*

X

Encuentran bacteria resistente a absolutamente todos los antibióticos

Salud

Por: pijamasurf - 01/16/2017

Este caso confirma lo falible de los antibióticos y la urgencia de encontrar alternativas más saludables y eficientes para combatir infecciones

Si bien los antibióticos, según los especialistas, son en buena medida responsables de que las expectativas de vida hayan crecido significativamente durante el último siglo, lo cierto es que también tienen un lado oscuro y falible, y con ello no sólo nos referimos a la industria farmacéutica que ha lucrado de forma masiva con la venta de antibióticos alrededor del mundo o al hecho de que son una de las piedras angulares de una filosofía médica que apunta a lo reactivo más que a lo preventivo. En realidad nos referimos, en esta ocasión, a que probadamente las bacterias que se combaten vía antibióticos van desarrollando tolerancia a estas sustancias hasta terminar siendo inmunes. 

Hace unos meses se registró en Nevada, Estados Unidos, la muerte de una mujer de 49 años a causa de una misteriosa bacteria que adquirió en una herida mientras fue tratada en la India por una ruptura de pierna. Recientemente se ha confirmado que se trata de de una enterobacteriaceae resistente a los carbapanemas, es decir que, en palabras simples, es una bacteria resistente a todos los antibióticos. Esto obviamente pone en la mesa la discusión en torno a la utilidad de los antibióticos y sobre todo a su futuro, ya que si bien se trata de un caso aún aislado es evidente que la tendencia apunta a la acumulación de tolerancia por parte de las bacterias que hoy combatimos con estas sustancias, hasta que eventualmente se hagan por completo inmunes al abanico existente. Al respecto, un artículo publicado en la revista de la Sociedad Americana de Microbiología advierte que este caso "anuncia el advenimiento de bacterias resistentes a todos los antibióticos". 

Este caso sugiere una urgente revaloración de los antibióticos y sirve como argumento de aquellas voces que claman por la necesidad de reemplazar nuestra medicina "antibiótica" por sustancias menos agresivas con el cuerpo y que no vayan perdiendo su potencial curativo ante las bacterias que combaten. De hecho, llama la atención que oficialmente no se haya atendido este asunto con la gravedad que amerita. 

Mientras tanto, como dice Bruce Y. Lee en Forbes:

Una infección seria de esta bacteria puede matarte sin importar cuán rico o famoso seas, qué apps tengas en tu teléfono o qué redes sociales visites, qué clase de muros construyas, cuántas armas nucleares poseas y cuántas otras medicinas, procedimientos, hierbas, suplementos, ajustes quiroprácticos, estiramientos faciales, bebidas de orina, tratamientos con sanguijuelas, sesiones de crioterapia o a cuántos masajes te sometas.

¿Es hora de aceptar que el azúcar es una sustancia tóxica que debe ser regulada?

Salud

Por: Pijamasurf - 01/16/2017

No todas las calorías son iguales: el azúcar refinada debe ser entendida como lo que es, una droga que está relacionada con la obesidad y la diabetes

La manera en la que el azúcar permea nuestra existencia en ocasiones hace difícil que nos demos cuenta de su influencia y de sus peligros. La industria alimenticia en gran medida está basada en añadir azúcar a los alimentos y de esta forma hacer que los consumidores desarrollen una dependencia o al menos que reciban de mejor manera sus productos. Todos queremos tener una vida dulce.

En los últimos años se ha ido acumulando investigación científica que sugiere que el azúcar en sí misma, más allá de que se coma mucha o poca, es una sustancia tóxica. El investigador Gary Taubes ha compilado importante evidencia en este sentido en su reciente libro The Case Against Sugar. Tauber desmenuza la lógica imperante que ha permitido que el azúcar se mantenga relativamente indemne y desregulada, pese a que la OMS reconoce que nos encontramos en una crisis mundial de diabetes y obesidad.

La industria del azúcar se ha mantenido a flote bajo el argumento de que sólo añade calorías a la dieta, como cualquier otro alimento, y por lo tanto si sólo nos moderamos nunca tendremos problemas. Se ha creado la ilusión, dice Tauber, de que no importa si las calorías vienen de "el azúcar, una toronja, un steak o un helado". Esto se utiliza entonces para explicar por qué algunas personas se vuelven obesas --lo cual se puede evitar no dejando de tomar Coca-Cola, sino "consumirla (y todo lo demás) con moderación, o quemar el exceso de calorías con actividad física". 

Lo anterior mantiene que la obesidad es simplemente un trastorno producido por un desbalance energético. Sin embargo, mantiene Tauber, existen indicios de que se trata de un trastorno de acumulación de grasa, es decir, un desorden metabólico y hormonal, el resultado de una "perturbación endócrina".

Esta hipótesis, que cuenta con el respaldo de investigación reciente, implica que el azúcar y los granos refinados:

tienen efectos en el cuerpo humano que conducen directamente a la diabetes y a la obesidad, independientemente de las calorías que se consumen. Desde esta perspectiva, los azucares refinados en realidad sí son tóxicos, aunque sea después de varios años o décadas de consumo. Nos volvemos gordos y diabéticos no porque comemos demasiado de ellos --aunque evidentemente esto está implícito tautológicamente-- sino porque tienen efectos fisiológicos y metabólicos únicos que directamente detonan estos trastornos.

Esto no significa que con echarle una cucharada de azúcar al café tendremos diabetes, de la misma manera que si sólo inhalamos una línea de cocaína tampoco es muy probable que tengamos problemas, pero eso no quita que el azúcar daña salud.

Evidentemente es el momento de bajarle al azúcar y de exigir que se regulen estos alimentos. Quizás se debería hacer algo similar a lo que se ha hecho con el tabaco, aunque es más difícil ya que el azúcar tiene incluso más poder, es la droga que más consumidores tiene entre sus huestes en la historia de la humanidad. En Chile, por ejemplo, una nueva ley obliga a etiquetar los alimentos procesados que contienen mucha azúcar.