*

X

Los músicos son tres veces más depresivos que el resto de la población, según estudio

Arte

Por: Kin Navarro - 11/24/2016

Una encuesta realizada en Inglaterra a personas que trabajan dentro de la industria musical revela que los músicos se están enfermando

La música nos puede transportar hacia cualquier lugar, desde cualquier emoción y a cualquier época rápidamente. Entre compases descubrimos las significativas palabras de los poetas del pasado y el presente o las eternas melodías y progresiones que nos elevan a significados que van más allá de las palabras. Bailar, reír, llorar, gozar, sufrir: la música es el espejo sonoro del mundo.

Tristemente los músicos (y cualquiera que se dedica a una actividad artística) alrededor del mundo están pasando por una época difícil.

Pese a la facilidad con que pueden hacer llegar su música a miles de personas en todo el mundo con menor costo y mayor rapidez, los músicos no resultan completamente beneficiados por ello. La venta de álbumes no es algo que fácilmente signifique enriquecerse, ni siquiera llegar a pagar la renta; en estos años dependen cada vez más de las ganancias derivadas de sus presentaciones en vivo.

Un estudio reciente –que publicó la asociación Help Musicians UK, y hecho con ayuda del MusicTank, de la Universidad de Westminster– titulado "¿Hacer música te puede enfermar?" se basó en las respuestas de 2 mil 211 profesionales de la industria de la música para concluir que sí, un poco. Estos son algunos resultados:

Un 65% dijo haber sufrido depresión y el 71% dijo haber experimentado ansiedad y ataques de pánico. Por comparación el 19% de la población inglesa arriba de los 16 años sufre de ansiedad, depresión o ambas.

Estas cifras sugieren que trabajar en la industria musical inglesa deriva en mayores posibilidades de desarrollar enfermedades mentales, vivir con niveles extremos de estrés y padecer desordenes musculares y óseos. También hay una importante brecha de género, muchas de las encuestadas reportaron sexismo, acoso y una dificultad enorme para balancear obligaciones familiares con el estilo de vida que se exige de los músicos.

El 22 de noviembre se celebra el Día del Músico en honor a Santa Cecilia, mártir cristiana y santa patrona de los músicos. Se le relacionó cada vez más con este arte luego de ser representada pulsando diversos instrumentos de cuerda en los cuadros de varios pintores renacentistas. Dedicarse a la música podría ser una celebración continua, no un sufrimiento martirizante por cubrir los gastos mínimos para vivir. 

¿Qué encontraríamos si aplicáramos la misma encuesta en otros países sin la amplia y sólida industria musical inglesa, uno de los países con la más larga tradición de artistas con mayor exposición internacional del mundo?

"Don't Hug Me I'm Scared", la serie que hizo del peluche algo atemorizante

Arte

Por: Kin Navarro - 11/24/2016

Con apenas 6 capítulos, esta webserie de peluches te provocará un miedo cósmico

¿Te gustan los programas para niños con títeres? Entonces este no es para ti.

Don't Hug Me I'm Scared es toda una experiencia. Tres personajes, el chico amarillo, la cosa roja y el pato verde, se divierten y sufren dentro de un mundo en apariencia inofensivo. De vez en vez un nuevo objeto o animal humanizado se acerca para intentar enseñarles algo nuevo. Hasta aquí podría seguir sonando a una simple parodia de cualquier programa infantil con canciones y moralejas. Conforme se desarrolla la historia, hay una sorpresa siniestra hermosa en cada detalle.

Con apenas algunos capítulos, ha logrado tener una base de fans completamente fiel y millones de visitas en YouTube. Vale la pena asomarse:

En mayo del 2013, con tal de no involucrarse con ninguna productora y resguardar su directriz creativa, iniciaron una campaña en Kickstarter para recaudar fondos y así poder producir los siguientes capítulos. El video de recaudación sale de lo usual, igual que la serie entera.

Joe y Becky también son los directores del video de Tame Impala “Feels Like We Only Go Backwards”. Una obra maestra en cuanto a animación se refiere, se utilizaron más de mil cuadros hechos a mano con plastilina.

Dulces sueños.