*

X
Ciertas actividades estimulan tu mente de manera especial, logrando liberar tu potencial

Es interesante cómo solemos hablar mucho sobre ciertas prácticas, sistemas de alimentación y ejercicios que podemos adoptar para desarrollar nuestro máximo potencial a nivel físico. Sin embargo, cuando se trata de la mente, por lo general actuamos como si nuestras capacidades intelectuales estuvieran limitadas a lo que consideramos fruto de nuestra genética. de tal manera que lo mejor que podemos hacer es aceptar lo que tenemos. Claro que esto no es así; en realidad los descubrimientos de las últimas décadas en el área de la neurociencia han revelado la existencia de la neuroplasticidad, es decir la capacidad de nuestras neuronas para formar nuevas conexiones entre ellas permitiéndonos aprender cosas nuevas, pero también modificar la forma en la que usamos nuestro cerebro en general. Hay muchas formas de ejercitar el cerebro; estas son algunas de las actividades que pueden ayudarte a expresar el máximo potencial de tu mente: 

 

1. Leer

Leer sobre diferentes temas y desde diferentes perspectivas estimula la inteligencia, pero también reduce el estrés. Además los lectores experimentan muchas emociones y formas de ver el mundo, así que aprenden mucho más y con mayor facilidad. ya que unir la información a los sentimientos hace que la podamos recordar y usar con mayor facilidad posteriormente. 

 

2. Tocar un instrumento musical 

Nietzsche alguna vez dijo que “la vida sin música seria un error” y al parecer estaba en lo correcto, pues la música tiene un profundo efecto en el cerebro, ya que tiene la capacidad de invocar un abanico de emociones distintas, así como alcanzar o acceder a ciertos estados mentales. Además ha sido comprobado que tanto escuchar como tocar un instrumento musical estimula la memoria a la par de inculcar paciencia, perseverancia y concentración. 

 

3. Ejercitar el cerebro

Como mencionamos al principio, de la misma manera en que los músculos del cuerpo pueden ser ejercitados, también nuestra mente necesita algo de ejercicio para mantenerse en ópticas condiciones, así que puedes armar rompecabezas, jugar acertijos o dedicarte al sudoku para darle un poco de mantenimiento a tu mente. pues estas actividades enseñan al cerebro a responder de manera más  creativa, además de detectar opciones distintas y adoptar diferentes perspectivas. 

 

4. Aprender nuevos idiomas

Aprender un nuevo idioma puede abrirnos un mundo de relaciones y experiencias a nivel social pero también abre algunas dimensiones en nuestra mente, porque su proceso de aprendizaje tiene que ver con el análisis de numerosas estructuras gramaticales y la memorización de nuevas palabras. De acuerdo con diversos experimentos las personas con mayores habilidades verbales y lingüísticas también suelen ser buenas realizando planes, tomando decisiones y resolviendo problemas creativamente. 

 

5. Viajar

Cuando se menciona un viaje lo primero que viene a la mente de la mayoría de las personas es “vacaciones”, pero en realidad una travesía implica un esfuerzo tanto físico como mental, ya que cada lugar que visitas tiene muchas cosas nuevas que ofrecerte y también exige que aprendas algunas más. Asimismo, convivir con personas diferentes y una cultura distinta a aquella en la que creciste te obliga a ver el mundo de diferentes maneras. Por otro lado, salir de una rutina predeterminada hace que te concentres más en lo que estás haciendo, lo cual a su vez contribuye a un entendimiento más profundo tanto de las personas como de las circunstancias. 

La increíble respuesta de Stanley Kubrick sobre si vale la pena o no vivir

Filosofía

Por: PijamaSurf - 12/23/2016

El legendario realizador cinematográfico expone con lucidez el camino simple para enfrentar el sinsentido

En 1968 Playboy, la conocida revista para adultos, realizó una entrevista al entonces cuadragenario Kubrick, aprovechando el furor y la controversia que el estreno de su entonces reciente película 2001: Odisea en el espacio había desatado. Seguramente lo último que esperaba la publicación era una valiosa lección sobre filosofía y una sesuda reflexión sobre la existencia y su sentido. Su inolvidable respuesta:

Playboy: Si la vida carece de propósito, ¿sientes que vale la pena vivir?

Kubrick: Sí, para aquellos que de alguna forma se las arreglan para hacer frente a nuestra mortalidad. La mismísima falta de sentido de la vida fuerza al hombre a crear su propio sentido. Los niños, por supuesto, comienzan la vida con una capacidad de asombro pura, pueden experimentar total alegría con cosas simples como el verdor de una hoja; pero al crecer se van dando cuenta de lo inevitable de la muerte y su envejecimiento comienza a afectar esa conciencia y súbitamente erradica su joie de vivre (o alegría por vivir), su idealismo y la asunción de su propia inmortalidad.

Cuando un niño madura, mira muerte y dolor a su alrededor y comienza a perder la fe, la mayor bondad en el humano. Pero si es razonablemente fuerte, y suertudo, puede emerger de este traspié del alma y renacer con nuevo impulso vital.

Gracias y a pesar de ser consciente del sinsentido de la vida, puede construir un fresco sentido afirmativo de su propósito. Tal vez nunca podrá re-apropiarse de aquel sentido puro del asombro, pero puede moldear algo mucho más permanente y sustancial.

El hecho mas aterrorizante del universo no es que pueda ser hostil sino que es indiferente; pero si podemos confrontar esa indiferencia y aceptar los retos de la vida dentro de los límites de la muerte –sin importar en qué tan flexibles podamos convertirlos– nuestra existencia como especie puede encontrar un genuino sentido y realización. Sin importar qué tan vasta pueda ser la oscuridad, debemos proyectar nuestra propia luz.