*

X

¿Sabías qué las mujeres se distraen más después de fumar marihuana?

Salud

Por: pijamasurf - 12/19/2016

Al parecer, las consecuencias negativas a nivel cognitiva por uso frecuente de cannabis son mayores en mujeres que en hombres.

El consumo habitual de cannabis arroja un amplio espectro de consecuencias, algunas buenas otras no tanto. Lo anterior está documentado en incontables estudios que se utilizan para argumentar a favor o en contra del uso de esta planta. Sin embargo, un estudio reciente, publicado en Experimental and Clinical Psychopharmacology, sugiere que los efectos a mediano plazo de este hábito varían entre hombres y mujeres. 

De acuerdo con esta investigación realizada en Australia, el uso frecuente de marihuana causa entre las mujeres un mayor desorden en la capacidad de atención que la que también se registra entre hombres. Es decir, las consumidoras tienden a experimentar mayor dificultad en discernir información irrelevante de la relevante, provista por el entorno, y por lo tanto muestran un deficit de atención mucho mayor. 

En palabras de Lucy Arbertella, de la Universidad de New South Wales, y quien encabezó el estudio, lo que ocurre es:

Detectamos que las mujeres que utilizan cannabis con frecuencia denotaron un deficit significativo de inhibición de la atención, esto en comparación con hombres también consumidores frecuentes o con usuarios de ambos sexos menos habituales. 

Al parecer el cerebro femenino es más sensible a los efectos neurológicos de la marihuana, algo que quizá debieran tomar en cuenta antes de sumergirse en el mantra del thc, ya que si bien esta planta arroja múltiples bondades, lo cierto es que también puede jugarnos, al menos a nivel cognitiva, en contra. A fin de cuentas se trata, como cada decisión de la vida, de ponerlo en la balanza.  

 

¿Qué ves aquí? Estas son las imágenes originales del test de Rorschach de 1921

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/19/2016

Un breve recorrido por el trabajo del psicólogo y psiquiatra suizo, creador de uno de los cuestionarios psicológicos más famosos

via GIPHY

 

El pequeño Hermann Rorschach jamás imaginó que su temprana afición por las klecksografías –manchas con proporciones simétricas que se forman al doblar un papel con gotas de tinta– lo llevaría a formar parte esencial de la historia de la psicología moderna, pese a su temprana muerte a los 37 años.

En la escuela se ganó el apodo de Klecks, en suizo "tinta", debido a su fijación por las ilustraciones obtenidas con el método inventado por el poeta y médico alemán Justinus Kerner. Su padre, un maestro de arte, lo animaba a que se expresara. Esto explica sus inclinaciones artísticas, mismas que no abandonaría incluso después de comenzar su carrera como médico.

Cualquier parecido con Brad Pitt es mera coincidencia.

Igual que otros psicólogos como Carl Jung, que utilizaba la asociación de palabras, o Alfred Binet y Szyman Hets, que también usaron las manchas de tinta para medir la imaginación o explorar las fantasías de sus pacientes, Rorscharch creó en 1921 un test basado en la interpretación de manchas de tinta para detectar la esquizofrenia.

El test se basa principalmente en la apofenia, es decir, la tendencia humana de ver patrones y significados ocultos en información aleatoria e insignificante.

Este test no sería ampliamente utilizado hasta que Samuel Beck y Bruno Klopfer lo adaptaron, en la década de los 30, para usarlo como método de evaluación de la personalidad. Desde entonces, miles de psicólogos utilizan la prueba para analizar las áreas de tinta en donde se concentran sus pacientes y el tipo de asociaciones que hacen con las figuras para comprender un poco más sobre ellos.

Lo irónico es que el propio Rorschach se mostraba escéptico sobre la efectividad de la pueba para evaluar la personalidad de los individuos. Abajo te mostramos las imágenes originales de su test, ¿qué ves en las manchas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabe destacar que esta prueba ya no cuenta con reconocimiento o validez clínicos frente a gran parte de la comunidad psicológica. Si alcanzaste a ver cosas perturbadoras y actos innombrables puede que no sea ni tan raro ni tan malo.