*

X
Se viralizan imágenes de una cobra real de más de 5m bebiendo agua de una botella de plástico

Estas imágenes de una cobra real bebiendo agua de una botella de plástico en la India han aparecido en numerosos medios en todo el mundo. No sólo porque las imágenes son impactantes --ver a uno de estos electrizantes animales siempre lo es-- sino también porque son síntoma de un problema creciente en dicho país, que se relaciona con el cambio climático.

El suceso reportado en video ocurrió de manera intencional, pues fueron rescatistas quienes dieron de beber a la cobra en el poblado de Kaiga en el sur de la India, región asolada por una sequía extrema.

La cobra real es una serpiente que alcanza en casos extremos hasta 6m de longitud; tiene un veneno sumamente tóxico y se alimenta de otras serpientes, de ahí su nombre científico: Ophiophagus hannah. Según los reportes, la cobra del video medía unos 5m. 

Aunque son sumamente poderosos, estos reptiles no causan muchas muertes humanas, sólo cerca de cinco al año, una cifra sumamente inferior a las muertes que provocan las serpientes cascabel en América.

Un antecedente de este suceso ocurrió cuando un hombre dio de beber a una cobra en la India; el video, del 2014, puede verse aquí.

Te podría interesar:
Una cámara adherida al cuerpo del águila nos permite acompañarla mientras atrapa a su presa: una zorra de las llanuras de Mongolia

Las águilas destacan como embajadoras de la inteligencia, la precisión y la contundencia. Fieles a las características de las aves de presa, y quizá incluso encabezando esa selecta familia, cuando un águila se lanza sobre algo es casi imposible que yerre. Y para muestra tenemos incontables videos que documentan este verdadero espectáculo. 

Pero si bien existen muchos videos de águilas, halcones, lechuzas u otros, mientras cazan, pocas veces hemos podido atestiguar el acto en "primera persona". Y esto es justamente lo que nos ofrece el siguiente video. Un cazador de las estepas de Mongolia, que utiliza a las águilas como instrumento para cumplir sus labores, colocó una cámara GoPro en el cuerpo de su águila y la lanzó sobre la llanura para apresar a una zorra. 

El proceso es rápido; el águila jamás titubea y el cazador, junto con su infalible socia, logra su cometido.