*

X
Experimenta la serenidad de una vida contemplativa en la naturaleza convirtiéndote virtualmente en el escritor Henry David Thoreau

Walden, el texto central de la obra de Henry David Thoreau, como un videojuego podría parecer un oxímoron. Los videojuegos parecen ser lo contrario a la vida que se postula en este libro. En Walden, Thoreau narra los 2 años que pasó en el bosque en Nueva Inglaterra, viviendo una vida contemplativa a un lado del estanque Walden. Thoreau construyó su propia cabaña y vivió de la naturaleza (de la cual no sólo se alimentó naturalmente sino que comulgó espiritualmente con ella).

Una vida sencilla, reflexiva, lejos de la civilización... y quizás por todo esto es que resulta tan atractivo un videojuego sobre Walden. Si bien nunca podrá sustituir el hecho de retirarse a la naturaleza, al menos es una forma de hacer reflexionar a las personas que juegan videojuegos y quizás poner una semilla para el futuro.

Walden, el videojuego, es un proyecto del USC Game Innovation Lab y en él los usuarios se convierten en Thoreau en su primer día en el bosque; sobreviven recolectando comida, pescando y construyendo una cabaña, pero también encontrando significado en la armonía y belleza de la naturaleza. Dentro de la floresta se encuentran citas del texto de Thoreau que parecen cobrar vida. Los usuarios pueden vivir algunos de los eventos centrales de la vida de Thoreau, como pasar una noche en la cárcel por negarse a pagar impuestos como protesta o visitar a Ralph Waldo Emerson, el gran platónico estadounidense que fue uno de los mentores de Thoreau. Incluso pueden elegir abandonar esta vida sencilla y buscar una vida más activa y decadente, y escribir a su editor que quieren que les consiga ponencias públicas.

Este videojuego se suma a una reciente ola de juegos que muestran una veta poética (y que se alejan de los lugares comunes de esta forma de entretenimiento) que puede tener un aspecto más educativo y creativo, como es el caso de Elegy for a Dead World, un videojuego basado en la obra de Shelley, Byron y Keats, en el que los usuarios responden a sucesos apocalípticos escribiendo versos o historias.

Un descubrimiento azaroso reveló una zona aislada del Amazonas, al norte de Ecuador. Lailso Camelo, un capataz en medio de la racha de deforestación ocurrida en los años 90, se topó con una serie de piedras gigantescas mientras cortaba árboles. El sentimiento de sacralidad que el lugar expiraba lo había llevado a alejarse de él cuando, años antes, siendo aún un joven, lo encontró por primera vez. Esta vez no lo dejaría pasar.

Las pruebas de carbono señalaron la fecha de su construcción del sitio de Rego Grande aproximadamente hace 1000 años. Su antigüedad y sofisticación son indicadores de una sociedad estable y técnicamente avanzada y apoyan la teoría de que el Amazonas no era un paraíso inhabitado sino el hogar de una comunidad enorme, que podría haber alcanzado incluso los 10 millones de habitantes hasta que las plagas traídas por los colonizadores europeos los aniquilaron.

 

 

Las piedras de granito están acomodadas de manera circular y parecen haber sido extraídas de un río a dos millas de sitio, según un descubrimiento de los arqueólogos que presiden la investigación, Mariana Cabral y João Saldanha. En el mismo lugar se han encontrado otros vestigios con elementos propios de un cementerio. A la vez, las piedras parecen alineadas con el movimiento del sol durante el solsticio de invierno por lo que los investigadores piensan que se trataba de un sitio ceremonial además de un indicador astronómico para ciclos de cultivo y cacería.

Rego es una de las piezas que faltan para conocer la historia perdida del Amazonas, esa que se esfumó con la colonización y el declive de las civilizaciones previas a ella. Sin embargo, en su mayor parte sigue siendo un enigma. Entre los vestigios y alineaciones, su función permanece en el plano de las hipótesis ya que no está ligada a ninguna leyenda local, como sí ocurre con otros sitios, como La ciudad Z. Mientras no tengamos más evidencia, el conjunto de piedras incrustadas en medio de la selva seguirán siendo un misterio.