*

X
Esta playlist está confeccionada para acompañarte mientras te entregas a uno de los actos más simples y reconfortantes: contemplar nubes

Todos hemos experimentado esa atracción primigenia a contemplar nubes. Ya sea por razones prácticas (por ejemplo leer el clima), religiosas, para ubicar la morada de nuestras respectivas deidades, o por el orgánico afán de disfrutarlas, observar las nubes es un acto tan natural que seguramente comenzó desde que el ser humano cayó en la existencia.

Aunque para muchos pareciera un ejercicio fútil, sería bueno revivir con la mayor frecuencia posible lo confortante que es contemplar las nubes. A fin de cuentas el acto sigue siendo tan delicioso como cuando de niños jugábamos a definir seres y situaciones entre sus formas.

Una buena invitación para practicar este avistamiento es, creo, una selección musical explícitamente creada para acompañar la práctica. Pero si algún día te propones confeccionar una playlist para dicho motivo, el mayor reto que enfrentarás sería el amplio rango de estados de ánimo que potencialmente puede generar o sugerir la contemplación de nubes –problema que seguramente disfrutó Luke Howard, “el hombre que nombró las nubes”. Por ejemplo, un paisaje tomado por el tupido gris de las nubes próximas a soltar la lluvia poco tiene que ver, como estímulo o acompañante anímico, con las gigantas blancas, esas que burbujean en cámara lenta, desafiando la impermanencia.

El punto es que la selección musical que conforma una playlist nubosa es, por naturaleza, disímil, y ahí la complejidad del reto. Así que a sabiendas de que seguramente hay mucha buena música para aderezar el avistamiento de cuerpos de agua en estado gaseoso, aquí una simple propuesta que cubre los principales tipos, y estados de ánimo, de las nubes... un poco de meteorología musical.

 

TRACKLIST

I. Nubes altas

Cirrus

1. "Ariadne" – Dead can Dance

2. "Toy Piano" – Amorphous Androgynous

 

Cirrostratus

3. "Theme" – Arovane

4. "Divinity" – Amorphos Androgynous

5. "Divers Do It Deeper" – Sorcerer

 

Cirrocumulus

6. "Slieve Russell, Jimmy Wards J.G" – Bill Laswell

7. "Pencil Stick" – Clogs

 

II. Nubes medias

Altostratus

8. "Lifeforms 6" – FSOL

9. "Lully’s Turquerie" – Murcof

 

Altocumulus

10. "Megamix" – Tranquility Bass

 

Nimbostratus

11. "Tabula Rasa Silentum" – Arvo Pärt

12. "Yeri Ali" – Clogs

 

III. Nubes bajas

Cumulus

13. "Secret Garden" – Susumu Yokota

14. "Duet for two Solo Violins and String Orchestra" – Steve Reich

 

Stratus 

15. "#1" - Aphex Twin

 

Cumulonimbus

16. "Aquarium" – Casino Versus Japan

17. "Xtal" – Aphex Twin

18. "Alsema Dub" – Bill Laswell & Jah Wobble

 

Stratocumulus

19. "Flying" – Death in Vegas

20 "Trainspotting" – Primal Scream

 

* Bonus track: 21. "Little Fluffy Clouds" – The Orb

 

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

El zoroastrismo tenía la costumbre de realizar funerales abiertos en promontorios, los cuales hoy son bellas reliquias

El zoroastrismo (también conocido como mazdeísmo) es una de las religiones más importantes en la historia de la humanidad, aunque no es tan conocida actualmente en Occidente, salvo por algunos famosos como Freddie Mercury y Nietzsche, quienes vieron virtud en su sistema e inspiración en su gran profeta, Zoroastro. Esta religión podría ser uno de los primeros monoteísmos en la historia, con un énfasis en la dualidad de la luz y la oscuridad. El zoroastrismo ha influido enormemente en el islam y el misticismo sufí, que tienen en Irán uno de sus centros neurálgicos. 

Una de las costumbres más hermosas de esta religión es la práctica de funerales a cielo abierto en las llamadas "torres de silencio" o dakhma. Los zoroastros de Yazd usaban promontorios como fosas para llevar a cabo funerales abiertos, colocando a sus muertos para que fueran devorados por aves de rapiña. Esta costumbre, con sus propios matices, sigue presente actualmente en algunos lugares de los Himalayas.

Según el zoroastrismo, los animales y los elementos aceleran la descomposición llevándose todo lo impuro, en un proceso de transformación que es importante para la comunidad.

Esta práctica funeraria ya no se realiza, pero originalmente se colocaban los cuerpos en círculos concéntricos con los pies apuntando al centro; los niños en la parte interior del anillo, luego las mujeres y finalmente los hombres. Una vez que los cuerpos habían sido despedazados y los huesos debilitados, estos últimos eran llevados a una fosa central.