*

X

La neurociencia te explica los beneficios de leer más libros al año

Libros

Por: PijamaSurf - 03/24/2017

Según la neurociencia, la lectura provocaría en el cerebro humano el óptimo funcionamiento de numerosos procesos mentales, tales como la percepción, la memoria y el razonamiento

La lectura, guarida ficticia de la realidad, es una herramienta poderosa que puede convertir la ignorancia en razonamiento, la imaginación en creatividad y el estancamiento en empoderamiento. De alguna manera, la lectura de libros resulta ser esa clave que permite “abrir los ojos” ante la realidad desde la subjetividad, siendo capaz de proyectar grandes ideas en torno a un bienestar global y general. 

Desgraciadamente, la lectura no es una de las actividades más populares en la actualidad. La Encuesta Nacional de Lectura 2012 realizada por la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura reveló que uno de cada dos hogares en México tiene entre uno y 10 libros no escolares, el 54% de los encuestados no lee cotidianamente, y el 34% no ha leído un solo libro en su vida. ¿Qué pasaría si ese 88% comenzara a leer? 

Según la neurociencia, la lectura provoca en el cerebro humano el óptimo funcionamiento de numerosos procesos mentales, tales como la percepción, la memoria y el razonamiento. Esto se debe a que al leer se activa el hemisferio izquierdo del cerebro y, por los tanto, los procesos del lenguaje y del análisis. Para Ignacio Morgado Bernal, director del Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona de España: 

Decodificar las letras, las palabras y las frases y convertirlas en sonidos mentales requiere activar amplias áreas de la corteza cerebral. Las cortezas occipital y temporal se activan para ver y reconocer el valor semántico de las palabras, es decir, su significado. La corteza frontal motora se activa cuando evocamos mentalmente los sonidos de las palabras que leemos. Los recuerdos que evoca la interpretación de lo leído activan poderosamente el hipocampo y el lóbulo temporal medial. Las narraciones y los contenidos sentimentales del escrito, sean o no de ficción, activan la amígdala y demás áreas emocionales del cerebro. El razonamiento sobre el contenido y la semántica de lo leído activan la corteza prefrontal y la memoria de trabajo, que es la que utilizamos para resolver problemas, planificar el futuro y tomar decisiones. Está comprobado que la activación regular de esa parte del cerebro fomenta no sólo la capacidad de razonar, sino también, en cierta medida, la inteligencia de las personas.

Una vez que este conocimiento se “cristaliza” en la memoria a largo plazo, se experimenta una especie de satisfacción y bienestar debido a esta nueva información adquirida. Se trata de incluso del apareamiento de una actividad –la lectura– y una sensación –de placer– que generará la repetición de este patrón. 

Esto, en conjunto, refuerza las habilidades sociales y empáticas de las personas. En el trabajo de Keith Oatley, novelista y psicólogo de la Universidad de Toronto en Canadá, se destaca que la literatura de ficción simula en los humanos una interacción social. Oatley considera que “ese tipo de literatura, al ser como una exploración de las mentes ajenas, hace que quien lee mejore su empatía y su comprensión de los demás, algo de lo que estamos muy necesitados”. Además, debido a que la ficción trata con personajes y situaciones complejas, contribuye no sólo a disminuir el nivel de estrés del lector sino también los prejuicios generados en la cultura. 

En pocas palabras, la lectura es una especie de gimnasio mental que resulta más asequible y barato que uno para el cuerpo. Cada persona que lee (desde los niños hasta los individuos de la tercera edad) necesita elegir el tipo de lectura que más le llama la atención y le motiva –por supuesto, en función de su edad y facultades visuales. 

'Dublineses', 'Retrato del artista adolescente' y 'Ulysses': los 3 libros más importantes de James Joyce en PDF

Libros

Por: pijamasurf - 03/24/2017

Con su genio y su locura, James Joyce trascendió los límites del lenguaje escrito, dando nuevas fronteras a la expresión literaria

James Joyce es un autor fundamental de la literatura, probablemente el escritor más revolucionario en lengua inglesa desde Shakespeare e igualmente decisivo para otras tradiciones literarias, que encontraron en su singularísimo modo de narrar –cercano a la psicosis y el delirio, si consideramos lo que Jacques Lacan llegó a decir de la escritura joyceana (Seminario XXIII)– un método originalísimo para trasvasar la realidad a las páginas de un libro: las emociones de un adolescente, la ruptura con el padre, la suciedad de las calles dublinesas, el dolor de perder a una madre, la primera experiencia sexual y varios otros momentos vitales que están ocurriendo todo el tiempo y en donde cualquiera puede reconocerse, sin importar que se trate de un lector en Cali o en Nueva York, en Sao Paulo o en Tokio –y eso es parte del genio joyceano.

Por lo demás, la importancia de Joyce en la historia de la literatura también se debe a técnicas narrativas muy específicas que significaron una ruptura respecto de los cánones vigentes en su época. Su uso del monólogo interior y la libertad que dio en la página al flujo de conciencia de sus personajes son probablemente los dos recursos más conocidos y celebrados en la obra de Joyce, pues si bien otros autores contemporáneos o anteriores echaron mano de procedimientos similares (Marcel Proust o Virginia Woolf, por ejemplo), nadie como el irlandés lo llevó al punto de transformar la literatura misma, ensanchando una vez más las fronteras del lenguaje escrito y sus posibilidades de expresión.

A continuación, a manera de homenaje pero también con el deseo de compartir este entusiasmo por uno de los autores preferidos en Pijama Surf, compartimos algunas digitalizaciones que encontramos en línea de los libros más conocidos de James Joyce, con una breve semblanza de ambos. 

 

Dublineses

Los primeros cuentos en los que Joyce comenzó a experimentar con la escritura.

Disponible en este enlace

 

Retrato del artista adolescente

Una novela de “crecimiento” o “aprendizaje” (al estilo del Bildungsroman decimonónico) pero con un estilo joyceano sólido. El encuentro del niño con su juventud y del joven con su hombría. El descubrimiento del mundo y, sobre todo, de la posibilidad de tomar las riendas de la vida propia. Compartimos la traducción del poeta Dámaso Alonso.

​Disponible en este enlace

 

Ulises

El magnum opus de Joyce. Una reescritura desaforada de La Odisea y también más que eso. Un flujo de conciencia ininterrumpido que se observa al mismo tiempo que está creando un mundo con nada más que el lenguaje. En este caso la traducción, en dos tomos, es de José María Valverde, quien entre otros trabajos notables también tradujo la obra completa de William Shakespeare.

Tomo 1 disponible en este enlace

Tomo 2 ​disponible en este enlace