*

X

Pulpos son los biohackers por excelencia: pueden editar sus propios genes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 04/18/2017

Es hora de rendirse ante el poder supremo de nuestros señores, los cefalópodos

Los pulpos son la especie más asombrosa que existe: su inteligencia es prodigiosa, su capacidad de cambiar de forma y camuflarse no tiene paralelo y, por si fuera poco, parecen extraterrestres. Se ha dicho que los gatos son nuestros señores y que debemos venerarlos, pero sería más acertado aceptar la realidad de que los pulpos son los amos y maestros del planeta. 

Recientemente se descubrió que los cefalópodos, la familia que incluye a los calamares, son capaces de editar sus propias instrucciones genéticas. Justo lo que quieren hacer los partidarios del new age con la ayuda de las entidades celestiales de Alfa Centauri o alguna otra estrella.

Los cefalópodos no obedecen al pie de la letra sus comandos genéticos sino que, como verdaderos hackers, en ocasiones interfieren con el código que está siendo portado por una molécula mensajera. Esto permite que se diversifiquen las proteínas que producen. A esto se deben algunos de sus comportamientos complejos y su alta inteligencia (la cual les permite utilizar herramientas y resolver problemas complejos).

Se descubrió que el 60% de los scripts de ARN en el cerebro de un cefalópodo se recodifica al editarse; otros animales, incluyendo a los humanos, sólo recodifican eventos en cerca del 1%. Al hacer esto los pulpos podrían estar modificando cambios de temperatura, su propia memoria y hasta su forma de experimentar la realidad.

Los cefalópodos tienen neuronas en sus tentáculos, son capaces de cambiar instantáneamente de forma, tienen sangre azul y pueden ver la luz polarizada.

Horario de verano: economía vs salud y sincronía con los ritmos naturales

Ecosistemas

Por: pijamsurf - 04/18/2017

El cambio de horario es un reflejo más de cómo lo económico reina, muchas veces sin consideración de la salud y la cultura

La sociedad moderna está fundamentada en un único principio: lo económico es lo principal y todo lo demás queda supeditado a esto. Sin duda lo económico no debe confundirse solamente con la ambición del dinero sino que, bien entendido, abarca el bienestar en general, las relaciones con el entorno y demás. Sin embargo, no se hace valer este entendimiento de la economía cuando se basa la existencia meramente en el ahorro de gastos y en la prerrogativa del crecimiento estadístico y se sitúa en un segundo nivel de importancia cosas como la salud, la educación, la cultura y la calidad de vida en sus aspectos menos cuantitativos. Para la sociedad moderna, el tiempo es dinero; este entendimiento contrasta con el entendimiento de otras culturas, en las que el tiempo es ritmo y energía. Asimismo, refleja un desprecio general de las tradiciones y las relaciones fincadas en los patrones de la naturaleza, eligiendo el artificio como orden de existencia. 

Una forma de ver el paradigma de crecimiento infinito de la economía moderna basada en la hiperproductividad y en el hiperconsumo es el cambio de horario en verano que ocurre en gran parte de los países occidentales. Existen cifras de que este cambio de horario genera un ahorro de electricidad, pero esto es mínimo. Por ejemplo, en España, según El País, se ahorra "entre el 0% y el 0.5%" del consumo; o como dicen allá, "Entre la nada y un pellizco". 

Por otro lado, existen claros indicios de que el cambio de horario afecta la salud de las personas. De acuerdo con el Centro de Especialidades Médicas Doctor Rafael Lucio el cambio de horario representa para los individuos un incremento de fatiga, estrés, cansancio, insomnio y aumento de peso. Según una investigación de El País, se ha encontrado que los días posteriores al cambio de horario los accidentes viales aumentan, y en el 2008 se registró un incremento del 5% en los ataques cardíacos. 

El problema principal tiene que ver con el desequilibrio que produce de manera masiva el cambio de horario al desajustar la relación con los ciclos naturales, como es el caso de la producción de melatonina, hormona del sueño que está ligada a la luz del Sol y que juega un papel importante en el metabolismo y la inmunología. Esto se puede comprobar, por ejemplo, en las quejas de campesinos por las perturbaciones que sufre el ganado y por las afectaciones a sus hábitos de trabajar en sincronía con la luz solar. 

Obviamente, es difícil darle a un valor a esto y cotejarlo con los supuestos beneficios; sin embargo, el problema de fondo sobre el cual reflexionamos es la visión generalizada de la economía como el único factor realmente importante a considerar en las políticas de Estado en muchos países de Occidente. Existen honrosas excepciones, como lo ha sido en ocasiones Uruguay, y en Asia tenemos el caso del Bhutan, un país único, en el cual se tiene un ministerio de alta importancia dedicado a la felicidad de los individuos de este reino budista.

 

Más información:

http://elpais.com/elpais/2015/10/22/ciencia/1445514740_027134.html

https://www.sadm.gob.mx/PortalSadm/jsp/prensa.jsp?id=431

http://www.livescience.com/18967-daylight-saving-time-sleep.html

http://ec.europa.eu/transport/facts-fundings/studies/doc/2014-09-19-the-application-of-summertime-in-europe.pdf

http://archivo.eluniversal.com.mx/articulos/69934.html