*

X
Hermosas fotos panorámicas del inusual fenómeno que aconteció en uno de los desiertos más grandes del mundo

Una de las imágenes más extrañas con las que podemos tropezar es un desierto nevado. Tal fue el caso del desierto del Sahara, que a finales del pasado diciembre amaneció con una sorpresa blanca para los habitantes de la ciudad de Ain Sefra.

Algunas fotografías tomadas por Karim Bouchetata circularon por Internet mostrando el curioso fenómeno. Él cuenta que “todos estaban muy sorprendidos de ver nieve cayendo en el desierto, es un acontecimiento muy raro”.

La última ocasión en que sucedió esto fue hace más de 38 años, cuando una nevada se precipitó sobre las montañas Atlas en el límite norte del Sahara en 1979. La ubicación única de esta ciudad permite que suceda este acontecimiento pues, a pesar de tratarse de uno de los lugares más calientes del mundo, el frío no es un visitante del todo extraño. Su cercanía con estos cuerpos montañosos, la altura y latitud del lugar mantienen las condiciones para que esto ocurra (aunque sea poco frecuente).

A continuación dejamos algunas fotos del fenómeno, la última es una vista satelital tomada por la NASA.

 

 

 

 

 

 

 

 

Registran la ola más alta jamás captada de la historia: 19 metros

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/05/2017

El gigante de agua fue captado entre la costa de Reino Unido e Islandia, y es hasta ahora la ola más alta que se haya registrado

Las olas son seres que a lo largo de la historia han embelesado a los hombres. Su ritmo, sonido, forma y, quizá en especial, su fuerza, son los ingredientes que les han valido un lugar especial en nuestro imaginario. Pero, ¿te imaginas enfrentar una ola de 19m de altura?

Recién se confirmó que una ola captada en las aguas del Atlántico Norte, en algún punto entre las costas británica e islandesa, alcanzó tal altura. Esto la coloca como la ola más alta jamás registrada. Lo anterior fue anunciado por la World Meteorological Organization y este "ejemplar" superó el récord de su antecesor, 18.2m, que pertenecía a otra ola de las mismas aguas.

Existe algo de polémica ya que anteriormente se habían reportado olas de 29 y 23.4m, pero ninguna de ellas fue medida con los métodos que avala la WMO. Independientemente de esto, siquiera concebir una ola de 19m es ya un ejercicio vertiginoso. 

Cabe señalar que la imagen no fue captada por un ser humano sino por una boya meteorológica y, de hecho, en la imagen no se aprecia una ola con la espectacularidad a la que estamos acostumbrados sino una inconmensurable y preciosa abstracción azul grisácea.