*

X

6 personas con poderes sorprendentes que han desconcertado a los científicos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/16/2016

Las capacidades de estos individuos parecen indicar que hay mucho más potencial en los humanos de lo que llegamos a imaginar

Una de las ambiciones más recurrentes de la psique humana es superar lo que percibe como sus propios límites, ya sean físicos o mentales, de tal manera que dentro de la literatura de ficción han surgido una serie de superhéroes, seres que trascienden estas barreras a través de diferentes dones, habilidades o poderes. Algunos de ellos son el resultado de experimentos clasificados, otros son humanos que han desarrollado mutaciones, algunos más provienen de líneas del tiempo distintas y otros incluso de diferentes planetas. En todo caso, estos seres son el reflejo del deseo de imaginar numerosas posibilidades y todo lo que podríamos hacer si tuviéramos acceso a poderes que parecen inalcanzables para el ser humano común y corriente. Estos son algunos humanos con habilidades extraordinarias que habitan en el mundo actual: 

 

1. Daniel Tammet

Hace una docena de años Tammet se presentó en  el Museo de Historia Científica de la Universidad de Oxford y logró recitar los decimales de la constante de pi durante 5 horas y 9 minutos sin un solo error. Esto quiere decir que calculó de memoria más de 22 mil decimales, rompiendo un récord europeo. Su brillantez se atribuye al síndrome del savant que le permite realizar numerosas tareas mentales complejas que requieren niveles profundos de concentración, los cuales no son accesibles para alguien con un funcionamiento mental ordinario. De acuerdo con Tammet, la experiencia de un savant tiene que ver con una forma de pensar llena de asociaciones complejas que da fruto a un mundo interior sumamente rico e imaginativo. 

 

2. Ingo Swann 

La visión remota es la habilidad de describir lugares remotos sin moverse un solo centímetro. Puede sonar a ciencia ficción, pero la visión remota ha sido estudiada por la CIA, la NSA y la Universidad de Stanford. Además, no es la única habilidad “paranormal” que ha capturado la atención de estas agencias de inteligencia. Tampoco son estas agencias las únicas interesadas en trabajar con psíquicos para  probar los alcances de la visión remota y decodificar su funcionamiento; también los gobiernos de China y Rusia se han interesado en esto. Asimismo, según Russell Targ, un físico involucrado con las investigaciones de Stanford, es posible enseñar a cualquier persona a acceder o desarrollar su capacidad inherente para la visión remota, aunque ciertamente algunos individuos tienen habilidades especiales para visualizar lugares y objetos remotos. Entre ellos está Ingo Swann, que logró describir un anillo alrededor de Júpiter que los científicos ignoraban y quien también trabajó con Targ. 

 

3. Stephen Wiltshire

Nació en Londres en 1974 y fue diagnosticado con autismo cuando tenía 3 años. Sin embargo, su capacidad para observar brevemente un paisaje y reproducirlo con gran exactitud y detalle lo ha llevado a recibir numerosos premios. Sus obras han sido expuestas en diversas galerías del mundo y su talento ha ganado reconocimiento internacional. Witlshire parecería haber tenido una intuición sobre su futuro pues, de acuerdo con su familia, sus primeras palabras fueron “papel” y “lápiz”. 

 

 

4. Uri Geller

Otra de las habilidades paranormales que ha llamado la atención de científicos militares es la psicoquinesis o la posibilidad de mover objetos con la mente. El ingeniero aeroespacial Jack Houck y el coronel J. B. Alexander fueron dos de los responsables detrás de una serie de sesiones y experimentos para investigar la psicoquinesis. En estas sesiones los participantes fueron instruidos para utilizar la psicoquinesis con varios objetos de metal y algunos fueron capaces de doblarlos por completo. Al parecer uno de estos individuos fue Uri Geller, un ilusionista israelí que mientras daba una charla en el Capitolio de Estados Unidos dobló una cuchara sin aplicarle ninguna fuerza directa. 

 

 

5. Wim Hof, también conocido como “The Iceman”

Este hombre se ganó el mote de “Iceman” cuando permaneció sumergido en hielo durante casi 2 horas sin que cambiara la temperatura central de su cuerpo. Además, llevó esto un paso adelante al subir el Monte Everest vistiendo únicamente unos shorts y sin mostrar signos de mal de altura. Por otro lado, realizó  un maratón en el desierto sin agua y probó en un laboratorio su habilidad para influenciar de manera consciente su sistema nervioso autónomo. Hof afirma que otros seres humanos pueden desarrollar las mismas habilidades siguiendo su método, que enseña a través de talleres. 

 

6. Chulin Sun

Esta mujer es una practicante de waiqi, un tipo de qigong que enseña a quien lo practica a controlar a través de su mente la energía vital o qi, de tal manera que Chulin Sun puede inducir a una planta a crecer tallos y raíces de hasta 20cm usando la energía del qi, que proyecta con su mente. Según un estudio publicado en el American Journal of Chinese Medicine, las habilidades de esta mujer fueron probadas en siete experimentos de germinación, de los cuales cinco fueron exitosos. 

Técnicas de concentración antes de quedarse dormido para generar la luz clara de los sueños.

Una importante práctica dentro del budismo tibetano es el yoga de los sueños, el cual consiste de una serie de técnicas cuya función es preparar para la muerte (o los estados intermedios), así como también descubrir la naturaleza de la mente. El budismo tibetano considera que tanto los fenómenos que ocurren en la vigilia como los que ocurren en el sueño están vacíos, esto es, no tienen una realidad inherente o independiente de nuestra propia mente. Así el  yoga de los sueños es un entrenamiento para reconocer que también la vigilia es como un sueño y así poder establecer un estado de conciencia continua --entre la vigilia y el sueño y entre la vida y la transferencia de la muerte.  

La práctica esencial que recomendamos aquí, la cual es común a diferentes escuelas del budismo, es realizar una visualización o una concentración en un punto del cuerpo antes de dormir. Esto nos prepara para cruzar el umbral de una manera más lúcida y serena.

El Dálai Lama en su libro Sleeping, Dreaming and Dying señala que es importante tener una dieta apropiada para nuestro metabolismo si queremos lograr cierta claridad onírica. En la medicina tibetana se habla de un metabolismo dominado por el viento, la bilis o el flema. Y en general se recomienda no comer mucho (entre monjes budistas se evita la cena). Esto es el preparativo que menciona el Dalái Lama, para luego dar la instrucción de llevar la atención a ciertos puntos del cuerpo que corresponden con centros energéticos una vez que nos preparamos para dormir. Las concentraciones se dividen en tres puntos, en el entrecejo, en la garganta y en la zona genital o umbilical: 

Antes de quedarte dormido, dirige tu atención al entrecejo. Pero, si tu sueño es demasiado ligero, esto puede actuar como un obstáculo en el logro de la práctica. Para mantener un sueño más profundo, debes de ingerir comida más pesada y antes de quedarte dormido debes de dirigir tu atención a tu centro energético vital a la altura del ombligo o de los genitales. Si tus sueños no son muy claros, al quedarte dormido dirige tu atención al centro de la garganta. 

Así tenemos tres puntos para los diferentes tipos de practicantes, los cuales pueden intercalasre para encontrar cuál nos funciona mejor. El Dálai Lama luego señala que es importante tratar de reconocer "el sueño como sueño", es decir hacerlo lúcido, lo cual es una práctica central del budismo tibetano. Una vez que se ha logrado reconocer el sueño como sueño, el yoga de los sueños instruye que se debe focalizar la atención en el centro del corazón del cuerpo onírico. Se lleva la energía al canal central y se puede entonces producir una experiencia de la luz clara en los sueños --la luz clara es la conciencia primordial no-dual, que constituye nuestra verdadera naturaleza.

El maestro de dzogchén Namkhai Norbu en el libro The Cycle of Day and Night recomienda una técnica similar: "Justo antes de quedarte dormido, visualiza una letra A o una esfera (thig-le, en tibetano) de cinco colores iridiscentes en el espacio entre tus cejas... Visualizamos esto en el entrecejo porque nos brinda automáticamente control de nuestras energías vitales o pranas". La visualización debe de hacerse de tal forma que no inhiba el sueño, pero que sí logre una visualización clara y brillante. El resultado de esto es que el practicante entrará en el sueño de una manera alerta y relajada, manteniendo su conciencia sin la contaminación de los pensamientos discursivos. Esto puede hacer que se integre un estado de presencia pura con el sueño, lo cual se llama la luz clara natural (rang-bhizin' od gsal, en tibetano) y significa que el practicante logra entrar al sueño en estado lúcido con la continuidad de su conciencia, lo cual le permite reconocer su propia condición original que es igual a la realidad o el dharmata.

Twitter del autor: @alepholo