*

X

Este físico asegura que la conciencia podría ser un estado de la materia

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/13/2016

Esta desafiante hipótesis sugiere que lo que creíamos sobre la conciencia podría estar muy alejado de la verdad

Los científicos no suelen hablar mucho de la conciencia. Aunque es una de las características que suelen enlistarse al momento de distinguirnos de otros seres, definirla o explicarla resulta intrincado: no es algo observable y mucho menos medible, es un laberinto que pocos se atreven a explorar desde la ciencia.

Lo que es innegable es que la conciencia existe y, así como la materia o la energía oscuras, puede ser utilizada para explicar algunos vacíos teóricos dentro de nuestro actual modelo físico.

Pese a que esto aún se encuentra en el campo de la especulación, el cosmólogo y teórico físico, Max Tegmark del MIT, propone que así como existe la materia en estado líquido, sólido y gaseoso, la conciencia podría tener una manifestación física que permite el proceso de cierta información que da forma a nuestra subjetividad.

La física y la química, al estudiar distintos estados de la materia, descubrieron que sus comportamientos no dependían tanto del tipo de átomos que los componían como del patrón que sus éstos adopotaban. Para Tegmark, la conciencia puede ser entendida como otro estado de la materia que puede actuar de muchas maneras, igual que toda la variedad de líquidos que existen, y que se podrían identificar sus características generales.

A grandes rasgos, propone que puede ser interpretada como un patrón matemático que resulta de cierto número de condiciones que dan forma a distintos tipos de conciencia. Descubrir en qué circunstancias se desarrollan distintos tipos de conciencia nos ayudaría a definir diferencias y similitudes entre animales, humanos y computadoras.

Este trabajo fue basado en la teoría de la información integrada (TII) del neurocirujano Giulio Tononi, de la Universidad de Wisconsin. De acuerda con ésta, para comprobar que algo tiene conciencia hacen falta dos elementos: primero, capacidad para almacenar, procesar y recordar vastos pedazos de información; segundo, que dicha información consituya un todo y resulte indivisible. Así, la conciencia en un ser tendría que estar compuesta de información que no pueda funcionar de manera independiente o ser separada.  

En entrevista para The New York Times, Tononi supone que algunos dispositivos simples podrían tener algunos destellos de conciencia, lo que no implica un sistema complejo, sino unidades más pequeñas a las que llamó phi, utilizadas para medir el grado de consciencia.

Tegmark, al retomar el trabajo de Tononi, dividió a la conciencia en dos estados de la materia: El computronium, que serían las capacidades de almacenamiento y procesamiento de información, y el perceptronium, que incluye todas las anteriores más la condición de funcionar como un todo indivisible. Además identificó los cinco principios básicos que podrían utilizarse para distinguir a la materia en conciencia de otras formas físicas de la materia: la información, la integración, la independencia, las dinámicas y los principios de utilidad.

El gran problema radica en que no hay forma confiable de medir esto.

Otros intentos que apuntan hacia este camino son los grupos que buscan transferir conciencias humanas a cuerpos artificiales o la explicaciones de un grupo de físicos suizos que sugiere que la conciencia existe en laspsos temporales diminutos separados por milisegundos.

En todo caso, y como ha sugerido Matthew Davidson de la Monash University en Australia, aún no sabemos mucho sobre la conciencia pero se hace cada vez más evidente que debemos comenzar a pensar en ella lejos de las fronteras de lo humano. 

La "luna negra" es sólo la segunda luna nueva del mes (y en muchos lados ni siquiera)

Ciencia

Por: Pijamasurf - 10/13/2016

Hoy tendremos la segunda luna nueva del mes en América, en la mayor parte del mundo la llamada "luna negra" no ocurrirá este mes

Se ha generado mucha expectativa –entre lo que podemos llamar algo así como astronomía esotérica o astronomía new age– sobre la luna negra de este 30 de septiembre. El evento ha sido promovido como una especie de gemelo maligno de la famosa luna azul (la segunda luna llena de un mes), pero poco tiene de apocalíptico o funesto, al contrario. 

La luna negra no es más que la segunda luna nueva del mes calendárico, en este caso ocurrirá a las 7:11 pm de la Ciudad de México del 30 de septiembre, o a la 1:11 am del 1° de octubre, tiempo universal. Debido a que este fenómeno depende de un calendario como el gregoriano, el cual no tiene una estructura armónicamente ligada al ciclo de la naturaleza en su ordenamiento de los diferentes meses, este fenómeno de la luna negra es mayormente arbitrario y no tiene ninguna connotación sagrada para culturas tradicionales. Algunas versiones recientes de cultos paganos, como los Wicca, parece que celebran o guardan cierta conducta preventiva en estas "lunas negras", sin embargo, sería extender la liga pensar que existe una tradición profunda que celebra esta fecha. Dicho eso, las lunas nuevas en sí mismas son claramente momentos celebrados por culturas en todas partes del mundo y cada luna tiene cierta particularidad astrológica y también ligada a las diferentes etapas de un proceso de agricultura (la pasada luna fue la luna de la cosecha, por ejemplo).

National Geographic ha salido al quite, restándole importancia a esta fecha, ya que para la mayoría de la humanidad ni siquiera habrá luna negra: será una luna negra occidental. Además el evento no tiene ningún fenómeno que apreciarse en el cielo, evidentemente, ya que la luna es nueva. Sin embargo, esto puede ser lo interesante, y por lo cual se llama "negra". No hay luna pero está naciendo y empezando a crecer en la ilusión de su transformación en relación a la Tierra.

Es este "nacimiento" de la luna lo que históricamente ha vinculado este momento con la siembra, algo que diferentes agricultores a través de la historia han constatado. De manera natural, la luz de la luna significa energía para la Tierra y entonces el creciente culmina en la germinación del plenilunio. En otras palabras, este es el momento que la magia y la agricultura tradicionalmente han marcado para iniciar un ciclo prósperamente. Esto se ve potenciado por el hecho de que la luna nueva ocurre siempre en conjunción con el Sol (en este caso en Libra) lo cual es considerado un evento que aumenta o cataliza la energía de los dos astros. 

Para los que les irrita que se crea todo una procesión new age de anticipación sobre eventos como éste, hay que decirles que esperen en octubre una nueva fiebre de la luna negra, ya que algunos países asiáticos y Australia y Nueva Zelanda vivirán una luna negra verdaderamente espeluznante en la noche de halloween.