*

X

La sucesión de la nostalgia: ‘Manchester junto al mar’ (Kenneth Lonergan, 2016)

Arte

Por: Psicanzuelo - 03/20/2017

Una sucesión de recuerdos brillantes que contrastan con un frío y triste presente que hay que transformar para sobrevivir

Escenas llenas de vida que le ocurrieron a Lee Chandler (Casey Affleck) hace no mucho tiempo, irrumpen la pantalla separando el recuerdo lleno de luz y la oscuridad donde reside el protagonista ahora. Del agresivo contraste viene su nueva forma de vivir: portero de departamentos sin relaciones personales más que con el alcohol, al cual acude de pronto cuando terminan sus actividades laborales, para acabar golpeándose con cualquier extraño de forma exageradamente violenta. Una forma completamente desequilibrada de ser, engañándose de mil maneras para pensar que es vida lo que se tiene, siendo en realidad más inercia compartida que otra cosa.

¿Pero qué fue lo que le sucedió al joven Lee para ser así? Teniendo alguna vez todo para estar pleno, varios hijos y una buena esposa que lo hacían completamente feliz.

La enfermedad mortal de su hermano Joe (Kyle Chandler) lo hace perecer súbitamente, dejando a su hijo Patrick (Lucas Hedges) como menor de edad sin nadie que se haga cargo de él; la única opción es el tío medio loco Lee, del cual todo el pueblo murmura cuando regresa a ver el asunto de su sobrino. Definitivamente algo sucedió y afectó a toda la comunidad; claro, a nadie como a Lee, quizás a su mujer, pero lleva tiempo volver a coincidir con ella. A Lee no le queda ninguna otra decisión moral posible más que aceptar ser el albacea/tutor del chavo, pero únicamente si viene con él a  Boston a comenzar una nueva vida. Pareciera que Manchester, Massachusetts, es la kryptonita de Lee.  

La relación entre sobrino y tío es la trama central de la película. Es de ese tipo de cintas como Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979) o Cuando los hermanos se wncuentran/Rain Man (Barry Levinson, 1988): alguien tiene que cambiar para que la película avance, y tendrá que ser quien no vive de manera correcta, en este caso Lee. Dolorosamente, tendrá que despertar y seguir avanzando; la vida/película lo fuerza a ello, y los espectadores tenemos que seguir observando el doloroso camino hacia su redención personal. Así inicia un agotador juego de dejar ir, de perdonarse a sí mismo, y se construye una película emocional como pocas que se hayan producido en Hollywood recientemente. Es muy interesante observar el presupuesto de 8 millones y medio que tuvo, contra presupuestos de cintas exitosas de la época, como los 30 millones de La La Land (Damien Chazelle, 2016), por decir algo, o los 97 de la cinta de superhéroes Logan (James Mangold, 2017), por decir otra cosa.

La actuación de Casey Affleck es por demás extraordinaria; contenida pero desbordada cuando se necesita, es magistralmente constante. Lo mismo ocurre con la dirección de Lonergan, que casi no mueve la cámara, haciendo que se muevan las emociones pero no la pirotecnia técnica del cinematógrafo; más bien las vísceras humanas, la condición en la que vivimos, la fragilidad de todo a merced del tiempo, y el mar también es un testigo.

Los elementos se sienten en cada parte del filme: fuego, agua, tierra y aire. Es como un trabajo de alquimia que intenta recuperar lo que existe antes de la conciencia del hombre dentro del hombre, por lo que vale vivir la muerte en vida, la muerte emocional. Es el renacer de las ganas de vivir, no por materia de los sentidos. Eso es lo tremendamente emocionante de esta película: se renace por lo que se intuye en otro plano de existencia, comparándolo con lo que fue –por decir algo–, pero de alguna manera hay que dimensionar todo lo que no ha sido, de lo que puede ser.  

Manchester junto al mar es eso, París, Texas (Wim Wenders, 1984), un lugar más allá de un lugar; es el limbo para poder ingresar al cielo, previamente habiendo experimentado el infierno necesario y tener, o no, lo que se tiene. 

 

Twitter del autor: @psicanzuelo

Estas son las 10 películas favoritas de Slavoj Zizek en la colección Criterion

Arte

Por: pijamasurf - 03/20/2017

La selección de un cinéfilo consumado en uno de los mejores catálogos disponibles para el gran público

Entre las varias peculiaridades que han hecho de Slavoj Zizek un pensador “popular” está el hecho de que prácticamente desde que comenzó a escribir y publicar sus trabajos filosóficos y psicoanalíticos empleó referencias de la cultura pop que, de algún modo, hicieron asequibles algunas ideas complejas, como la noción marxista de ideología o el concepto lacaniano del Gran Otro. En las páginas de Zizek se pueden encontrar premisas ejemplificadas lo mismo con películas de Hitchcock que con superproducciones hollywoodenses o chistes de la época comunista de Europa.

No es posible saber en qué momento Zizek decidió emplear este recurso en la construcción de su pensamiento, ni siquiera si fue una elección voluntaria, pero sin duda es evidente que puede hacerlo porque conoce con amplitud el espectro de la cultura occidental, desde las expresiones populares hasta otras de la alta cultura y especialmente el cine, en donde ha encontrado una fuente inagotable y además atractiva en donde se reflejan muchas de las realidades sociales y psíquicas de la sociedad contemporánea. Zizek, en este sentido, ha convertido el cine en una suerte de espejo que, una vez visto con atención, nos devuelve la imagen que tal vez no quisiéramos ver de nosotros mismos y de la cultura en la que nos formamos.

Para aprovechar esa afición del filósofo por el cine, compartimos ahora una lista con sus 10 películas predilectas que se encuentran en la colección Criterion. Para quien desconozca a qué se refiere esto, baste decir que la Criterion es una compañía surgida a mediados de la década de 1980 que, desde el inicio, se enfocó en la venta y distribución de películas para uso doméstico pero seleccionadas con criterios fílmicos exigentes, tanto clásicas como contemporáneas. De esta manera, su catálogo se convirtió en sinónimo de calidad cinematográfica y, en general, es uno de los más apreciados por los cinéfilos de todo el mundo.

En este caso, la lista de Zizek está acompañada además por un brevísimo comentario del filósofo, una suerte de síntesis aforística del significado que la película en cuestión tiene para él. Veamos.

Trouble in Paradise, Ernst Lubitsch (1932)

La mejor crítica al capitalismo.

 

Sweet Smell of Success, Alexander Mackendrick (1957)

Una buena representación de la corrupción en la prensa estadounidense.

 

Picnic at Hanging Rock, Peter Weir (1975)

Simplemente me gustan las primeras películas de Peter WeirEs como su versión de La zona.

 

Le souffle au cœur, Louis Malle (1971)

Una de esas buenas películas francesas amables en donde ocurre un incesto, representado como un lindo secreto entre madre e hijo. Me gusta eso.

 

La broma, Jaromil Jireš (1969)

La broma es la primera novela de Milan Kundera y creo que es su única buena novela. Después todo fue en picada.

 

The Ice Storm, Ang Lee (1997)

Siento un afecto personal por esta cinta. James Schamus me dijo que, mientras escribía el guion, leyó un libro mío, y que esa obra teórica fue inspiradora. Así que es una razón personal, pero igualmente me encantó la película.

 

Great Expectations, David Lean (1946)

Simplemente soy un gran fanático de Dickens.

 

L'età di Cosimo de' Medici (1973), Cartesio (1974), Pascal (1972); Roberto Rossellini

Prefiero las cintas históricas de Rossellini. Estas tardías, largas y aburridas películas para televisión. Pienso que las grandes obras de Rossellini, como Alemania año cero, ya no funcionan. Pienso que este es el Rossellini que debe ser recuperado.

City Lights, Charlie Chaplin (1931)

¿Qué hay que decir? Esta es una de las grandes películas de todos los tiempos.

 

Day of Wrath (1943), Ordet (1955), Gertrud (1964); Carl Theodor Dreyer

Esto es más mi amor por Dinamarca. Es lindo saber que en los años 20 y los 30, Dinamarca era una superpotencia cinematográfica.

Y tu mamá también, Alfonso Cuáron (2002)

Esta es por razones personales obvias. Yo hice los comentarios*. Debo decir que mi película favorita de Cuarón es Children of Men.

*Todo DVD de The Criterion Collection incluye un comentario a la película realizado por un experto.

 

Antichrist, Lars von Trier (2009)

Probablemente no me guste, pero me gusta Von Trier. Simplemente es como una parte de los deberes.

 

Aquí el video de donde obtuvimos la lista, con una explicación más abundante de Zizek.

 

También en Pijama Surf: 20 películas indispensables para todo estudiante de filosofía (VIDEO)