*

X

¿Por qué nos tardamos más de lo planeado en cumplir las tareas?

Salud

Por: PijamaSurf - 05/27/2017

“Planning fallacy" (o “falacia planificadora”), la trampa mental en que se subestima el esfuerzo y el tiempo para realizar ciertas actividades

El psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista Erich Fromm solía decir que cuando la pasión inunda, el tiempo parece desaparecer. Él se refería a que enfocar toda la atención en un proyecto puede provocar que el tiempo pase sin siquiera percatarlo, de modo que al tomar conciencia del proceso, uno requirió más tiempo de lo pensado. 

Esta tendencia tiene el nombre de “planning fallacy" (o “falacia planificadora”), la cual habla acerca de una trampa mental en la que se subestima el esfuerzo y el tiempo para realizar ciertas actividades. El fenómeno de la planning fallacy se descubrió en 1979 por los psicólogos Daniel Kahneman y Amos Tversky y actualmente el psicólogo Nicholas Epley, de la Universidad de Chicago, intenta desmenuzar sus particularidades. 

Epley solicita a cada lector suyo que realice un pequeño experimento con una pluma y papel. Lo primero que tiene que hacer es contar con una tarea que requiera una duración de algunas semanas –por ejemplo, terminar un libro; después, apuntar en la hoja de papel: a) la fecha tentativa en la que se cumplirá el objetivo; b) la fecha en que lo cumplirá si todo sale bien; c) la fecha en que lo cumplirá si todo sale mal. 

Tras varias pruebas, Epley encontró que no sólo no se cumple con las fechas establecidas en los mejores escenarios ni en los más realistas; tampoco se cumplen las de los peores escenarios. El especialista cuenta cómo un profesor de psicología les pidió a sus alumnos responder tres preguntas después de terminar sus tesis ellos establecieron que les tomaría en promedio 34 días llevar a cabo la tarea –en el mejor de los escenarios, 27 días, y en el peor, 49 días–. Al final, a casi todos les tomó 55 días en promedio. 

“Incluso en el peor de los escenarios, se tiende a ser optimista”, concluye Epley. Si el optimismo facilita la planning fallacy, quizá pequeñas dosis de pesimismo ayudarían a cumplir con nuestros objetivos a mediano y largo plazo. Frente a ello, Epley recomienda siempre ser realista y actuar en función de ello; es decir que para prevenir tardar más de la cuenta hay que contemplar que puede haber imprevistos, y planificar pequeños pasos para asegurarse que las cosas saldrán adecuadamente. 

Este simple ejercicio de respiración te devolverá la calma

Salud

Por: Pijama Surf - 05/27/2017

Este tipo de respiración actúa directamente en tu sistema nervioso, devolviéndote la calma y la claridad en pocos minutos

Para diversas culturas, existe una energía vital que subyace en todo lo existente. Para los mexicas fue el tonalli, y en el hinduismo es el prana, que significa “aire inspirado” o “energía vital”.

En la tradición yóguica el pranayama es el término en sánscrito que designa la técnica respiratoria para influir en el prana, con miles de años de estudio. Esta práctica ha sido comprobada como un detonador de estados emocionales, y recientes estudios han explicado cómo la respiración afecta los estados mentales. De hecho, Kevin Yackle, investigador de la Universidad de California en San Francisco, llamó recientemente a un nuevo tipo de células "neuronas pranayama", pues ellas vinculan el ritmo respiratorio con una respuesta emocional.

Cuando estamos estresados, nuestra respiración aumenta; así también cuando estamos ansiosos o preocupados. Para todo lo anterior, y también para paliar la depresión, existe una técnica de pranayama conocida simplemente como respiración profunda.

En los momentos en que tu mente está nublándose, el desánimo te aqueja, sientes pesimismo, ansiedad, etc., este simple ejercicio hace una especie de reset de tu mente. Después de hacerlo te sentirás con mayor claridad mental y verás tus problemas o emociones desde otra perspectiva.

La respiración profunda estimula el sistema nervioso parasimpático, lo que induce relajación y calma. Una de las mejores maneras de hacerlo es situarte en un lugar en silencio, respirar normalmente y luego comenzar con el método conocido como 4-7-8: inhalas por tu nariz contando hasta 4, ahora contén tu respiración contando hasta 7, ahora exhala contando 8.

El siguiente video, desde su sencillez, es una excelente guía de 5 minutos para que consigas el ritmo óptimo de respiración: