*

X

¿Por qué las personas inteligentes disfrutan tanto estar a solas? La psicología evolutiva tiene una hipótesis

Salud

Por: pijamasurf - 12/14/2016

Que muchas veces los genios prefieran la soledad parece ser consecuencia de una adaptación evolutiva

Posiblemente, para muchos de nosotros la imagen del genio solitario es conocida. De Fausto a Sherlock Holmes, de Thoreau a Tesla, entre varios otros, la literatura, el cine, la filosofía y la ciencia abundan en ejemplos ficticios y reales de personas sumamente inteligentes que tienen también el rasgo compartido de la soledad, una suerte de aislamiento que contrario a lo que podríamos creer y según enseñan sus historias de vida, es voluntario e incluso placentero, como si únicamente a solas se se encontrara eso necesario para gestar grandes obras.

La explicación a este fenómeno no es sencilla y seguramente ni siquiera obedece a un solo factor, pero hace unos días, los investigadores Norman Li y Satoshi Kanazawa publicaron en el British Journal of Psychology los resultados de un estudio en el que, desde la perspectiva de la psicología evolucionista, exploraron la relación entre inteligencia y soledad.

Li y Kanazawa se apoyaron en la “teoría de la felicidad de la sabana”, la cual remonta el origen de la sensación de satisfacción por la vida al período del pleistoceno (que comenzó hace 2.6 millones de años y terminó cerca del año 10,000 antes de nuestra era), en la cual nuestros ancestros más directos fueron el Homo habilis, el Homo erectus, el Homo neanderthalensis y, hacia el final, el Homo sapiens. Según esta teoría, el cerebro humano evolucionó durante este período para heredar las reacciones que nuestros antepasados tuvieron ante ciertos sucesos de su vida, lo cual si bien supuso una ventaja, también derivó en cierta dificultad para entender a cabalidad su propio presente. En ese sentido, la satisfacción por la vida es el resultado de una combinación entre dicha herencia y la posibilidad de comprender el momento actual que vive el individuo.

Partiendo de esta premisa, los investigadores analizaron información de 15 mil 197 jóvenes de 18 a 28 años, recabada en el National Longitudinal Study of Adolescent Health de Estados Unidos. En especial, los psicólogos reunieron estadísticas concernientes a inteligencia, salud, bienestar y satisfacción.

Entre las primeras observaciones Li y Kanazawa notaron que, en general, encontrarse en medio de grandes concentraciones de personas conducía a sentimientos de infelicidad pero, en contraste, socializar con algunos pocos amigos despertaba emociones satisfactorias.

Sin embargo, para este último fenómeno había una excepción: una minoría para la cual socializar, incluso con amigos, era causa de infelicidad. Coincidentemente, estos mismos individuos eran según la data más inteligentes que el promedio de la población.

De acuerdo con los investigadores estas personas se distinguen del resto porque, por su misma inteligencia, tienden a hacer cosas “fuera de lo natural”, lo cual, en este caso y bajo la “teoría de la felicidad de la sabana”, significa que buscan hacer lo que sus ancestros no hicieron. No socializar, por ejemplo, o no encontrar felicidad en el contacto con amigos.

Si esto es sostenible o no, lo dejamos a consideración de nuestros lectores. Pero igualmente insistimos en los muchos ejemplos en la historia de las disciplinas creativas que parecen probarlo.

 

También en Pijama Surf: Sobre los beneficios probados de la soledad

La tercera entrega de la columna Consexos y sexcretos: la historia del condón merece leerse.

Historias y cuentos…

El origen de la palabra “condón” es tan misterioso como el invento de la magnífica prenda que designa. Pudiera derivar del latín condus, que significa receptáculo, pero fuentes fidedignas señalan que el condón lleva este nombre en honor al doctor Condom, médico real, quien diseñó un artefacto de tela fina -su tocayo- para envolver y restringir las emisiones del pene travieso de su alteza, el disipado rey Carlos II de Inglaterra, monarca adicto a la cópula diversificada, quien por razones más políticas y pragmáticas que humanitarias, se resistía a llenar las calles de Londres con bastardos de la semilla real.

Condom fue doctor, mas no inventor: el condón es más antiguo que el médico inglés que lleva su nombre… su uso es tan viejo como el conocimiento de que el sexo es el mecanismo de reproducción de las especies.

Ya los egipcios, desde hace 3 mil años usaban tramos de tripa animal, anudados en la punta, “donados” por camellos, peces y otros animales, con el propósito de disfrutar del polvito del desierto sin riesgo de embarazarse.

En las cuevas de Combarelles, Francia, se hallaron pinturas rupestres, obra de artistas que vivieron entre los siglos I a. C. y II d. C., o antes, las cuales muestran un pene “bien parado y trajeado”, listo para entrar en acción en acogedoras y cálidas cavernas humanas.

Sin duda, como método anticonceptivo el condón es el precursor y a lo largo de la historia se ha significado como gran favorito de las prima donnas.  El célebre Casanova, famoso conquistador de pubis angelicales en el siglo XVIII-XIX, aunque al principio se mostró renuente, reconoció en sus memorias que usaba condones de seda para no adquirir compromisos con damas comprometidas, ni pleitos por cuestiones de paternidad con maridos o consortes celosos.

Pero el Casanova original y otros Donjuanes que heredaron su vocación y apellido, han sido conscientes, desde el Renacimiento, del papel protector del impermeable para pene, no sólo contra maridos, sino también contra las no menos peligrosas infecciones. El propio doctor Condom ya mencionado, lo repartió a soldados para que no contrajeran el entonces mal llamado “mal francés”, la sífilis. 

En efecto, en el siglo XVI el gran médico Falopio -el mismo que le da nombre a las trompas femeninas que conectan los ovarios con el útero- demostró que al usar protección vergadera se reducía de manera importante el contagio de la sífilis, maldición infecciosa mortífera que asolaba a la Europa amorosa renacentista.

El Doc Falopio siguió de cerca la vida sexual de mil 100 varones, usuarios consuetudinarios del condón, durante varios años, y reportó que ninguno de ellos adquirió sífilis, por cierto, enfermedad no nativa de Francia, sino importada de América por los conquistadores e incurable en aquel entonces.

Esta venturosa noticia científica, junto con el afán de controlar la natalidad indeseable de manera eficaz, trajeron consigo el boom del preservativo a partir de 1700, generalizándose su uso y mejorando sustancialmente su fabricación a partir de textiles diversos y otros materiales.  La incidencia de la sífilis se redujo sustancialmente en todo el planeta.

En 1843 Goodyear y Hancock vulcanizaron el caucho y lograron refinar el hule hasta volverlo elástico. Se fabricaron a partir de ese momento llantas y también protectores para diferentes partes del cuerpo, de distintos grosores. Muy burdos, a qué más que la verdad. Ahí comenzó el mito de que “coger con condón es como fajar con guantes”. La investigación para perfeccionar el condón no se detuvo, aunque tardó casi 1 siglo en fructificar.

En 1930 se desarrolló el látex, una variedad de plástico líquido que al enfriarse resiste estiramientos de hasta ocho veces su tamaño sin romperse y que a la fecha es el principal material para la fabricación de condones, guantes quirúrgicos que respetan la sensibilidad táctil, y otros objetos. El preservativo se adelgazó para que en las relaciones entre heterosexuales engordara el placer, no la mujer.

A partir de la década de 1990, el posmodernismo liberaloide y las citas por Internet, entre otros factores, trajeron consigo la propagación de enfermedades venéreas desde peligrosas hasta letales: gonorrea, condiloma, sífilis, clamidiasis, micosis como la candidiasis, y los temidos y ultrarresistentes virus: el virus de la inmunodeficiencia humana VIH, el herpes genital y el papiloma humano VPH.

Este peligroso panorama venéreo hizo que las recomendaciones para el uso del condón se incrementaran y que los fabricantes se esmeraran en el perfeccionamiento del producto, para quitarle el apelativo de “matapasiones”. 

Los estudios demuestran que la protección que brinda el condón para el SIDA alcanza el 85%, para el papiloma, 70% y para las infecciones bacterianas más comunes, más de 90%. Vale la pena ¿verdad?

En la actualidad, si bien el látex sigue siendo el producto más socorrido como materia prima de condones, han aparecido fundas genitales de poliuretano, cuyo entramado molecular estrecho, al parecer no lo atraviesan los virus, y también hay preservativos de piel de cordero, que son bastante costosos, odiosos para veganos y similares, y que carecen de ventajas prácticas sobre el condón normal. Si acaso serán útiles para personas alérgicas al látex, que son muy pocas, pues se trata de un material hipoalergénico. 

El condón defiende a la pareja sexual de bichos y preñeces no deseadas; es un producto bastante accesible y noble. Es de bajo riesgo, lo peor que puede pasar es que se quede atorado por retirarse a destiempo, o que se rompa.

Hay variedades de preservativos para todos los gustos: ultrasensibles, de colores y sabores…En alguna época se fabricaron condones de cuero y hasta de marfil (en Japón). También hay condones femeninos, pero su uso no está tan difundido, porque son menos prácticos. ¿Te látex?

 

Consexo:

Mujer: La pena estorba a la felicidad mucho más que un condoncito en la bolsa. Si tu pareja piensa mal de ti porque tú lo traes, y te dice que sólo una nalgapronta compra condones, o que no confías en él, que si piensas que no se baña, o que anda de pitoflojo, y demás ideas retrógradas de macho imbécil, hazle ver que el sexo es responsabilidad de ambas partes, y que a él, como caballero y usuario, le toca comprar los globitos la próxima vez. Así demostrará que te quiere de veras y no sólo de rodillas y empinada. Protégete, protéjanse. Y como dijo una chica muy sabia: Más vale prevenir que abortar.

Además, como ya leíste, el condón es tu aliado y te defiende de las enfermedades venéreas, que son peligrosas y demasiado frecuentes por precipitación o desenfado. Por ejemplo, el virus del papiloma humano, gran amigo de la promiscuidad, anda por todas partes, habita en casi el 25% de las partes nobles de las personas de cualquier preferencia sexual a nivel mundial y aumenta en gran porcentaje la probabilidad de padecer cáncer de matriz o del pene.

Y el nefasto VPH puede aparecer de manera repentina, en plena cópula. Así aprovecha para propagarse. Y aunque parezca mentira, hay evidencia de que las personas infectadas por enfermedades “secretas” resultan más apetecibles como manjares sexuales para los demás, por razones misteriosas. Así cundió la sífilis hace unos siglos y posiblemente también el VIH y sus primos Herpes y VPH, en las últimas décadas del siglo XX. 

 

Conclusión: El condón es un auténtico ángel de la guarda. Si quiere echar un polvo o un palo aventurero, pónganse la gabardina, para protegerse de una posible tormenta de consecuencias escalofriantes y pendencieras, no aptas para menores ni para quienes apuestan por la libertad. 

 

Varón: prepárate y presérvate para la aventura. Si estás en algún affair, aventura de Internet, acostón, o desliz amoroso extramarital, en aras del respeto y la higiene, disfruta a gusto, usen preservativo. Si ganó la sorpresa y no hay condones a mano, es posible gozar del sexo sin penetración vaginal, e incluso conteniendo la eyaculación o regando la semilla en otros territorios.

Si eres tan alivianado como presumes en tus chateos y chaqueteos, suelta el orgullo que traes colgando entre las piernas. Cuando tu novia compró los globos de la guarda, dale las gracias y contágiate de conciencia social… paga tú el cuarto. Hay que ser equitativos…