*

X

Estas son las ilustraciones del primer libro pornográfico de la historia

Arte

Por: PijamaSurf - 04/26/2017

Marcantonio Raimondi se convirtió en el primer personaje perseguido por producir imágenes sexuales explícitas bajo el término de "pornografía"

Amenazado de muerte, repudiado por la iglesia católica, prisionero por el papa Clementino VII, Marcantonio Raimondi se convirtió en el primer personaje perseguido por producir imágenes sexuales explícitas bajo el término de pornografía

Era el año de 1524 cuando Raimondi publicó I modi (también conocido como Los dieciséis placeres), basado en una serie erótica de Giulio Romano. El libro fue un éxito incluso cuando el papa Clementino VII encerró en la cárcel a su creador y mandó quemar cada uno de los ejemplares que existieran del libro. Sin embargo, el deseo sexual que el libro emanaba se expandió hasta alcanzar al poeta y satírico Pietro Aretino, quien trató de revivirlo a toda costa. Aretino sabía que sería imposible encontrar un ejemplar de I modi, por lo que decidió dirigirse a su fuente, a la versión privada de Giulio Romano, y hacer una reescritura acompañada de sonetos eróticos. En 1527, no sólo se publicó una segunda edición del libro con los sonetos de Aretino, sino que también Raimondi salió de prisión gracias a las influencias del poeta. Esta vez, de nuevo, el papa prohibió el libro y todas las copias fueron destruidas, salvo pequeños fragmentos tanto de las ilustraciones como de los sonetos que se encuentran actualmente en el British Museum. 

2 siglos y poco más después, en 1798, una nueva versión de I modi resurgió en Francia bajo el título L’Arétin d’Augustin Carrache ou Receuil de Postures Érotiques d’Après les Gravures à l’Eau-Forte par cet Artiste Célèbre, Avec le Texte Explicatif des Sujets, basado en las grabaciones del pintor barroco Agostino Carracci. Este libro se trató principalmente en una reescritura, en donde se mezclaba el mito clásico e historia dentro de un escenario contemporáneo, y tenía el objetivo de que el lector aprendiera a disfrutar de los placeres del sexo. Podría decirse incluso que fue el primer educador sexual de su época. 

Estas son algunas de las imágenes que han rondado desde el siglo XVI, XVII y hasta nuestros días, del I modi

 

Una fábula sobre la felicidad que Alejandro Jodorowsky obsequió a Marcel Marceau (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 04/26/2017

En la elocuencia de su silencio, Marcel Marceau cuenta una historia trágica, inesperada

Para muchas personas, el nombre de Alejandro Jodorowsky está asociado sobre todo con cierta forma de espiritualidad o esoterismo. El mismo Jodorowsky ha propiciado esto, pues además de que es artífice de la “psicomagia”, en su trayectoria abundan episodios asociados con el pensamiento y los procedimientos mágicos y místicos.

En buena medida, ese aspecto de la labor de Jodorowsky ha contribuido a opacar otro en el que el chileno también ha destacado: su labor artística, la cual o no siempre se reconoce, se olvida intencionadamente o simplemente se ignora.

Más allá de sus extravagancias esotéricas, es posible encontrar en Jodorowsky un corpus de obras creativas si no admirables, por lo menos interesantes, enriquecidas por su conocimiento amplio del cine, la poesía, el teatro y otras disciplinas artísticas.

En ese acervo en el que se encuentran películas presentadas en Cannes, narraciones, cómics y otras obras, destaca también una pieza quizá un tanto menor pero no menos significativa. Se trata de “El hacedor de máscaras”, un relato breve que Jodorowsky escribió para Marcel Marceau, el legendario mimo francés a cuya troupe perteneció y con quien viajó y se presentó en diversos escenarios del mundo.

En la elocuencia de su silencio, Marceau cuenta la historia de un hombre que se prueba una máscara tras otra hasta que ocurre un incidente inesperado y siniestro que puede resolverse sólo por la vía trágica (una fábula que, dicho sea de paso, pareciera tener una enorme relevancia en nuestros días). Cabe mencionar asimismo que si bien la historia es de Jodoroswky, la gesticulación y la coreografía son obra de Marceau, razón por la cual el crédito de la pieza es compartido entre ambos.

Esta combinación, por cierto, es un tanto paradójica, pues mientras que, por un lado, nadie se atrevería a negar el talento de Marcel Marceau, acaso lo mismo no sucedería con Jodorowsky, para quien el vituperio está pronto e inmediato. Si compartimos este video ahora quizá también es con el ánimo de reconsiderar la opinión que a veces podemos formarnos de una persona sin atender del todo a las obras que ha realizado.

En Pijama Surf: 35 preguntas de Alejandro Jodorowsky que al responderlas comenzarán a expandir tu conciencia