*

X

La meditación funciona menos en hombres (o por qué es tan difícil practicarla en Occidente)

Salud

Por: pijamasurf - 04/26/2017

Un estudio reciente encontró que la meditación tiene mejores efectos entre las mujeres que entre los hombres, pero esto puede deberse a una desviación cultural

Como sabemos, en años recientes la meditación ha ganado popularidad en Occidente, con cierta frecuencia como una forma de “tratar” la mente, aquejada de continuo por el tipo de sociedad que hemos formado: tan llena de distracciones, de exigencias, de fantasmas que se nos obliga a perseguir y más. En este contexto, es lógico que la promesa de quietud que conlleva la meditación resulte para algunos tan atractiva.

¿Qué ofrece la meditación que tantas personas se han abocado a su práctica? De entrada (y dejando por un momento de lado el hecho de que existen diversas formas de meditar), un remanso de paz auténtica para el sujeto capaz de concentrarse. La premisa general de la meditación es observar sin juzgar, observar sin aferrarse, observar sin profundizar: observar y nada más que observar. ¿Qué en específico? Los pensamientos propios, las ideas que tanto en los momentos de tranquilidad como en los de tensión cruzan por nuestra cabeza y ante los cuales nuestra respuesta más común es engancharnos a ellos, dejar que tomen y arrastren nuestra atención y nos lleven fuera de lo que somos, fuera de nuestro aquí y nuestro ahora.

Esa pérdida mental y momentánea de nuestro presente es el origen de muchos de los estados de ánimo por los que, con cierta frecuencia, un individuo se acerca a la meditación para combatirlos o erradicarlos de su vida: el miedo, la angustia, la ansiedad, la tristeza y algunos otros afines.

Sin embargo, existe también una posible discrepancia entre aquello que se pretende encontrar al acercarse a la meditación y, por otro lado, sus resultados efectivos. Algunos estudios sostienen que la meditación reduce el estrés, fortalece la resiliencia e incluso ayuda a perder peso, pero lo que no siempre se dice es que ello no sucede de la misma manera o con todas las personas. En la medida en que cada mente es un mundo, como reza el lugar común, la meditación puede llegar a incidir en ese mundo en función de esas mismas circunstancias, dependiendo cómo esté configurada esa mente.

Como prueba de ello podemos citar una investigación reciente de la Universidad de Brown en la que se observó que la meditación tiene mejores efectos entre las mujeres, mientras que para los hombres parece ser un método de resultados mínimos.

En el estudio participaron 77 estudiantes universitarios, quienes tomaron un curso de 12 semanas de meditación mindfulness. Paralelamente, los jóvenes asistieron a seminarios semanales sobre el tema y sesiones de 3 horas por semana en un laboratorio donde se midieron los efectos de la meditación en su vida y su psique.

De acuerdo con el reporte del experimento, el tiempo promedio total de meditación fue de 41 horas por persona, por las 12 semanas que duró el estudio e incluyendo la práctica en el hogar. Sin embargo, al hacer la división por género, los científicos notaron que, en promedio, los hombres meditaron en total 7 horas más que las mujeres.

Para obtener un comparativo de los efectos provocados por la meditación, los investigadores aplicaron un cuestionario a los estudiantes al inicio y al final del estudio, en el cual les pidieron que precisaran la frecuencia e intensidad con que sentían tanto emociones positivas (curiosidad, emoción, alegría, etc.) como negativas (vergüenza, enojo, irritabilidad, etc.) en su vida cotidiana; asimismo, en otro apartado tenían que manifestar su grado de acuerdo o desacuerdo con frases relacionadas con la meditación, tales como “Puedo observar mis emociones sin perderme en ellas”.

En general, tanto hombres como mujeres manifestaron una mejora significativa en muchos de los aspectos de vida asociados con la práctica de la meditación. Pero en lo particular, únicamente las mujeres reportaron un descenso sensible en sus emociones negativas, rubro en el cual el cambio para los hombres fue mínimo.

Willoughby Britton, responsable del estudio, aseguró que este mismo fenómeno se presentó en otro par de investigaciones que están por publicarse. En su opinión, esa diferencia entre hombres y mujeres puede deberse a las maneras tan distintas en que ambos géneros, en las culturas de Occidente, responden ante las emociones negativas: las mujeres tienden a “internalizar” sus emociones y procesarlas con crítica hacia ellas mismas, mientras que los hombres suelen soslayarlas y distraerse con otra actividad externa.

La meditación, en este experimento, quizá enseñó a las mujeres a ser menos críticas consigo mismas (y de ahí el reporte de la mejora sustancial), pero en los hombres reforzó el hábito de “no pensar en eso” que suelen aplicar a sus propios sentimientos.

Sea como fuere, este experimento puede mostrar también la dificultad que implica llevar una técnica formada en otro medio cultural, con otras ideas y otras formas de pensamiento, a una distinta y ajena. Y no es que la meditación sea inútil per se para los occidentales, pero sin duda valdría la pena tomarla en el justo contexto de la tradición a la que pertenece y, por otro lado, del medio cultural donde se ha construido nuestra propia psique.

6 claves del lenguaje corporal para interpretar lo que una persona es, piensa y quiere de verdad

Salud

Por: pijamasurf - 04/26/2017

El cuerpo siempre está aquí y ahora, por eso siempre es el canal por donde transcurre nuestra verdadera intención

En ocasiones anteriores hemos hablado en Pijama Surf del lenguaje corporal, esa especie de discurso más allá de nuestras palabras en el que también se transmite algo, a veces incluso con mayor veracidad que aquello que decimos.

Quizá por esto mismo, el lenguaje corporal es también un tema de gran atracción, pues pareciera que muchos de nosotros estamos dominados por el deseo de saber algo más de la persona con quien hablamos, como si quisiéramos aprender a leer ese subtexto que solemos atribuir a la actitud del otro –como en esta escena de Annie Hall:

Más allá de las intenciones de quien habla o de quien escucha, es un hecho que nuestro cuerpo también habla y dice. En Occidente existe cierta tendencia a relegar el cuerpo, a marginarlo y situarlo por debajo de otras cualidades como la razón o el pensamiento, sin darnos cuenta de que ello es imposible, en la medida en que el cuerpo siempre está aquí.

A continuación compartimos seis claves más o menos inequívocas para interpretar el lenguaje personal, gestos en los que nuestro cuerpo toma parte para dar realidad a lo que de verdad somos, pensamos y queremos.

 

1. Las manos

Las manos suelen ser, después de la mirada, uno de los principales canales de transmisión de nuestros pensamientos, nuestra postura frente a cierto tema y nuestro estado de ánimo –más allá de lo que podamos decir con nuestras palabras. Más allá de ciertos gestos habituales (hay quien, por ejemplo, acompaña una exposición intelectual con muchísimos ademanes), el movimiento exagerado de manos suele ser indicador de una excitación extraordinaria, la cual puede tener distintas causas: estrés, sensación de acorralamiento, deseo de disimular lo que se está diciendo, pero también entusiasmo o expectativa.

 

2. Gestos parásitos

Tocarse las orejas, afilarse la nariz o pasarse la mano por el cabello se consideran gestos “parásitos”, nombre que se refiere al hecho de que, en general, no contribuyen al discurso sino que más bien lo minan, o distraen. De hecho, expertos en lenguaje corporal sostienen que dichos gestos parásitos son indicador de algo muy específico: la mentira.

 

3. Mimetismo corporal

Hasta cierto punto es más o menos natural que adoptemos los gestos de las personas con quienes convivimos a menudo (familiares, amigos, pareja, etc.), lo cual puede tomarse como expresión del gregarismo y el deseo de pertenencia propio del ser humano (lo que se explica incluso a nivel neuronal). Sin embargo, en el caso de los individuos que llevan este mimetismo a niveles exagerados e imitan el lenguaje corporal de prácticamente toda persona con quien se cruzan, esto usualmente habla de una falta de confianza y también cierta necesidad de ser aceptado, a toda costa, por el interlocutor.

 

4. La sonrisa de Duchenne

Hace tiempo reseñamos en Pijama Surf los tétricos experimentos de Guillaume Duchenne, médico y psiquiatra francés que en el siglo XIX se afanó en entender el efecto de la electricidad en el cuerpo humano, así como en la generación y manipulación de las emociones. A esas investigaciones se remonta el concepto de “sonrisa de Duchenne”, la cual se caracteriza porque a los músculos cercanos la boca que se mueven al sonreír, se suman los músculos orbiculares de los ojos, cuya contracción resulta en las características arrugas que se forman cuando sonreímos o reímos de buen grado. Una sonrisa falsa se distingue de una sincera por esta combinación de gestos y por eso ha llegado a decirse que uno ríe también con los ojos.

 

5. La posición de cerrazón

Cruzar los brazos sobre el pecho es un gesto bien conocido de protección. Simbólicamente, con este ademán se impone una barrera entre la persona que lo hace y aquella o aquellas con quienes habla o se encuentra, quizá por debilidad, inseguridad y también por una intención inconsciente de parecer más fuerte o firme de lo que se es.

Cabe acotar, sin embargo, que como en esta foto de William Faulkner, ese mismo gesto puede ser también de tranquilidad o conformidad (“los brazos cruzados pero no como en la iglesia, como tras el almuerzo”, según dice Pierre Michon en el ejercicio de écfrasis que hace sobre esta misma imagen).

 

6. La nariz

Los especialistas en lenguaje corporal realizan este experimento: se le pide a una persona que, sin que nadie la vea, tome un objeto pequeño en una de sus manos, cierre el puño y, de este modo, lo esconda para los demás; acto seguido, se le pide que extienda las manos. Inconscientemente, los individuos que realizan esta prueba tienden a girar ligeramente el rostro hacia la mano donde guardan el objeto. En este sentido, si deseas saber dónde esconde alguien algo que no quiere que encuentres, pregúntale dónde está y sigue la dirección de su nariz para saberlo.

 

También en Pijama Surf:

El lenguaje corporal no miente: 4 signos de que una persona no está cómoda contigo​

19 estrategias de lenguaje corporal para ejercitar tu persuasión y convencer a otros de tus ideas

Así es como la mentira y la atracción pueden leerse en los ojos de una persona

 

Con información de lefigaro.fr