*

X
El artista Mitch Boyer realizó estos montajes fotográficos para evidenciar el contraste un poco irónico entre la valentía de ciertos perros y lo reducido de su tamaño

Quienes se hayan cruzado en la vía pública con varios y distintos perros de casa reconocerán una constante: casi sin variación, las razas más aguerridas suelen ser las de menor tamaño. Una situación paradójica, sin duda, pues las dimensiones más bien reducidas del animal –digamos, un chihuahua, un schnauzer miniatura, quizá incluso un pomeranian, sus dimensiones, decíamos, contrastan vivamente y aun risiblemente con la valentía sin límites que demuestran, el coraje, cabría decir quizá que su agresividad, según se demostró en un estudio reciente.

Con humor, el artista Mitch Boyer realizó una serie de montajes fotográficos que retratan la ironía de ser protegido con tanto empeño por un perro de raza tan pequeña. En específico, Boyer posee una dachshund de nombre Vivian que, como sus compañeros en medidas, destaca también por no arredrarse ante nada, sin importar que viva en la gran ciudad de Nueva York o, quizá sería mejor decir, sobre todo por vivir ahí, en donde tantos peligros acechan y ponen en riesgo a su desvalido dueño.

Las imágenes son ingeniosas y sumamente emotivas pues dejan ver que, en cierto modo, los perros saben corresponder con creces al cuidado que se les da, sin importar su tamaño ni su condición.

En un mundo paralelo: así sufriríamos si recibiéramos el mismo trato que los animales (IMÁGENES)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/10/2017

Humor despiadado invita a reflexionar sobre cómo tratamos a los animales

El sitio Bored Panda ha compilado una lista de imágenes que hacen reflexionar sobre la crueldad a la que sometemos a los animales día con día y la forma en la que ésta es asimilada en nuestra sociedad sin mayores sobresaltos. Al invertir los papeles quizás podamos notar la magnitud de nuestra falta de empatía con los animales con los que compartimos el planeta.

Las ilustraciones generan una mezcla de horror y humor que permite que podamos observarlas e incluso disfrutarlas a la vez que se abre el campo para cuestionarnos nuestros actos.  

Llama la atención cómo podríamos estar confundiendo la aparente pasividad de los animales con un verdadero sufrimiento simplemente por falta de comunicación y sensibilidad. También, cómo a algunos animales los tratamos como osos de peluche o adorables mascotas --hasta el punto de asfixiarlas-- y otros son objetos de experimentos y de genocidio indiscriminado.

 

Puedes ver más en Bored Panda

 

 

"Si está cantando, significa que está feliz".

"Odio cómo gritan cuando los hierves". "No es un grito, es el aire que se les sale".