*

X

3 pasos cruciales para liberarse de un apego emocional

Salud

Por: pijamasurf - 10/12/2016

Estos sencillos consejos te ayudarán a transformar cualquier experiencia en algo positivo sin importar lo dura que sea

Ciertas experiencias pueden dejar una profunda huella en nosotros. La manera en que vemos al mundo está moldeada por estos episodios que, cuando resultan negativos, nos limitan hasta conducirnos por rincones oscuros una y otra vez. Nuestro corazón se llena de tristeza, inseguridad y frustración.

El desapego es fundamental para transformar estas experiencias y evolucionar hacia una nueva percepción de la vida que nos permita tomar el camino correcto para sentirnos plenos e iluminar nuestra conciencia.

Aquí tres pasos cruciales para abandonar estos hábitos.

 

1. Aléjate de las distracciones

Son adicciones emocionales que mantienen a tu mente apaciguada dentro de tu cuerpo, se encuentran dentro de la televisión, la radio, las revistas y las redes sociales.

Estos pequeños escapes provocan cierto tipo de pensamiento que deriva en una forma de estar y sentir que los hace más necesarios mientras prolongan un ciclo de pensamiento negativo.

Piensa en tu programa o canción favoritos. ¿Cómo te hacen sentir? Disparan emociones asociadas a esos recuerdos, éstos producen pensamientos que alimentan tus sentimientos negativos. Estos distractores te alejan de la noción de que eres tú quien crea estas emociones.

Mientras más te adentres en este ciclo, más difícil será sobreponerte a la adicción emocional y separarte del dolor y el sufrimiento que experimentas. 

 

2. Da tu atención a lo que se la merece

En situaciones difíciles, es muy común intentar escapar del dolor o reprimir los recuerdos. Esto sólo provoca que éstos se manifiesten negativamente generando caos en otros aspectos de nuestra vida. Esta es la razón principal por la que comenzar un proceso de sanación adecuado resulta fundamental.

Al aceptar nuestro dolor y concientizar nuestros sentimientos nos acercamos a la solución. Cuando nos enfrentamos a nuestro dolor, podemos empoderarnos a través de él para crecer. Se aprende más de las experiencias negativas y es esencial aceptar, de la mejor manera, el dolor derivado de ellas.

No cargues máscaras. Reconoce tu dolor, platica contigo, confróntalo e intenta entender por qué te sientes de esa manera hasta lograr comprenderte más.

 

3.  Sé más consciente

Una vez que has asumido tu dolor, es tiempo de liberarte de los patrones y ciclos de pensamientos negativos.

Eso sólo puede lograrse si comprendes esto: cada vez que tenemos un pensamiento generamos sustancias en nuestro cerebro que provocan reacciones químicas. Al igual que en las adicciones físicas, podemos volvernos dependientes a esas sustancias y reacciones. Prolongamos los pensamientos negativos para garantizar que esas sustancias seguirán produciéndose en nuestro cuerpo.

 

Por eso librarse de estos hábitos de negatividad puede resultar tan difícil como dejar una adicción. Cuando estás al tanto de esta función puedes determinar tus acciones y acabar con el sufrimiento. Al cambiar nuestra forma de pensar, podemos cambiar nuestra forma de sentir y generar reacciones químicas más positivas.  

7 hábitos que pueden destruir tu salud mental

Salud

Por: pIJamasurf - 10/12/2016

La forma en la que vives, tus hábitos y conductas, determinan significativamente tu salud física y mental

"El hábito hace al monje" advierte un dicho popular. Y es que si reflexionas un poco, notarás que somos, en muy buena medida, el resultado de nuestros hábitos. Por eso, cuando se trata de salud, ya sea física o mental, si quieres moldearla o diseñarla a tu favor, lo primero que tendrías que hacer es mirar tus rutinas. ¿Cómo duermes, qué comes, de quiénes te rodeas y qué estados anímicos procuras?

Vivir de manera sana, entendido esto de manera amplia y con todas las consecuencias positivas que implica, es más fácil de lo que de pronto pareciera. O dicho de otra forma, una buena parte de tu salud está, literalmente, en tus manos, vía tus decisiones cotidianas. 

A continuación te compartimos una serie de pistas, actos habituales entre cualquier persona, que si comienzas a hacer conscientes y a tomar el control de ellos, tu vida podría cambiar para bien, más rápido de lo que crees. Por cierto, en caso de impregnarlas de bajas frecuencias, esto será suficiente para poner verdaderamente en jaque tu salud mental. Así que mejor quiérete...

Mal dormir: pocas cosas debilitarán más tu sistema nervioso que tener malos hábitos de sueño. Si no descansas bien y respetas tus bioritmos difícilmente gozarás de una mente saludable. 

Mal comer: tu alimentación repercute en prácticamente cualquier plano de tu existencia. En tus decisiones alimenticias te juegas buena parte de tu salud.

Rodearte de personas tóxicas: discernir y ser selectivo a la hora de elegir de quién te rodeas es fundamental para poder llevar una existencia en paz y armónica. Si eliges mal, tus nervios, a la larga, lo pagarán.

Dependencia "móvil": por si no lo has notado, estar permanentemente sintonizado con tu teléfono te genera bastante ansiedad, bloquea la posibilidad de vivir el presente y de disfrutar, aunque sea unos instantes al día, de esa regenerativa soledad.

Postura corporal: Haz consciente tu postura, cómo te sientas, caminas, etc. Te sorprendería cuánto influye la postura en tus frecuencias anímicas. Andar por la vida corporalmente derrotado te puede costar más de lo que imaginas.  

Tomarte la vida demasiado en serio: esta es una ruta casi garantizada a estados como la victimización y el drama. Practica el ejercicio de, de vez en cuando, soltar un poco y no tomarte la vida tan en serio. Recuerda que eres mucho más insignificante, en términos cósmicos, de lo que crees. 

Anti-soledad: si bien el intercambio con personas, y en especial con seres queridos, es de las cosas más reconfortantes que existen, no olvides que darte unos momentos de soledad son decisivos para digerir tus experiencias y cerrar filas en torno a ti mismo.