*

X

Tanuki: perros cómicos, testículos enormes (FOTOS)

Arte

Por: PijamaSurf - 01/23/2017

Conoce el estilo de vida del antiguo Japón a través de estas peculiares ilustraciones de animales poco comunes.

En el antiguo Japón se representaban estas curiosas criaturas con cuerpo de mapache y cara de perro, una aparición natural que lo mismo podía resultar benéfica, cuando se trataba de una divinidad, que la peor calamidad demoníaca. Para el siglo XIX, estos animales fueron vistos con mucho humor y los dibujantes exageraban el tamaño de sus testículos para efectos cómicos.

El dibujante Utagawa Kuniyoshi (1798 – 1861) fue uno de los grandes maestros de este género y de las técnicas de impresiones de grabados de madera y pintura. Fue reconocido por su trabajo ilustrando samuráis, animales y seres míticos. Él es el creador de esta serie de ilustraciones cómicas sobre los tanukis, las maravillosas criaturas perro-mapache de enormes testículos. 

 

 

Testículos: lo último en transporte marítimo.

 

 

¿Plagas de aves? Nunca más con: testículos. Pégales donde les duele.

 

 

El trabajo en equipo es la solución, hay que apoyarse.

 

 

"A la sombra del favor crecen los vicios" según dicta el refrán.

 

 

Anúnciate aquí.

 

 

Cuando tus amigos intentan hacerte sentir mejor pero sólo logran empeorarlo.

 

 

Refugio, bolsa de dormir, horno: no hay cosa que se compare ni obstáculo que lo pare. 

 

 

"Bueno, está bien pero sólo una canción ¿va?".

 

 

Olvidar el paraguas nunca volverá a ser problema.

 

 

Ablandando carnes.

 

 

Si no duele, no sirve.

 

 

Se animan fiestas, bodas, bautizos, se espantan suegras.

 

 

Otro trato cerrado gracias a sus extraordinarias habilidades de persuasión. 

 

 

Se lleva tres por el precio de una, o bien, si así lo prefiere, una por el precio de tres.

 

 

 

"Ante la ley": el célebre cuento de Kafka en una alucinante adaptación gráfica (VIDEO)

Arte

Por: PijamaSurf - 01/23/2017

Una antigua parábola toma nuevos bríos en este hermoso corto animado

Luego de una atormentada vida bajo la sombra dolorosa de su padre, Franz Kafka, genial narrador checo, pidió a su amigo Max Brod, poco antes de morir, que quemara toda su obra literaria. En vida apenas publicó algunos de sus relatos; hoy su importancia es tal que ya se ha adaptado el adjetivo "kafkiano" para hablar de la absurda lucha del hombre contra un laberinto burocrático y de poder que no parece tener fin.

Kafka a menudo utilizaba la parábola para sus relatos cortos, pequeñas historias con un valor metafórico que encerraban una profunda enseñanza, una contradicción o una paradoja. Ese es el caso de su cuento "Ante la ley", publicado por primera vez en 1915 y adaptado 1 siglo después en esta preciosa animación en blanco y negro de Alessandro Novelli.

La adaptación sustituye la relación simple entre un guardia y un campesino por la de un guardián con muchas formas y un peregrino. A continuación la animación (en inglés):

 

 

El cuento dice que una vez hubo un peregrino que viajó por el mundo: sus bosques, sus montañas, sus ciudades. Conociendo gente, experimentando muchas cosas diferentes. Básicamente vivía una vida que la gente afirmaba, era buena.

Un día, en uno de sus viajes, el peregrino se encontró una gran puerta: abierta, ahí, a la mitad de la nada, con sólo un guardia a su lado, fiero e inmortal.

– Guardián, por favor, déjame pasar a través de la puerta.

– Lo siento peregrino, no puedo dejarte pasar.

El peregrino decidió esperar. Los minutos se convirtieron en horas, las horas en días, siempre preguntando lo mismo y obteniendo siempre la misma respuesta.

– Peregrino, más allá de esta puerta hay puertas infinitas con guardianes infinitos y aunque soy un guardián fuerte, apenas puedo mirar a los ojos del tercero que es mucho más poderoso que yo. Si te sientes valiente te reto a pasar, pero recuerda, es bajo tu propio riesgo.

Asustado, el peregrino siguió esperando mientras su vida pasaba. Intentó sobornar al guardián que siempre aceptaba sus regalos mientras le daba la misma respuesta:

– Acepto tus regalos para que pienses que intentaste todo para poder pasar.

El peregrino esperó. Pasaron las estaciones y se volvió viejo.

– Guardián he pasado toda mi vida aquí, frente a esta puerta, y nunca vi a ninguna mujer, ningún hombre, ninguna clase de criatura intentar cruzarla ¿puedes decirme por qué? ¿puedes decirme la razón?

El guardián fiero se dio cuenta de lo que pasaba.

– Peregrino, voy a cerrar la puerta y sólo entonces tendrás tu respuesta.

El guardián se acercó lentamente a la puerta y la cerró. Entonces se dio la vuelta hacia el peregrino y dijo:

– Escúchame, a donde vayas desde ahora recuerda esta puerta, y que esta puerta existió y estaba abierta sólo para ti, y con todo, nunca encontraste la fuerza para cruzarla.

Entonces así, en aquel momento de comprensión, el peregrino cerró sus ojos y murió.

El guardián abrió la puerta nuevamente para aquellos que vendrían, para aquellos que serían valientes.

Esta excelente adaptación al cuento fue realizada por Novelli, un director novel que ha actuado, dirigido, editado y escrito principalmente para televisión. Esperamos que pronto se atreva a abrir más puertas.

Y tú, ¿te atreves a cruzar tu puerta?