*

X

Nueva tendencia en China: millennials que se van a las montañas a vivir como ermitaños

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 11/21/2016

Es una reacción natural a la frenética vida moderna y a su desconexión con la naturaleza y las tradiciones antiguas

China es un país con una fuerte clase media emergente que en los últimos años se ha mudado de entornos rurales a ciudades. El poder económico chino y su particular importación del capitalismo y la tecnología han creado una fragmentación psicológica en muchos de los miembros de la nueva generación.

En su pequeño documental Summoning the Recluse, Ellen Xu registra una incipiente tendencia entre millennials en China: buscar una vida de ermitaño en la montaña. China tiene una importante tradición de ermitaños, santos del bosque y los llamados inmortales taoístas, quienes hacían prácticas de alquimia interna lejos del mundanal ruido. Esto es bien complementado por la necesidad de escapar de la ansiedad de la vida moderna.  

Uno de los jóvenes ermitaños que documenta la pieza dice que: "Todos en algún momento desean irse a vivir a las montañas, escapar de la frenética vida moderna y encontrar paz". Los jóvenes parecen tener una una sensación de extravío debido a recibir una "educación que no es ni occidental ni oriental"; han perdido sus tradiciones, y ya no conocen el taoísmo, el confucianismo y el budismo (las tres grandes religiones de China). Sienten una desconexión con la naturaleza, no tienen ya fe "y la vida sin fe es difícil", quieren retomar "la sabiduría y la tranquilidad de los antiguos", recobrar la herencia que les pertenece. 

La vida en las eremitas en el bosque contrasta con la vida de trabajo moderna, la cual "es sumamente repetitiva, se tiene ya todo preestablecido y marcado, está llena de restricciones". Por otro lado la vida de ermitaño, meditando y leyendo, es completamente distinta y mucho más libre.

Parece que esta tendencia es una reacción natural a la particular forma un tanto salvaje con la que China ha abrazado el capitalismo y el materialismo, la cual contrasta con toda una herencia de naturalismo y espiritualidad. Esta tendencia podría extenderse a otros países donde quizás en los próximos años veremos una nueva ola de turismo en la cual se ofrezcan lugares que simulen eremitas --algo que no es fácil, ya que hoy en día son pocos los lugares realmente alejados de la vida moderna. 

Recomendamos mucho ver esta pieza, la cual está disponible en el sitio Aeon; es una relajante meditación sobre lo que significa buscar el silencio de la vida fuera de las ciudades.

Lee también: Leyendas del Monte Kailash, el pico espiritual del planeta

Bailando por sobre el caos: increíbles imágenes de bailarinas de ballet en la Ciudad de México

Arte

Por: Pijamasurf - 11/21/2016

El fotógrafo Omar Robles ha creado un hermosa serie de imágenes en las que explosiones de ballet transfiguran las calles de la CDMX

Ante la brusquedad de la selva de concreto que es la Ciudad de México, la delicadeza del ballet es como un aire fresco que purifica toda la contaminación ambiental, visual, sonora y psíquica de esta urbe. Imágenes que sugieren la posibilidad de una percepción alterna de la realidad, donde el arte es sanación, o al menos la imaginación de otro orden de lo posible, como convertir la realidad en un sueño más ligero. 

El fotógrafo Omar Robles, basado en Nueva York, ha realizado una preciosa serie de fotos en la Ciudad de México en la cual lleva a bailarines de ballet a las calles de esta ciudad que se caracteriza por su tráfico y ajetreo, pero que detrás de esto contiene secretos de gran belleza. Robles antes había hecho algo similar en Cuba (su trabajo puede verse en este enlace).

Robles estuvo en la ciudad de México en octubre cerca de las fechas del Día de Muertos y captó los colores vibrantes de esta ciudad bajo la presencia refrescante de los bailarines, que sirven como especie de ángeles en estas imágenes. La serie se titula In the Land of the Living.

 

La gracia que caracteriza a las bailarinas de ballet contrasta con las calles duras de la ciudad pero a la vez opera una especie de transfiguración que revela la belleza urbana, mostrando que las cosas dependen de cómo las vivamos. Si somos capaces del equilibrio y la gracia de una bailarina de ballet, las cosas cobran una magia sensorial y una cierta luz. 

Robles señala que su intención es mostrar que México es realmente muy hermoso (algo que a veces se les escapa a los propios mexicanos) y agrega que su intención es celebrar la unidad, no la separación. Sus imágenes cumplen con este cometido y a la vez muestran el poder de la danza y del arte en general para reencantar el espacio.