*

X
#Verificador es una herramienta de la UNAM que apunta a desmentir las noticias falsas que circulan en la red con más fuerza que nunca

Las noticias falsas se han consagrado como uno de los elementos menos deseables de la era digital. La actual capacidad para propagar noticias falsas, en buena medida gracias a las redes sociales, amenaza la fidelidad informativa y el espíritu periodístico. 

Por fortuna, y luego de la "crisis" que se originó durante las elecciones de EEUU, donde aparentemente las noticias falsas influyeron en ciertas tendencias de opinión, hoy se están diseñando mecanismos para contrarrestar los flujos de desinformación estratégica. 

La Universidad Nacional Autónoma de México, a través de su Centro de Ingeniería Avanzada de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, y la agencia DDB México, recién estrenaron la herramienta #Verificador, que permite a los usuarios de Twitter confirmar el contenido de las noticias que circulan en medios de comunicación en línea. 

El canal de acción será Twitter, y todos los medios de comunicación pueden usar esta herramienta. Verificador aparecerá como #VerificaTelevisa #VerificaUniversal #VerificaReforma #VerificaLaRazon  #VerificaMilenio #VerificaJornada, quienes ya han confiado en este hashtag y lo están usando. De este modo, los usuarios de Twitter podrán confirmar si la noticia que buscan se ha publicado en cada uno de estos medios.

La utilidad de este instrumento reside en confirmar la existencia de una noticia usando un hashtag y así, generar tráfico al contenido verificado. Lo único que tiene que hacer el usuario es escribir un tweet y agregar al final del mismo este hashtag. Si #Verificador encuentra la información solicitada, esta herramienta devolverá al usuario la liga al sitio web donde aparece la nota. Si no se encuentra dicha información, se mostrará la leyenda “No verificado”. 

La herramienta se estrenará este próximo 10 de abril, y en caso de que los usuarios se involucren y realmente aprovechen #Verificador, ésta podría convertirse en un importante aliado de la veracidad informativa y el periodismo confiable. 

Acceder a la deep web es más fácil de lo que pensabas

Es enorme la cantidad de información que circula por Internet, cada uno de nosotros necesitaría más de una vida para recorrer todos los pasillos de esta laberíntica base de datos. A pesar de esto, apenas conocemos una pequeña pieza de este complejo rompecabezas. Existe una gran zona inexplorada, la llamada deep web, que contiene miles de páginas e información de todo tipo.

La mayoría utiliza navegadores que permiten el acceso a páginas comerciales y bien conocidas. Un buscador como Google, que para muchos es la mayor cantidad de información reunida, tiene indexadas alrededor de 8 billones de páginas. Parecen muchas pero, en contraste, se estima que la deep web es hasta 500 veces mayor que la web convencional.

Mucho se habla de la información ilegal y las actividades delictivas (asesinatos a sueldo, venta de drogas, tráfico y prostitución) que suceden en este lado de la red y, aunque esto pueda ser verdad, existe toda clase de páginas con información útil pero de acceso restringido como bibliotecas de distintas universidades, sitios privados que requieren contraseña, redes internas de empresas y un largo etcétera.

La web convencional sólo muestra información previamente indexada, esto significa que no busca en la totalidad de la red sino que elige las opciones que están más a la mano.

Es relativamente sencillo comenzar tu aventura a través de esta selva descargando TOR, el navegador que protege la identidad de sus usuarios, creado bajo la certeza de que todos tenemos derecho al anonimato, a no ser vigilados y a que nuestra información no sea utilizada con fines comerciales o ideológicos.

Llamado así por sus siglas en inglés, The Onion Router contiene dominios .onion que garantizan la privacidad tanto de los sitios como de sus visitantes. Funciona haciendo viajar la información de manera nodal, su ruta es aleatoria e irrastreable. En consecuencia, la experiencia de navegación puede resultar mucho más lenta en comparación con los navegadores convencionales.

Una vez que se accede a la deep web, lo que sigue es saber a dónde ir. A menos que conozcas la dirección de un sitio al que te interese ir, una buena opción para conocer los temas y sitios contenidos en esta vasta red es The Hidden Wiki, que contiene algunos links de sitios con distintos temas.

 

 

Otro truco es acceder directamente a información en lugar de obtenerla de medios electrónicos. Esto se logra colocando junto al término buscado la palabra database o base de datos, así podrás buscar de entre varias opciones que arrojará el buscador.

Explorar la deep web es apasionante, pero recuerda tener cuidado con lo que te encuentres.