*

X
Estudio demuestra de forma sencilla que la concepción que tenemos del tiempo puede mejorar nuestra actitud y bienestar

Contrario a lo que se podría intuir, pensar en la fugacidad de la vida o en la finitud del tiempo, asumir que éste es escaso y que nos queda poco ayuda a establecer una relación mucho más plena con nuestro entorno, nuestra vida y las personas cercanas, es decir, aumenta el bienestar y la felicidad.

Al menos así quedó demostrado según este estudio, dirigido por Kristin Layous y realizado en la Universidad Estatal de California, East Bay. De acuerdo con sus conclusiones, aquellos que adaptaron este enfoque mental experimentaron mayor conexión, se sintieron más competentes y autónomos.

Se pidió a algunos de los 111 universitarios participantes que sencillamente mantuvieran registro de sus actividades diarias; a otro grupo se le pidió que imaginaran el tiempo como un recurso escaso para que aprovecharan cada momento y extrajeran lo mejor que podían obtener de sus vidas.

Este grupo tuvo una tarea mucho más específica: planear sus siguientes 30 días en el campus como si fuera su última oportunidad para disfrutar de todas las cosas que aman ahí, todas las cosas que luego sabían que iban a extrañar una vez fuera.

Todos los participantes registraron sus actividades cada 7 días durante 4 semanas, y escribieron lo que habían hecho. Luego les recordaban una vez más su tarea y se les ordenaba continuar con ella.

Al finalizar el plazo, se aplicó la encuesta de medida de balance en las necesidades psicológicas para determinar la salud psicológica de los jóvenes a partir de tres criterios: conexión con otros, un sentimiento de competencia personal y el sentido de autonomía.

Como resultado se detectó un incremento en el bienestar de ambos grupos, pero este aumento fue doble para el grupo al que se le indicó imaginar que esa fase de su vida estaba por terminar.

Así, el equipo de psicólogos conluyó que la conepción del tiempo como algo escaso hizo que los participante estuvieran más motivados para incluir en el plan actividades que realmente les gustaran y disfrutarlas mientras las realizaban. Esto se reflejó en los resultados de la encuesta y en la mejora del estado general de ánimo, la actitud y el comportamiento de los participantes.

Mientras lees esto, el reloj avanza y nada lo detendrá. ¿Qué te gustaría estar haciendo ahora? Planear nuestra vida como si fuera a terminar de un momento a otro, hacer que cada momento cuente en verdad: ése es el reto.

Lo que no mata, fortalece: cómo desencadenar el verdadero potencial de nuestro cuerpo

Buena Vida

Por: Kin Navarro - 03/23/2017

La comodidad es puesta a prueba: la clave para la salud podría encontrarse en retroceder un poco en el tiempo y practicar esta nueva teoría

Bañarse con agua fría, enfrentarse a una nevada sin abrigo, caminar descalzo sobre suelo irregular, éstas y muchas otras prácticas están siendo retomadas pese a los grandes avances culturales y tecnológicos que nos han permitido evitarlas.

¿Qué hace que la gente se interese en retomar viejos obstáculos? ¿Por qué regresar a las condiciones desventajosas contra las que nuestros ancestros lucharon?

Desde hace miles de años la humanidad se ha enfrentado a duras condiciones de subsistencia. En condiciones naturales todo lo que nos rodea representa un reto para la supervivencia misma, se trata de la constante entre hacer o morir: obtener leña, procurar alimentos, construir o buscar refugios, protegerse contra el frío, son apenas algunas de las principales tareas en las que día a día empleábamos toda nuestra energía para no quedar en el camino.

Nuestro cuerpo se veía constantemente comprometido: raspones, golpes, torceduras, fracturas, hipotermia, quemaduras, mordidas, picaduras, en fin, una larga lista de pequeños accidentes que podían complicarse y acabar fácilmente con nuestra vida. Nuestro cuerpo reacciona a todo lo que le rodea, lo que no nos mató nos hizo más fuertes.

 

 

200 mil años después aquí estamos, sentados todo el día frente a monitores que despiden luz para mostrar complejas redes de significados de las que extraemos información necesaria para generar más información necesaria para extender nuestra red de comodidad.

A donde quiera que vamos transformamos el entorno con facilidad pasmante para adecuarlo a este estilo de vida en que cualquier esfuerzo que se considere innecesario se evita a toda costa. Casas con temperaturas constantes, protegidas de la lluvia, el Sol y el viento, comida y agua a unos cuantos pasos, iluminación artificial, todas nuestras necesidades satisfechas, una homeostasis completa, un equilibrio y constancia en nuestras condiciones de vida, confortable y satisfactoria.

Vivimos estresados por amenazas simbólicas que nada tienen que ver directamente con el mundo físico: dinero, puntualidad, prestigio, aceptación social y otras abstracciones que pertenecen a la esfera de lo social ocupan nuestro tiempo. Lejos, muy lejos, están los días en que enfrentar los retos de la naturaleza implicaba sacrificio y sufrimiento constantes.

Y qué bueno que sea así, miles murieron soñando con este día (aunque muchos aún lo esperan soñando). De cualquier manera, la tecnología que nos sirvió para eliminar los factores y enfermedades que antes nos mataban ha provocado nuevas enfermedades, síntomas de un exceso de comodidad. Por un lado, las enfermedades autoinmunes van al alza, aquellas en las que las propias defensas del cuerpo, como hastiadas de no ser puestas a prueba, comienzan a atacar al cuerpo mismo; por el otro, enfermedades como la diabetes, la obesidad, el dolor crónico, la hipertensión y hasta la gota revelan cuerpos en reposo excesivo y, a la larga, letal.

Se dice que para mantenerse saludable basta con ejercitarse regularmente y tener una alimentación adecuada pero miles de personas lo complementan con estas nuevas prácticas, el tercer pilar de una vida sana, según algunos: la estimulación ambiental.

 

 

De acuerdo con Scott Carney, autor de What Doesn’t Kill Us:

Hay un creciente consenso entre muchos científicos y atletas sobre que los humanos no estamos constituidos para una homeostasis eterna y sin esfuerzos. La evolución nos hizo buscar confort pero éste nunca fue la norma. La biología humana requiere de estrés –no la clase de estrés que daña al músculo, provoca que nos coma un oso o degrada nuestro físico, sino el tipo de oscilaciones ambientales y físicas que vigorizan nuestros sistema nervioso.

Además de Carney, su maestro, Wim Hof cree que enfrentarse a condiciones extremas de forma controlada puede desencadenar la fuerza y resistencia animal que tenemos. Hof rompió el récord mundial de nado bajo hielo luego de recorrer 50m sin salir a tomar aire, puede aguantar la respiración por 5 minutos y sentarse en hielo durante 72 minutos. Abrió un pequeño campamento en Polonia en el que enseña a varios cómo soportar estas condiciones climatológicas. También ha escalado montes con tan sólo un par de shorts puestos. Varias de esas habilidades son, en comparación con una mayoría pasmante, superpoderes. Según Carney:

El libro se trata sobre reexaminar nuestra relación con el ambiente y vernos como parte de algo mayor que los espacios confortables en los que hemos escogido vivir. Explorar cómo cambiar el ambiente alrededor del cuerpo cambia al cuerpo también. Aún más importante, muestra cómo es posible manipular nuestro ambiente exterior para disparar reacciones autónomas de formas predecibles. Una vez que te das cuenta de que puedes manipular partes profundas de tu fisiología activando respuestas preprogramadas identificables, puedes comenzar a ceder algunos aspectos de esa automatización a tu conciencia.

Nuestros cuerpos y cerebros evolucionaron mientras se enfrentaban a estas condiciones, ¿regresar a ellas en esta época podría reportar beneficios aún más grandes? Sólo la práctica lo dirá.