*

X

8 razones por las que los 30 son mejores que los 20 (explicadas con ilustraciones)

Buena Vida

Por: pIJamasurf - 10/02/2016

Los 20 son intensos y divertidos, los 30 son intensos y divertidos, pero tu perspectiva ya es más sólida y completa

En la época de tus 20, nadie lo negará, ocurren algunas de las más memorables experiencias de la vida. Esa mezcla entre ingenuidad, independencia y completa disposición a experimentar, garantiza una serie de aventuras que dejarán huellas indelebles en ti. Sin embargo, en la mayoría de las personas el proceso de consolidación de la identidad, así como varios ecos de la adolescencia, se siguen manifestando, lo cual provoca que todavía se frecuenten sentimientos desgarradores y un poco, o mucho, de confusión existencial. 

En los 30, en cambio, generalmente se mantiene esa energía vital, esa propensión a explorar y descubrir, sólo que ahora el vehículo es uno más sólido y la perspectiva general tiene mucho mayor claridad. Y este fenómeno fue notablemente resumido por el sitio lifehack a través de siete sencillas, pero certeras, ilustraciones. Así que si aún estás en tus 20 disfruta al máximo la etapa (todas las etapas son irrepetibles), pero si estás en los 30, entonces has consciente que es una gran década y aprovecha la madurez reunida en los últimos años para vivir con mayor plenitud. 

1. En los 20 tienes muchos grandes amigos, pero en los 30 ya sabes quiénes de estos son tus verdaderos amigos.


2. En los 30 ya sabes quién eres (o estás cerca de entenderlo) y generalmente te encanta

 

3. En los 30 ya tienes suficiente capacidad de discernimiento para ser más selectivo en cuanto a tus relaciones humanas. 

 

4. En los 20 gozas de mucha salud y, por lo general, la malgastas. En los 30 te cuidas y valoras tu salud. 

 

5. En los 20 el desapego parece imposible. En los 30 te das cuenta de que, después de todo, practicarlo es una delicia. 

 

6. En los 30 ya no exploras estilos, más bien cultivas el propio. 

 

7. A los 30 ya sabes lo que quieres, y te abocas a conseguirlo. 

Estas son las fotografías menos conocidas pero más emotivas de Jim Morrison

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/02/2016

La vida de un rockstar no siempre admite un atisbo a su lado más íntimo.

No es usual tener imágenes domésticas de un rockstar. Casi siempre lo que vemos de ellos es su vida de glamour y excesos, o fotografías tomadas con una perspectiva casi heroica de su desempeño arriba del escenario. En este sentido, los rockstars parecen haber ocupado el lugar que los héroes tenían en la Antigüedad, esos seres un poco sobrehumanos que, como Aquiles, parecen estar caracterizados por tener vidas gloriosas y llenas de fama pero breves. 

Sin embargo, los rockstars también son personas, como cualquiera de nosotros, con todo lo que ello implica: problemas, contradicciones, dificultades. Pero también alegría, satisfacción, deleite.

Como ejemplo de ello, en esta ocasión compartimos una serie de fotos de Jim Morrison, el vocalista insigne de The Doors que quizá recordemos bajo su avatar de “el Rey Lagarto”, un miembro del llamado “Club de los 27” que incluye también a Robert Johnson, Jimi Hendrix, Janis Joplin o, más recientemente, a Amy Winehouse, y que tiene como cualidad en común haber muerto a los 27 años. Lo dicho: los elegidos de los dioses mueren jóvenes.

Estas imágenes, sin embargo, muestran a Morrison en su dimensión netamente humana, despojado quizá del halo de rebeldía e irreverencia que le otorgó su personaje detrás del micrófono pero que, a cambio, parece tener algo no menos valioso: una vida común, una vida agradable, una buena vida.

Las imágenes fueron tomadas el 28 de junio de 1971 en Saint-Leu-d’Esserent, una pequeña ciudad en el norte de Francia, adonde Morrison viajó junto con Pamela Courson y Alain Ronay, este último autor de las fotografías.