*

X

Mujeres: pasar sentadas más de 10 horas al día las está envejeciendo (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 01/24/2017

Estudio de la Universidad de San Diego encontró una relación entre el envejecimiento prematuro y el sedentarismo

El sedentarismo es, junto con el estrés, uno de los grandes males de la vida moderna. Los posibles progresos de la humanidad se han traducido para millones de personas en una forma de vida caracterizada por la inactividad, a veces por obligación pero muchas también por elección. El ejercicio físico se mira ahora como un hábito accesorio, el privilegio de quienes pueden pagar un gimnasio o el hábito de quienes tienen la disciplina de levantarse a correr todas las mañanas. Por alguna razón, hemos olvidado que cuidar de nuestro cuerpo es un elemento imprescindible de nuestro bienestar en sentido amplio.

Hace unos días, el American Journal of Epidemiology publicó un estudio realizado en la Universidad de California en San Diego a propósito de otro efecto negativo del sedentarismo: el envejecimiento celular prematuro, particularmente entre las mujeres.

La investigación estuvo a cargo de Aladdin Shadyab, doctor adscrito al Departamento de Medicina Familiar y Salud Pública de la susodicha universidad. Con ayuda de su equipo Shadyab recogió datos de mil 500 mujeres de entre 64 y 95 años, tanto de sus hábitos de vida –si padecían o no obesidad, si fumaban, cuánta actividad física realizaban por semana, etc.– como del estado de sus células.

Sobre esto último los científicos analizaron el tamaño de los telómeros, es decir, los extremos de los cromosomas, regiones del ADN en donde se determina la división y el tiempo de vida de las células. Por otras investigaciones se sabe que los telómeros de menor extensión están estrechamente relacionados con las enfermedades cardiovasculares, el desarrollo de cáncer y la diabetes.

Entre otros datos, el equipo de Shadyab encontró que las mujeres con un estilo de vida sedentario –sintetizado en que pasaban sentadas en promedio 10 horas del día– poseían telómeros cortos, caso contrario al de aquellas que se ejercitaban al menos 30 minutos por día.

Cabe mencionar que este estudio es parte de un proyecto mayor denominado Iniciativa por la Salud de las Mujeres (WHI, por sus siglas en inglés), el cual busca recabar información sobre el estado de salud pública de mujeres estadounidenses que han pasado la menopausia y saber si existe algún factor de riesgo que pueda provocar algún tipo de enfermedad crónica entre este sector de la población.

Shadyab espera que investigaciones posteriores proveerán mayor precisión sobre los factores que aceleran o retrasan el envejecimiento celular pero, entre tanto, el descubrimiento de ésta ya es significativo: ejercítate o mírate envejecer antes de lo debido.

Hombre deja de tomar azúcar y alcohol 1 mes y lo documenta en un video

Salud

Por: pijamasurf - 01/24/2017

Esto es lo que sucede cuando se abandona el azúcar por 1 mes

El azúcar añadido es una especie de veneno socialmente aceptado que probablemente debería ser una sustancia controlada o al menos se debería avisar sobre sus daños de la misma manera que se hace con el cigarro. Es por ello que es útil ver ejemplos de cómo una vida sin azúcar o con menos azúcar es posible y deseable.

La productora holandesa LifeHunters realizó este divertido video en el que documenta el experimento del joven Sacha Harland, quien abandonó el azúcar por 1 mes. Harland primero pasó por unos días con síndrome de abstinencia, mal humor y hambre todo el tiempo, pero poco a poco se aclimató y a los 25 día ya estaba sintiendo los beneficios, mayormente un incremento en su disponibilidad de energía y menos volatilidad en el estado de ánimo. 

No serán sorpresa los resultados para el lector informado: más energía (y de manera sostenible), baja de peso, optimización cuerpo-mente. Al final el proceso lo dejó con 4kg menos, el colesterol reducido en un 8% y la presión sanguínea 10 puntos menor. 

Los azúcares añadidos no sólo son drogas, son también una forma de veneno. Pero, como el mismo Sacha menciona, existe el consumo con moderación y quizás lo más sano --tomando en cuenta el mundo en el que vivimos-- no es ser tan radical y dejar completamente el azúcar sino consumirlo con conciencia, sólo de manera muy ocasional, lo cual incluso eleva el placer que provoca. Y es que no hay por qué dejar de tener una vida dulce, siempre y cuándo sepamos cómo hacerla sostenible.