*

X

6 personas con poderes sorprendentes que han desconcertado a los científicos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/16/2016

Las capacidades de estos individuos parecen indicar que hay mucho más potencial en los humanos de lo que llegamos a imaginar

Una de las ambiciones más recurrentes de la psique humana es superar lo que percibe como sus propios límites, ya sean físicos o mentales, de tal manera que dentro de la literatura de ficción han surgido una serie de superhéroes, seres que trascienden estas barreras a través de diferentes dones, habilidades o poderes. Algunos de ellos son el resultado de experimentos clasificados, otros son humanos que han desarrollado mutaciones, algunos más provienen de líneas del tiempo distintas y otros incluso de diferentes planetas. En todo caso, estos seres son el reflejo del deseo de imaginar numerosas posibilidades y todo lo que podríamos hacer si tuviéramos acceso a poderes que parecen inalcanzables para el ser humano común y corriente. Estos son algunos humanos con habilidades extraordinarias que habitan en el mundo actual: 

 

1. Daniel Tammet

Hace una docena de años Tammet se presentó en  el Museo de Historia Científica de la Universidad de Oxford y logró recitar los decimales de la constante de pi durante 5 horas y 9 minutos sin un solo error. Esto quiere decir que calculó de memoria más de 22 mil decimales, rompiendo un récord europeo. Su brillantez se atribuye al síndrome del savant que le permite realizar numerosas tareas mentales complejas que requieren niveles profundos de concentración, los cuales no son accesibles para alguien con un funcionamiento mental ordinario. De acuerdo con Tammet, la experiencia de un savant tiene que ver con una forma de pensar llena de asociaciones complejas que da fruto a un mundo interior sumamente rico e imaginativo. 

 

2. Ingo Swann 

La visión remota es la habilidad de describir lugares remotos sin moverse un solo centímetro. Puede sonar a ciencia ficción, pero la visión remota ha sido estudiada por la CIA, la NSA y la Universidad de Stanford. Además, no es la única habilidad “paranormal” que ha capturado la atención de estas agencias de inteligencia. Tampoco son estas agencias las únicas interesadas en trabajar con psíquicos para  probar los alcances de la visión remota y decodificar su funcionamiento; también los gobiernos de China y Rusia se han interesado en esto. Asimismo, según Russell Targ, un físico involucrado con las investigaciones de Stanford, es posible enseñar a cualquier persona a acceder o desarrollar su capacidad inherente para la visión remota, aunque ciertamente algunos individuos tienen habilidades especiales para visualizar lugares y objetos remotos. Entre ellos está Ingo Swann, que logró describir un anillo alrededor de Júpiter que los científicos ignoraban y quien también trabajó con Targ. 

 

3. Stephen Wiltshire

Nació en Londres en 1974 y fue diagnosticado con autismo cuando tenía 3 años. Sin embargo, su capacidad para observar brevemente un paisaje y reproducirlo con gran exactitud y detalle lo ha llevado a recibir numerosos premios. Sus obras han sido expuestas en diversas galerías del mundo y su talento ha ganado reconocimiento internacional. Witlshire parecería haber tenido una intuición sobre su futuro pues, de acuerdo con su familia, sus primeras palabras fueron “papel” y “lápiz”. 

 

 

4. Uri Geller

Otra de las habilidades paranormales que ha llamado la atención de científicos militares es la psicoquinesis o la posibilidad de mover objetos con la mente. El ingeniero aeroespacial Jack Houck y el coronel J. B. Alexander fueron dos de los responsables detrás de una serie de sesiones y experimentos para investigar la psicoquinesis. En estas sesiones los participantes fueron instruidos para utilizar la psicoquinesis con varios objetos de metal y algunos fueron capaces de doblarlos por completo. Al parecer uno de estos individuos fue Uri Geller, un ilusionista israelí que mientras daba una charla en el Capitolio de Estados Unidos dobló una cuchara sin aplicarle ninguna fuerza directa. 

 

 

5. Wim Hof, también conocido como “The Iceman”

Este hombre se ganó el mote de “Iceman” cuando permaneció sumergido en hielo durante casi 2 horas sin que cambiara la temperatura central de su cuerpo. Además, llevó esto un paso adelante al subir el Monte Everest vistiendo únicamente unos shorts y sin mostrar signos de mal de altura. Por otro lado, realizó  un maratón en el desierto sin agua y probó en un laboratorio su habilidad para influenciar de manera consciente su sistema nervioso autónomo. Hof afirma que otros seres humanos pueden desarrollar las mismas habilidades siguiendo su método, que enseña a través de talleres. 

 

6. Chulin Sun

Esta mujer es una practicante de waiqi, un tipo de qigong que enseña a quien lo practica a controlar a través de su mente la energía vital o qi, de tal manera que Chulin Sun puede inducir a una planta a crecer tallos y raíces de hasta 20cm usando la energía del qi, que proyecta con su mente. Según un estudio publicado en el American Journal of Chinese Medicine, las habilidades de esta mujer fueron probadas en siete experimentos de germinación, de los cuales cinco fueron exitosos. 

Por qué la concentración relajada es la base para cualquier práctica, física o espiritual

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 12/16/2016

Sobre el cultivo de la concentración relajada o la calma energética

Un estado de concentración relajada o de calma energética puede parecer una contradicción para algunas personas inmersas en una mentalidad que condena la quietud y que considera que lo importante es la acción en su presentación externa. Sin embargo, la unión entre el control de la atención y la relajación o la estabilidad sin tensión es algo que se ha practicado por milenios entre las diversas tradiciones filosóficas y religiosas orientales. Es de hecho la base del samadhi y del shamatha, la técnica de pacificar la mente sin caer en la lasitud o en el letargo. 

El maestro de meditación Alan Wallace argumenta que es evidente que, ya sea que se vaya a practicar una disciplina atlética, como puede ser jugar un partido de tenis, o se vaya a meditar es siempre mejor un estado mental relajado, estable y claro a uno tenso, agitado y opaco. Es difícil pensar en algo, en cualquier tipo de disciplina, donde sea mejor estar tenso, agitado y opaco que relajado, estable y claro; es por ello que es importante cultivar una relajación sin perder la concentración o la claridad. Esto es esencialmente lo que enseña la meditación budista shamatha, dirigir la mente unipuntualmente sin caer en la lasitud ni en la agitación, el punto medio desde donde todo es más fácil.

Hay una famosa historia del budismo theravada, en la que un monje llamado Shrona se acercó al Buda a preguntarle por su practica de meditación --Shrona generalmente estaba o muy tenso o muy relajado. El Buda le dijo: "Cuando eras laico, tocabas muy bien la vina, ¿o no?". [La vina es un instrumento musical más o menos similar a la guitarra]. "Así es, tocaba muy bien", contestó Shrona. "¿Cómo sonaba mejor tu vina, cuando las cuerdas estaban muy sueltas o muy apretadas?"; "Sonaba mejor cuando no estaban ni muy sueltas ni muy apretadas". "Es igual con la mente", le dijo el Buda. Después de eso Shrona logró cultivar la mente con la meditación.

Patrul Rinpoche, uno de los grandes maestros de la tradición nyingma del budismo tibetano, en su clásico Palabras de mi perfecto maestro escribe: "No dejes que tu mente esté demasiado tensa o demasiado intensamente concentrada; deja que tus sentidos estén naturalmente tranquilos, en balance entre la tensión y la relajación". Y cita a Machid Ladbrön: "Mantente firmemente concentrado, suelto y relajado: este es un punto esencial para la Visión". Esto significa que para poder lograr la perspectiva correcta, la visión del dharma, es necesario este estado de relajación concentrada, de otra manera nuestra mente se ve oscurecida y no podemos acceder a la sabiduría. 

En el tantrismo también se enseña que este estado de relajación concentrada o calma energética es lo que permite que fluya la energía por el cuerpo y purifique el organismo. El traductor Kennard Lipman, en su introducción al texto Khandro Nyingtik de Padmasambhava, escribe:

La oscilación natural de la energía humana entre el cielo y la tierra, del ascenso y el descenso, entre la base de la columna y la corona. Esta oscilación bioenergética es básica para toda la vida, para todas nuestras experiencias, ya sean perceptuales, emocionales o intelectuales… Estos textos enseñan que la clave para la felicidad relativa y última es una forma de tensión relajada, algo que un psicólogo moderno ha llamado ‘energía calmada’… Si hay demasiada tensión, la energía que produce la polaridad se rompe prematuramente. Si no hay suficiente, la energía no se puede desarrollar. En la sexualidad hay una danza de separación y unión, fuego y agua.

Así tenemos que en la sexualidad, como se práctica en los tantras internos, también este estado es la base de la práctica.

Por último, podemos comparar esta concentración relajada con el estado búdico, y es que la palabra buddha viene de la raíz bodh que significa despertar, pero que incluso conlleva ya un cierto estado de conciencia vigilante. Roberto Calasso, en su libro El ardor, sugiere que cultivar una atención despierta (lo que llama tapas o ardor) incluso antecede al Buda y es la esencia del pensamiento védico, el milieu en el cual surgió el budismo:

La primacía de despertar sobre cualquier otra actividad mental no es una innovación del Buda, quien simplemente ofreció una versión de esto que era a la vez radical y mayormente destructiva de lo que le antecedía. La preocupación sobre el despertar y su importancia siempre había estado presente en los textos védicos. 

[...] Simplemente estar despierto. Eso es lo que permite que cualquiera se vuelva “más divino, más calmado, más ardiente”, en otras palabras más rico en tapas. ¿Y acaso no fue el tapas lo que permitió que los dioses se convirtieran en dioses en un principio?… Todo puede ser trazado de regreso a esto. Y todo puede ser eliminado, excepto esto.