*

X

Consexos y sexcretos: la alquimia de los orgasmos

Buena Vida

Por: Rocktor - 10/27/2016

Una nueva columna en la que "hablaremos de sexo con libertad (de palabra y de cuerpo)"

Imagen: "Copulating" de Alex Grey

La sexualidad es una de las funciones básicas del cuerpo humano y es, por encima de toda palabra que pueda decirse al respecto, el vehículo para la transmisión del amor. La sexualidad es el ejemplo vivo de que el placer que se comparte, se duplica. Pero hace falta integridad hasta para masturbarse, damas y caballeros.

En teoría el sexo podría proporcionar a sus practicantes el placer más luminoso; sin embargo, en muchos casos el deporte íntimo se convierte en fuente de frustración, culpabilidad, abuso, traumas psicológicos permanentes, perversiones y otras maldades. Esto es debido, al menos en parte, a que la educación para la socialización en muchas culturas incluye más deformación que información; más represión y depresión que diversión.  ¿Por qué? En palabras de Wilhelm Reich: la supresión sexual es un instrumento esencial en la producción de la esclavitud económica.

La publicidad promueve ideas paradójicas que invaden la mente con prototipos metrosexuales y cool, que inducen a pensar cosas tales como: "güey, da lo mismo con quién sea, güey, dónde sea y cuándo sea, güey. Cero compromisos y nos amanecemos". ¿Cómo aspirar a la libertad en un mundo de esclavos? ¿De qué sabor es el sexo en este gran shopping mall social?

Para conveniencia del sistema, han creado ese fantasma que hurga en todo Facebook, donde se fomentan vía medios y redes sociales la vanidad y el egoísmo, taras humanas que pretenden ocultar inseguridades sin conseguirlo. Si se les cede el gobierno de las relaciones a las actitudes de uso y abuso, sacrifica uno su capacidad emocional y rebota su afecto en un espejo cualquiera, en un selfie. La mercancía que recibe a cambio es frustración. Negar la vulnerabilidad propia es un acto de cobardía.

El sexo amoroso es un camino para las personas que son y están libres del miedo al qué dirán, que es un padecimiento epidémico entre la gente que miente a los demás y se miente a sí misma con tal de agregar una conquista al libro personal de récords.

La práctica del amor, si se sazona con ternura, sensibilidad y auténtica entrega, quedará libre de pecado, de hecho, es un alimento sutil que desintoxica el cuerpo -cerebro incluido-, el alma y el espíritu de cada protagonista de la pareja involucrada, y les abre las piernas del paraíso.

Además, como señala en algunos de sus trabajos Wilhelm Reich, hacer el amor por amor produce de manera alquímica partículas energéticas, derivadas del orgasmo duplicado, llamadas orgones, las cuales benefician a todos los seres vivos, pues se esparcen en la atmósfera democráticamente como feromonas, purificando las intenciones convivenciales de las criaturas, incitando a las caricias y al abandono de sí. 

¿Cómo llevar a cabo esta revolucionaria transformación integral desde una intención de apareamiento?

¿Cuántos factores intervienen cada vez que entre sábanas compartidas te veas?

Mucho hay que desvestir para dejar a la realidad desnuda y a punto.  En el terreno de juego del sexo encontramos hormonas, neurotransmisores, vitaminas, minerales y varias estrellas químicas, físicas y fantásticas más que poseen efectos identificados sobre el funcionamiento cerebral y la fisiología humana en su totalidad.

El sexo es la danza de la vida. Hay que observar el cortejo en los animales para comprender que muchas de las conductas de ligue de los seres humanos son comunes a todas las criaturas. Los pies bailan, las hormonas y los neurotransmisores juegan a la armonía musical y la vida sigue, a pesar de tanta negatividad y de tanta invitación a la parálisis, a la hipocresía y a la muerte.

…el núcleo biológico de la estructura humana es inconsciente y muy temido. Está en desacuerdo con todos los aspectos de la educación y el régimen autoritarios. Es, al mismo tiempo, la única esperanza real del hombre de llegar a dominar alguna vez la miseria social. (Wilhelm Reich)

Y este es tan solo el principio…

 

Bibliografía:

Wilhelm Reich. La función del orgasmo. Editorial Paidós, 6ª. Reimpresión, 1991, México.

 

En este enlace encuentras la segunda parte de este artículo y otros del mismo autor.

Lo clásico tiene muchas veces la fuerza que le falta a aquello que está de moda

En casi cualquier aspecto de nuestra vida podemos encontrar ejemplos de la aparente contradicción entre lo clásico y lo que está de moda, como si fueran dos fuerzas tirando en sentido contrario con igual ímpetu: una hacia el vigor de la herencia, las soluciones probadas, los procedimientos ponderados por la experiencia, y otra hacia la fascinación por lo inédito y lo novedoso.

Una y otra, en buena medida, son expresión del pulso vital mismo, la irrupción de nuevas formas de hacer las cosas pero también el deseo de otorgar valor y reconocimiento a lo que se ha hecho antes. A continuación, a manera de estímulo hacia esta inquietante dualidad, compartimos cinco ejemplos de cómo lo clásico y la moda coincidieron y la manera en que dicho encuentro se resolvió.

 

Este elección sonora de Susumu Yakota

Susumu Yakota, maverick de la electrónica japonesa, fue uno de los artistas sonoros más interesantes de los últimos años, dueño de una elevada capacidad creativa que le permitió realizar mezclas inesperadas de los sonidos más diversos. Prueba de ello es el track “Lapis Lazuli” del álbum Grinning Cat, de 2001, en donde los beats, las grabaciones y ciertos instrumentos conviven armónicamente con un sample muy especial: la Pavane pour une infante défunte de Maurice Ravel:

 

The League of Extraordinary Gentlemen

Este cómic escrito por Alan Moore e ilustrado por Kevin O'Neill es uno de los mejores ejemplos de cómo las obras aquilatadas por el paso del tiempo pueden irrumpir en el presente pero no como reliquias anquilosadas, sino más bien dueñas de una rabiosa actualidad. Moore tuvo el acierto de convertir a personajes emblemáticos de la literatura del siglo XIX –como el Dr. Jekyll y su alter ego Mr. Hyde, el Hombre Invisible o el Capitán Nemo– en valientes héroes al servicio de la inteligencia británica.

 

La coctelería

Mezclar es una notable tradición que a pesar de las modas, se ha mantenido en el gusto de quienes saben disfrutar de un buen coctel. El auge reciente de esta práctica se debe en buena medida al cognac, que desde el inicio de este siglo, ha vivido una nueva “época dorada” en que se le ha descubierto como la bebida perfecta para explorar nuevas posibilidades de satisfacción.

 

La colección Mondrian de Yves Saint-Laurent

En el mundo de la haute couture quizá nadie como Yves Saint-Laurent consiguió con mayor maestría la mezcla perfecta entre lo clásico y lo vanguardista, la herencia y la visión de futuro. Para su emblemática colección Mondrian, Saint-Laurent incorporó los trazos y colores del pintor con una técnica especial que permitió el diálogo entre ambas artes: la pintura y el diseño.

 

La animación artesanal de Hayao Miyazaki

En una época en que el asombro de las producciones visuales descansa en la tecnología digital, el gran Hayao Miyazaki continuó defendiendo el noble coto de la animación hecha a mano. Con una paciencia vital que tienen quienes se dan cuenta de que el tiempo es el mejor artesano, Miyazaki se ocupó personalmente de la elaboración cuidadosa de sus largometrajes, cuadro por cuadro, como si eso fuera la único que tuviera que hacer en ese momento.

 

¿Por qué lo clásico puede triunfar sobre la moda? Quizá porque en el fondo ésta siempre persigue el futuro, cuando todo lo que somos está puesto en este presente.

#ThisIsVerySpecial