducción. Recordemos que casi dirigió su versión de Alien, que también colapso, y es ahí donde se diferencia de gente parecida, con un talento semejante, como Chris Cunningham, que estuvo a punto de dirigir la versión fílmica de Neuromancer, la adaptación de la novela de William Gibson, lo que no sucedió. Después de sus múltiples videoclips fuera de serie, al parecer Chris Cunningham no se ha repuesto todavía de semejante trauma, pero se le ve feliz, casado con la bajista del grupo de rock War Paint, la cual también se ve muy contenta. Apenas animándose a desarrollar su estudio, esperemos que siga los caminos del autor en cuestión en cuanto a independencia y modelos alternativos de producción, para deleitarnos nuevamente con su visión privilegiada.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo

Papiros Digitales: una poética sinestésica bilingüe

Arte

Por: María Romeu - 07/17/2017

Los Papiros Digitales son libros electrónicos bilingües español-inglés que combinan la poesía, la música y la plástica en un concepto interactivo de estética didáctica multimedia

Lo peor que puede haber es un lector pasivo.

Juan Domingo Argüelles1

Cuando a fines del siglo XIX Stéphane Mallarmé regó las páginas con las letras de Un lance de dados haciendo discurrir el poema como lluvia visual en la sensibilidad desconcertada del lector, desató el irreversible torrente de comunión entre la poesía y los lenguajes visuales. Para entonces, la canción popular, los poemas homéricos y hasta los salmos habían ya conjugado la música y el verbo.

Por su parte, la ópera había logrado desde el barroco temprano reunir felizmente, además de a la música y el teatro, una buena colección de artes menores y, en ocasiones, la pintura y la danza en un espectáculo total arrollador para los sentidos que consolidaba la sinestesia estética.

Sin embargo, fue el cine el que se entronizó como séptimo arte a principios del siglo XX. Distinción especialmente significativa dado que la imagen en movimiento, desde sus orígenes, ha sido un producto cultural de consumo popular, lo que vulneró la consideración de las bellas artes como elitistas y abrió un espacio a la tecnología en la escena estética.

El pasado fin de siglo nos obsequió la era digital y con ella una nueva y variada gama de posibilidades interactivas para el lector. El texto enriquecido, el hipertexto, la red, las redes, los archivos de audio y video accesibles en cualquier momento y por innúmeras ocasiones se volvieron, merced a la variedad de soportes que los admiten, parte de la cotidianidad de prácticamente todo el mundo.

Los documentos digitales son así una puerta permanentemente abierta a la erudición y la elevación de la conciencia humana, siempre y cuando sus contenidos apunten a estos propósitos y sus desarrollos sean consecuentes.

Como fruto de estas realidades surgen los Papiros Digitales, libros electrónicos bilingües español-inglés que combinan la poesía, la música y la plástica en un concepto interactivo de estética didáctica multimedia.

Su propuesta plástica en ilustración digital abarca desde el dibujo de una sola línea hasta los modelos 3D, incluyendo la fotografía.

Una de las características de la textualidad intermedial es que no se puede contar sin perder parte de su sentido, es algo que se tiene que explorar de primera mano (María Andrea Giovine2)

 

Los Papiros Digitales son una iniciativa poética que conjunta la textualidad y la multimedialidad en una experiencia sinestésica que busca resonar en la sensibilidad del lector-interactor digital iniciándolo, desde su más temprana edad, en el disfrute artístico y la reflexión, a través de una poética literaria, musical y plástica que constituye un diálogo entre lenguajes y con el lector.

El propósito de la poesía es crear lenguaje, derribar una y otra vez la frontera de la expresión para nombrar la realidad no revelada de la experiencia humana. Como publicaciones bilingües, Papiros Digitales busca traspasar también la frontera del idioma llevando su mensaje a otras geografías mentales.

No son los elementos visuales per se, no es la música per se, todo está amalgamado de una manera integral para crear un sentido intermedial, un sentido holístico de lectura. 2

Amén de presentar literatura multimedial, Papiros Digitales apuesta a convertir al lector en creador a través de juegos que, en el terreno plástico, le permiten explorar desde el trazo libre hasta la composición abstracta pasando por la recomposición de los trazos empleados en la ilustración del Papiro.

En el ámbito musical, se propicia la educación del oído incorporando a las páginas temas musicales, identificando los capítulos con frases melódicas, asociando piezas de distintos subgéneros a personajes o momentos dramáticos de las obras y ofreciendo juegos que permiten combinar pistas instrumentales o componer temas musicales.

Un hombre no enseña bien más que lo que tiene para él poesía (Rabindranath Tagore)

 

La poesía es más que un texto encabalgado, rítmico y eufónico, es la forma como la sensibilidad humana se responde sobre el amor, la razón, la pasión, la guerra, el azar, la intuición, la voluntad o la ausencia de ellos. Es una respuesta vital y, por lo mismo, echa mano de todos los lenguajes que halla en su búsqueda de significado. Papiros Digitales expone en prosa, en verso y como diálogos esa búsqueda.

Mas nada,

no somos el lenguaje

sino la posibilidad de serlo

la adivinación recordando

lejanamente la forma de decirlo,

de unir las estrellas con la tela de la araña,

de dividir el aire en rincones

habitados por nuestra respiración difícil.

No somos el lenguaje

sino el lenguaje que se mueve,

que hiere la piel, que la evapora.

Separados de los atrapaconceptos,

delante de la apariencia, de las formas

hijas de la soledad, olvidamos.

Mas nada,

seguimos diluidos en esa forma preexistente,

hurgando en el basurero de las sensaciones,

guardando en el bolsillo la última palabra.3

But nothing,

we are not the language
but the possibility of being it,

divination remotely
recalling the way to say it,

to connect the stars with the spider web,

to divide the air into corners
inhabited by our hard breathing.
We are not the language

but the moving language
that hurts the skin, that evaporates it.
Apart from the concept-catchers,
before the appearance, the solitude’s

daughter forms, we forget.
But nothing,
we are still diluted in that pre-existent form,

rummaging in the dustbin of sensations,

keeping the last word in our pocket.

Por lo mismo, la interacción que se propicia alrededor de la creación literaria invita al lector a recrear la lectura en poemas visuales y a escribir historias propias, a reinventar y reinventarse en un experimento lúdico.

Papiros Digitales apela además a alimentar en el ser humano su deseo de ser humano, de desarrollar una conciencia personal y colectiva más elevada, de contribuir a la formación de una comunidad regida por una ética de la armonía con uno mismo, con los demás y con la naturaleza. Busca así proponerle al lector algo distinto para que pueda, no nada más aprender y divertirse, sino hacer de la lectura una forma de la existencia.1

Papiros Digitales es un proyecto estético, poético, y a final de cuentas eso es lo que necesitamos actualmente: no más libros, no más textos, sino más oportunidades de configurar sentido a partir de la propia vida.2

Esa misión incluye

asegurar el brillo

de la estrella de los hombres

con destellos de naturaleza humana

y convertir el empleo

de cualesquiera que sean sus dones

en agradecido homenaje

a la rama que sostuvo el nido

de donde alzaron el vuelo.4

That mission includes

ensuring the brightness
of the star of men
with glints of human nature

and turning whatever gifts

they may have into

a grateful homage
to the branch that held the nest

from whence they took flight.

 

Notas
* Portadas de Rafael Barbabosa Argüelles, Música de Carlos Ortega Guerrero. En la animación de Unicleodón, una leyenda sin tiempo, participación de Fernanda Moreno*
1 Juan Domingo Argüelles, poeta, ensayista, editor, crítico literario, divulgador y promotor de la lectura. Sus libros más recientes son Por una universidad lectora y otras lecturas sobre la lectura en la escuela; Breve antología de la poesía mexicana impúdica, procaz, satírica y burlesca; Dos siglos de poesía mexicana: el XIX y el XX; Un instante en el paraíso: Antimanual para leer, comprender y apreciar la poesía; Fragmentario parcial; El libro de los disparates: 500 barbarismos y desbarres que escribimos en español; El último strike. En 2004, reunió su obra poética en el volumen Todas las aguas del relámpago. Ha recibido los premios Nacional de Poesía Efraín Huerta; de Ensayo Ramón López Velarde; Nacional de Literatura Gilberto Owen y el Nacional de Poesía Aguascalientes. Es columnista de La Jornada Semanal y de Laberinto del diario Milenio. Las citas provienen de su presentación en el Lanzamiento de Papiros Digitales, Museo Universitario Arte Contemporáneo, UNAM, Ciudad de México, el 10 de diciembre del 2016.

2 María Andrea Giovine Yáñez, doctora en letras por la UNAM. Autora de Ver para leer y Palabra que figura, así como de numerosos artículos sobre intermedialidad y poéticas visuales en papel y en soportes alternativos, con especial interés en literatura electrónica. Es investigadora del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es integrante del Laboratorio de Literaturas Extendidas y Otras Materialidades. Fue titular de la columna “Poéticas visuales” en el Periódico de Poesía de la UNAM. Ha impartido asignaturas de literatura comparada y traducción literaria y fue galardonada con el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el Área de Docencia en Humanidades en 2012. Las citas provienen de su presentación en el Lanzamiento de Papiros Digitales, Museo Universitario Arte Contemporáneo, UNAM, Ciudad de México, el 10 de diciembre del 2016.

3 Fragmento de Hojalata y Lámina. Plate and Tinplate. Papiros Digitales, 2015. Google Books.
4 Fragmento de Helvixir, la leyenda del juego y el sitio. The Legend of the Game and the Site. Papiros Digitales, 2016. iBook.