*

X

El color del erotismo: Jan Saudek (FOTOS)

Arte

Por: Kin Navarro - 12/28/2016

Breve pero sustanciosa muestra del trabajo del excelente artista checo

El fotógrafo checo Jan Saudek pasó parte de su infancia recluido junto a su hermano en un campo de concentración nazi. Al salir le fue regalada una cámara, con la que comenzaría una extraordinaria carrera fotográfica.

Desde el comienzo su estilo resultaría polémico e innovador: su técnica de fotografías pintadas a mano, la peculiar paleta de colores que suele utilizar y un marcado contraste hacen de su obra una icónica exploración.

Durante décadas trabajó bajo el gobierno socialista en una imprenta, utilizando la fotografía como medio de expresión y escape. Largamente perseguido por sus extrañas fijaciones, Saudek se vio forzado a trabajar clandestinamente en un sótano para lograr sus fotografías. En 1984 sus archivos de negativos serían confiscados por la policía sólo para serle devueltos poco después junto al premio Artis Bohemiae Amicis, distinción que se hace a los grandes contribuyentes a la cultura checa como Milan Kundera.

Aunque sus temáticas son variadas, una de las líneas que ha cruzado toda su obra ha sido el erotismo: la exploración multisensorial, conceptual del cuerpo humano y su impulso sensual. En sus fotos se dan cita toda clase de cuerpos y prácticas. Las líneas entre edad y género son borradas. Las posturas, mostradas sin pudor, dan cuenta de la mística corporal que se forma a partir de la autoexploración y el diálogo entre modelos y cámara.

A lo largo de más de 5 décadas este gran fotógrafo, reconocido dentro y fuera de su país, ha alcanzado la genialidad plástica realizando alegorías sobre la soledad, los sueños, la justicia y el poder.

Aquí te presentamos una breve selección de algunos de sus trabajos, a modo de invitación para continuar explorando su obra:

A little golden cloud spent the nigth on the bossom of a giant cliff, 1985.

 

Pavla posses for the first and the last time, 1978.

 

Parabellum 9mm, 1983.

 

Dancers, 1984.

 

End of the story, 1976.

 

Oh, those fabulous F. Sisters, 1983.

 

Brothers, 1986.

 

A white blonde woman, 1985.

 

Nigthmare, 1983.

 

Strange love, 2000.

 

It touches my very soul, 1985.

 

Heavy Metal, 1982.

 

Pornographer, 1991.

 

Elne Tanzerine, 2003.

 

The holy matrimony, 1987.

 

The knife, 1987.

 

Victory on the sea, 1993.

 

The Saint, 1992.

 

The Lovers, 1987.

 

Ida with some hands, 1988.

 

The Kitsch, 1985.

Te podría interesar:

VIDEO: Ingeniero y artista crea fantásticas esculturas que pueden moverse durante horas

Arte

Por: pijamasurf - 12/28/2016

Estas piezas nos muestran la delicada unión de la mecánica y la estética

David C. Roy, carpintero y artista, ha logrado crear esculturas capaces de movimiento, ya que realmente se trata de estructuras con complejos funcionamientos mecánicos, por lo cual algo tan sencillo como un poco de viento pueden hacerlas funcionar de 5 a 40 horas. Estas exquisitas esculturas son el resultado del interés de Roy en la mecánica del movimiento, debido a su formación como físico e ingeniero. Su padre, que trabajó con motores de jets, le compartió el interés por la carrera espacial, así que Roy estudió ingeniería con el sueño de volverse inventor, aunque finalmente se cambió a la Facultad de Física de la Universidad de Boston. 

 

Gracias a un amigo suyo que estudiaba diseño, Roy se interesó en crear  arte pues, en sus palabras: 

Lo vi como otro tipo de resolución creativa de problemas, no es tan diferente a la física avanzada, pero tiene una meta totalmente diferente. 

 

Además ha afirmado que aun hoy en día, desde su punto de vista, la ciencia y el arte tiene relaciones cercanas. Así fue como se encaminó en el aprendizaje de la carpintería y logró crear estas estructuras que inevitablemente nos recuerdan la hipnotizante exactitud de los mecanismos de un reloj. Esto se debe a que Roy se basó en mecanismos similares a los de estos artilugios medidores de tiempo, pero admite que tienen la suficiente exactitud como para dividir el tiempo. 

 

Sin embargo, las fascinantes esculturas de Roy son perfectamente aptas para atraer nuestra atención al equilibrio natural que nos rodea, e inspirarnos para balancear nuestra mente y emociones de igual manera, pues es fácil pasar horas y horas en la contemplación de estas estructuras y su movimiento. Puede ser que esto se deba a que, según el escultor a cargo de su creación: 

Parte de aprender a hacer arte es aprender a ver en imágenes.