*

X

El privilegio del 1% en tiempos de desigualdad global (FOTOS)

Arte

Por: Kin Navarro - 01/16/2017

El controvertido libro que muestra a través de la fotografía el grave desequilibrio financiero en el que vivimos

Hoy, quizá como nunca, la riqueza ha sobrepasado nuevos límites: millones mueren de hambre y padecen enfermedades derivadas de trabajos que rayan en la esclavitud, otros tantos deambulan sin techo sobre sus cabezas y con el estómago vacío, el camino al futuro es incierto y está pavimentado con carencias irresolubles; en el otro lado, los objetos de lujo encuentran problemas para ajustarse a las posibilidades de aquellos pocos que pueden pagarlos, no son lo suficientemente caros para una clase global que concentra en pocas manos mucho más de la mitad de lo que países enteros se atreven a soñar en sus presupuestos de gasto público.

Myles Little, editor irlandés establecido en Nueva York, se ha dado a la tarea de curar el libro/muestra fotográfica El privilegio del 1% en tiempos de desigualdad global. Inspirado por sus conversaciones con Daniel Brena, director del Archivo fotográfico Manuel Álvarez Bravo (Oaxaca, México), Little seleccionó imágenes tomadas por algunos de los más destacados artistas en la materia, fotografías que muestran de forma sutil, calmada y contemplativa escenas donde la desigualdad desborda en silencio.

 

"Un predicador callejero llama a Wall Street a arrepentirse". 2011, Christopher Anderson, Magnum Photos.

 

Quizá podamos creer que entendemos el bienestar económico a través de la televisión y los periódicos, en realidad vemos representada apenas una gota de toda la cubeta. En 2014, el atleta mejor pagado del mundo, Floyd Mayweather, hizo 105 millones de dólares. En el mismo año, el gerente mejor pagado del mundo en un fondo de cobertura, Kenneth Griffin, hizo 1.3 billones. Mayweather es famoso a nivel mundial, la mayoría no sabe quién es Griffin. Creemos que entendemos la desigualdad pero no es verdad.

 

"Cheshire, Ohio". 2009, Daniel Shea.

 

Desde 2015 el libro ha viajado, montándose como exhibición en festivales de fotografía y muestras internacionales en todos los continentes (aunque no en todos los países).

Quería tomar prestado el lenguaje del privilegio y usarlo para que se observara a sí mismo y así, criticar el privilegio. […] Algunas de las imágenes señalan en el mapa puntos críticos sobre la opulencia como la educación, el ocio y la salud (mientras evitan clichés como los abrigos de piel o los jets privados). Otras imágenes se posicionan fuera del mundo del 1% y lo miran desde afuera.

 

"El chef de un hotel de lujo cercano espera a que regresen sus invitados de un paseo en globo para servirles champaña en medio de la Reserva Nacional Maasai Mara, Kenya". 2012, Gillaume Bonn, INSTITUTE.

 

 

"Una multitud protesta por la cumbre del G8 en Heiligendamm, Alemania". 2012, Jörg Brüggeman, OSTKREUZ.

 

 

"Un hombre flota en la piscina del piso 57 del Marina Sands Hotel, a sus espaldas los rascacielos del distrito financiero de Singapur". 2013, Paolo Woods y Gabriele Gaimberti, INSTITUTE.

 

 

"Roma Hills, casas custodiadas mirando al este; 3,000-8,000 pies de altura, Henderson, NV". 2012, Michael Ligth.

 

 

"Jeff Koons, Stedelijk, Amsterdam". 2012, Henk Wildschut.

 

 

"Pecera, Departamento de Fraude, Centro de Investigación Criminal, Grecia". 2012, Eirini Voulormis.

 

 

"Sin título, número 11. Intrusos en la cara rocosa, Mina de Mara Norte, Tanzania". 2011, David Chancellor, Kiosk.

 

 

"Sin título, número 4, seguridad de la mina, Tanzania. De la historia 'Intrusos'". 2011, David Chancellor, Kiosk.

 

 

"Un hombre sin piernas pule las estrellas en el paseo de la fama de Hollywood". 2005, Juliana Sohn.

 

 

"Hollywood, California". 2007, Jesse Chehak.

 

 

"Varvara en su sala de cine en casa". Moscú, 2010, Anna Skladmann.

 

 

"Ópera de Monte Carlo, Monte Carlo, Mónaco". 2009, David Leventi.

 

 

"Polvo #6723, de la serie 'República del polvo'". 2012, Sasha Bezzubov.

 

 

"Faisanes colocados en la parte trasera de la camioneta de un cazador en Inglaterra". 2011, Ben Quinton.

 

 

"Buscapleitos, planta Packard Motor Car Company, Detroit, Estados Unidos". 2009, Andrew Moore, Yancey Richardson Gallery.

 

 

"Mucamas preparan la habitación para un invitado en una mansión en Kenia". 2011, Guillaume Bonn, INSTITUTE.

 

 

The Highline encima de la calle 34, Eastward". 2004, Jesse Chehak.

 

 

"Patrón de aterrizaje sobre LaGuardia, Brooklyn". 2006, Kevin Cooley.

 

 

"Shangai cayendo (demolición de Fuxing Lu)". 2002, Greg Girard.

 

 

"La supercomputadora de Daimler Chrysler en su central de operaciones en Sttugart. La computadora trabaja principalmente en pruebas de choque y diseño aerodinámico". 2005, Simon Norfolk, INSTITUTE.

 

 

"Tong, de 29 años, posa para sus fotos de boda en el Princess Studio, un estudio de fotografía para bodas en Shangai, China". 2013, Guillaume Herbaut, INSTITUTE.

 

 

"Algunos de los 25 mil miembros de la iglesia del nuevo bautismo del predicador Eddie Long en Atlanta, Estados Unidos. Long, que ha recibido millones como salario de la iglesia, reza porque todos sus feligreses sean recompensados por Dios con riquezas". 2010, Nina Berman, NOOR.

 

 

"Un hombre de 25 años en Londres se prepara para recibir una cirugía que reducirá el tamaño de su nariz". 2011, Zed Nelson. 

 

"Universidad de Harvard". 2011, Shane Lavalette.

 

 

"Chrysler 300". 2007, Floto+Warner.

 

 

"Sin título, número 5 de 'Hedge'". 2010, Nina Berman, NOOR.

 

 

"Proyector". 2012, Mike Osborne.

 

 

"Paraíso ahora 18". 2008, Peter Bialobrezki.

 

En marzo de 2015, el inversor billonario Paul Tudor Jones II declaró publicamente que la brecha en el bienestar no podría persistir, que se cerraría. En la historia siempre pasa así. Típicamente pasa en alguna de estas tres formas: a través de la revolución, de impuestos más altos o con guerras. Así que, ¿cuál será?

 

Reflection, el nuevo álbum de Brian Eno que transforma tu espacio en una reflexiva guarida

Arte

Por: Javier Barros Del Villar - 01/16/2017

Difícil recibir una mejor invitación a reflexionar que este disco; valdría la pena aprovecharla

No siempre buscamos aquello que necesitamos. Hoy la atención colectiva está puesta en encabezados llamativos, lugares de moda, experiencias extasiantes o discursos vistosos. Hoy, buscamos sepultarnos en estímulos, de preferencia llamativos, y entregarnos al espectáculo de la sobreinformación y la hiperconectividad. Pero quizá lo que necesitamos sea precisamente lo opuesto.   

Recibir en estos momentos una invitación a reflexionar resulta un tanto desconcertante y podría de manera consciente o inconsciente detonar preguntas como ¿dónde están el estatus o el voyeur en esta experiencia?, ¿quién me va a decir qué hacer de forma sintética y digerida para superarme y "vivir mejor"?, ¿cuántos seguidores o likes voy a obtener si reflexiono?, ¿voy a tener un orgasmo tántrico?  

Reflection (2017) es el nuevo álbum de Brian Eno. Es un fruto más de ese campo ambiental que durante medio siglo ha cultivado este músico británico, "la pieza más reciente de una larga serie" que incluye álbumes como Discreet Music (1975), Thursday Afternoon (1985), Neroli (1993) y Lux (2012); es un rito dedicado a las profundidades del ambient, ese género que en su estado prístino toma sutilmente el espacio para transformarlo en una reflexiva guarida. Y es que con esta obra Eno no sólo conjura la esencia de la música ambiental, también actúa como agent provocateur para fomentar el pensamiento meditativo:

Se llama así por que me doy cuenta que me lleva a pensar las cosas otra vez. Me lleva a repasarlas. Al parecer crea un espacio psicológico que incita una conversación interna. 

Incitar hoy a la reflexión es un acto contracultural y a la vez una muestra de cariño por nuestra especie. Justo ahora que la resaca de nuestro estilo de vida de las últimas décadas aprieta con más y más fuerza, pareciera que no hay llamado más pertinente o generoso que este –una calma dosis de urgente atemporalidad.  

Ya en un plano más estructural, y ahondando en el proceso creativo que enmarca a Reflection, nos encontramos una vez más con la genialidad experimental de Eno, que esta vez aborda con más claridad que nunca su concepto de música generativa. Explicado de forma simplificada, se trata de composiciones musicales que "se crean a sí mismas" luego de que el músico define una serie de sonidos y una serie de reglas probabilísticas que acotarán la interacción entre éstos. Luego los dejas libres, y simplemente vas ajustando ambas variables, sonidos y reglas, hasta obtener algo que te gusta. El punto es que la pieza se desdoblará de distinta forma cada vez que la toques, por lo que las versiones resultantes pueden ser casi infinitas.

Es el más reciente de mis experimentos de ambient, y representa el más sofisticado hasta ahora. Mi intención original con la música ambient era crear música infinita, música que permanecería ahí mientras tú quisieras que estuviese. También quería que la música se desdoblara de diferente manera todo el tiempo.  

Comenzar el año con una cátedra activa de ambient y a la vez atendiendo la invitación a procurar momentos de reflexión es un obsequio precioso. Sólo resta recibirlo, ponerle play y abismarse plácidamente. 

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis