*

X

Estas fotografías de la dinastía Qing nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 12/16/2016

Este testimonio visual de la última dinastía china nos invita a reflexionar sobre el poder del arte

La dinastía Qing, también conocida como dinastía manchú, fue la última dinastía imperial china y tuvo su capital en Pekín, ahora Beijing, hasta la abdicación de su último emperador en el año 1912. Un catálogo de imágenes de increíble valor histórico sobre esa época sobrevive hasta nuestros días gracias a Thomas Child, un ingeniero inglés que fue contratado por el Servicio Imperial de Aduana Marítima para trabajar en Pekín cuando tenía 29 años. Child no realizó el viaje solo, ya que llevó su cámara consigo, de tal manera que durante las siguientes 2 décadas tomó aproximadamente 200 fotografías que ahora nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia. 

 

Algunas de estas imágenes muestran una boda y los preparativos, otras son de ejemplos de arquitectura, incluyendo imponentes pagodas y la legendaria Muralla China. También, en ellas podemos observar el rostro de algún monje budista y su discípulo frente a un altar a Manjushri, así como una panorámica del más importante canal de Pekín lleno de botes y una misteriosa visión de la Ciudad Prohibida. La reflexiva belleza de estas raras imágenes inevitablemente nos invita a pensar en las palabras de Ansel Adams: 

 

La fotografía es algo más que un medio para comunicar ideas. Es un arte creativo. 

 

 

 

 

 

 

La inesperada belleza del vidrio roto (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 12/16/2016

Estos paisajes multicoloridos proyectan una agradable sensación de fantasía (con un ligero toque distópico)

Cuando se trata de objetos, el vidrio tiene un lugar especial. El hecho de ser traslucido, de acceder a la posibilidad multicolorida y de formar parte de nuestra cotidianidad desde tiempos remotos, hacen de él un insumo por lo menos apreciable. Ahora, cuando el vidrio se rompe adquiere un potencial metafórico bastante privilegiado. El abismo emocional o el quebranto físico son sólo algunos de los complejos estados que bien pudiesen ser representados por un montón de vidrio roto. 

Y para los que apreciamos estas porciones de materia resulta que en Yeruham, Israel, yace un paraíso de vidrio roto. Se trata de una fábrica de vidrio en donde diariamente son producidos millones de botellas, de las cuales alrededor de 300 mil presentan defectos. Éstas son automáticamente rotas y apiladas en gigantescos montículos para luego ser recicladas y con el mismo material producir nuevos envases. El punto es que mientras eso ocurre se forman fastuosos paisajes policromáticos, que tienen algo deliciosamente fantástico. 

Son precisamente estos paisajes los que el fotógrafo israelí Oded Balilty capturó alguna vez en esos parajes y que hoy podemos disfrutar: