*

X

Esto es lo que sucede cuando una escuela cambia castigos por sesiones de meditación

Salud

Por: Pijamasurf - 09/29/2016

Escuela obtiene excelentes resultados cambiando tiempo de detención por clases de meditación

La lógica del castigo es ciertamente cuestionable, especialmente cuando se pueden realizar actividades formativas mucho más positivas que sirven para mejorar holísticamente la conducta. Desde hace dos años la escuela Robert W. Coleman implementó un programa de meditación en colaboración con la Holistic Life Foundation, el cual está pensado para reemplazar el tiempo que pasaban los alumnos en detención. Esta práctica típica de las escuelas estadounidenses hace que los alumnos pasen tiempo después de clases o en los recreos haciendo tarea o alguna otra actividad poco popular entre los chicos como castigo por mala conducta. 

La escuela y la fundación implementaron lo que llaman "Mindful Moment Room" (la habitación de la atención plena). En este lugar, forrado de almohadas moradas y lámparas, con un aire de confort oriental, los estudiantes meditan y luego platican con sus instructores sobre su conducta. Los estudiantes aprenden técnicas de respiración y de observación de su mente, las cuales pueden usar también durante clases o antes de sus exámenes. 

Según la escuela Robert W. Coleman, en dos años con el programa se han evitado cualquier tipo de suspensión, mejorando claramente la disciplina en la escuela. Y, según lo que comentan los alumnos, también fuera de ella. Un estudiante dice: "Esta mañana cuando me enojé con mi papá, me acordé de respirar y no le grité". Otro explica: "Cuando todos alrededor de ti están haciendo mucho ruido, sólo trata de dejar de escucharlos... sé tu mismo y haz tu respiración". 

Los beneficios de la meditación y de la corriente secular que se ha llamado "mindfulness" han sido demostrados ampliamente por diversos científicos. Sin embargo, ha sido difícil enseñar a los niños a meditar en parte porque la meditación es percibida como una actividad aburrida, especialmente en comparación con el entretenimiento de fácil y ubicuo acceso que permiten los gadgets. Sin embargo, educadores que han experimentado con la meditación mantienen que esta resistencia sólo es superficial y una vez que se logra captar la atención de los niños, la meditación suele ser recibida positivamente. Se trata, en buena medida, de saber presentar estas prácticas de manera divertida o convincente (no se debe olvidar que los niños son inteligentes). Es por ello que esta iniciativa es interesante, ya que además de estar diseñada para ser atractiva para los niños tiene la ventaja de que la meditación es recibida de manera positiva, pues se cambia por un periodo de castigo, entonces esto genera cierto entusiasmo. Así no sólo se logra educar el pensamiento discursivo de los niños con información, también se crea un fundamento para la educación de la mente en sus aspectos emocionales y de control de la atención. 

6 señales de que estás discutiendo (inútilmente) con un psicópata

Salud

Por: pijamasurf - 09/29/2016

Hay personas con las que no vale la pena discutir, entre ellas quienes presentan rasgos de personalidad psicópata

En Pijama Surf nos hemos ocupado previamente de la personalidad que, a medio camino entre la precisión técnica y el acercamiento pop, se considera psicópata. El cine, ciertas series de televisión y la fascinación contemporánea con el narcisismo han fomentado el interés por esas personas que parecen incapaces de considerar otro interés más que el suyo propio, que mienten, manipulan pero que, contradictoriamente, pueden ser también muy atractivos y seductores, entre otros rasgos.

La psiquiatría y otras ciencias de la mente han caracterizado bien este trastorno de personalidad, mismo que, desde esta perspectiva, sin duda merece atención clínica. Sin embargo, en una de las situaciones más sorpresivas de nuestra época, es curioso cómo la psicopatía parece gozar actualmente de cierta “tolerancia social”, en buena medida porque sus resultados y efectos encuentran correspondencia con valores culturales que se aprecian. El CEO de una gran empresa, un banquero o un donjuán pueden conducirse como psicópatas funcionales, pero escapan al tratamiento médico, porque en nuestra sociedad, su conducta se mira como causa de su “éxito”.

En parte ésa es la razón por la cual compartimos esta nota ahora. Si esta premisa tiene un grano de verdad, en nuestra vida contemporánea es probable que tratemos con personas cuya mente sigue el camino peculiar del interés propio y la nula empatía.

 

Mienten e invocan pretextos

La mentira es una de las habilidades más extrañas del ser humano, de nuestro lenguaje, nuestra cultura e incluso de nuestra capacidad cerebral. En cierta forma es admirable, pero lo cierto es que a nivel de una relación personal, su efecto es más bien tóxico, en casi cualquier caso. Mentir es para ciertas personas el recurso que encuentran para “salirse con la suya”, hacer que sus intereses prevalezcan sin importar el parecer o la posición de otras.

 

Su tono es condescendiente e impositivo

Cuando conversamos con alguien más y esa persona se siente por encima de su interlocutor, mejor en cierto aspecto e incluso con “derecho” de autoridad, eso se nota en sus palabras y especialmente en su manera de dirigirse a los demás, casi siempre con un tono falsamente amable, zalamero, quizá incluso complaciente, suponiendo que la otra persona es inferior y por ello puede imponer su punto de vista.

 

Emplean la hipocresía como estrategia

Hay personas que no duda en humillarse a sí mismas si eso conduce a la reacción que buscan. ¿Y cuál es esta? Que el interlocutor se sienta mal por haberlos llevado hasta el extremo de la abyección. En este sentido, se trata de un recurso hipócrita y perverso.

 

Parecen tener múltiples personalidades

El ser humano no está hecho de una sola pieza, y cualquiera de nosotros, en diversos momentos de nuestra vida, podemos dar cuenta de esa diversidad de caracteres. Según las circunstancias podemos mostrarnos alegres, tristes, frustrados, enojados, pero en el caso de las personalidades de tintes extremos, su tendencia es a exagerar dicha multiplicidad, pero a su conveniencia. Pueden mostrarse como unos santos o como el peor ser humano jamás nacido, benévolos, generosos, severos, inflexibles, etc., en función del momento en que se encuentre y que pueda ser más útil para sus propósitos.

 

Usualmente se colocan en el lugar de la víctima

Hay personas que al contar la historia de su vida incurren en una constante: todos sus infortunios se deben a los demás, que invariablemente conspiran en su contra. Vivir creyéndose una víctima de las circunstancias puede ser muy cómodo, pues exime a una persona de toda responsabilidad sobre sus propias decisiones, acciones, errores y faltas.

 

No son capaces de empatía, ni siquiera en las emociones más básicas

Sabemos bien cuando decimos o hacemos algo que hiere a una persona, que la hace sentir mal o que puede enojarle. Decir que no nos damos cuenta es mentirnos a nosotros mismos. Y si no lo sabemos, haríamos bien en buscar algún tipo de consulta psicológica.

 

Sin incurrir en prejuicios ni falsas impresiones, quizá esta guía resulte útil para tratar con personas con quienes, paradójicamente, el único recurso útil es no engancharse con ellas.

 

También en Pijama Surf: ¿Eres un psicópata? Contesta una simple pregunta para saberlo