*

X

Clásicos y películas de culto condensados en un solo cuadro (FOTOS)

Arte

Por: pijamsurf - 05/17/2017

Un compendio de películas como 'Terciopelo azul', 'Alicia en el país de las maravillas', 'Garganta profunda' o 'Dr. Strangelove'

Jason Shulman es un fotógrafo que está por exponer este conjunto de imágenes en las que captura toda la duración de una película en un solo fotograma. Shulman exhibirá su serie, titulada sencillamente Fotografías de películas (en gran escala y larga exposición), en el festival Photo London.

Más allá de la ocasional explosión de color, las tinturas psicodélicas o los monstruos de la consdensación de cuadros, las imágenes son un curso relámpago de cine. El mismo Shulman explica cómo se puede aprender del estilo de un director viendo estas imágenes: "aprendes que (el cine de) Hitchcok trata sobre todo de personas; el de Kubrick se trata de la composición y el de Bergman sobre estados de ánimo y psicología". Aprendemos que Garganta profunda lidia sobre todo con la carne y Lynch en Terciopelo azul, como era de esperarse, con la textura.

Más fotos en este enlace

Alicia en el país de las maravillas (1951)

Garganta profunda

Dr. Strangelove

El espejo (Ingmar Bergman)

The Texas Chainsaw Massacre

Terciopelo azul

Te podría interesar:

Artista ilustra su lucha contra la depresión por medio de estos tenebrosos seres

Arte

Por: pijama Surf - 05/17/2017

Representar artísticamente la depresión puede ser una muy valiosa herramienta terapéutica

La depresión es una lucha de la mente contra la mente. Ya sea que este combate alcance planos neuroquímicos o que se mantenga en las estepas de lo anímico, lo cierto es que generalmente implica encarnizadas batallas que hoy cada vez más personas libran. 

Históricamente, el arte ha sido una herramienta medicinal. En el caso de Occidente, destaca en este rubro la labor de Carl Jung, quien profundizó en las propiedades curativas del arte –en su caso, particularmente a través de la creación de mandalas. 

A propósito de depresión y arte medicinal, el artista Dawid Planeta se abocó a materializar los embates de la depresión que sufre en oscuras entidades que ilustra. Las debilidades y miedos que este polaco detecta como detonantes de sus estados depresivos encarnan en gigantescos animales, deidades y seres diversos, con ojos brillantes. En estas escenas siempre aparece una diminuta persona, en este caso él, haciendo frente a estas fuerzas siniestras.

Suponemos que el acto de representar así sus frecuencias depresivas debiera de tener importantes efectos terapéuticos en la psique de Planeta, lo cual, de confirmarse, estaría marcando un episodio más del arte como generoso acompañante del ser humano...