*

X
Trump recomienda leer a Jung para tener éxito en los negocios y podría haber aplicado la psicología del inconsciente colectivo para galvanizar al electorado estadounidense

En el frenesí mediático que ha levantado Donald Trump quizás ha pasado desapercibido que el candidato republicano es una persona que tiene algunas cualidades dignas de señalarse. Por una parte, Trump parece tener una capacidad descomunal para trabajar --según se reporta tiene la costumbre de trabajar placenteramente los 7 días de la semana-- y, según él mismo cuenta (y quizás esto también sea parte de su personaje), lee o leía todos los días 3 horas al día, después de levantarse a las 5 de la mañana, antes de ir a su oficina.

Como podría esperarse, las lecturas de Trump no son de gran refinamiento literario; según él mismo cuenta lee sobre todo libros de psicología, negocios y autoayuda. Parece ser un lector utilitario: lee lo que piensa que puede generarle una ventaja. Sorprende, sin embargo, que Trump considere a Carl Jung como uno de sus autores de cabecera e incluso le dedique un capítulo entero en su libro How to Get Rich (aunque es un capítulo de sólo 3 cuartillas, y en la prosa de Trump que se caracteriza por su baja densidad). Dice que lee a Jung "para mantener mi mente abierta a mi propio inconsciente y al del colectivo". Y agrega que la psicología de Jung le permite entender mejor las "conductas aberrantes" y no ser sorprendido, puesto que "un buen líder no debe ser [sorprendido]"... Jung le ha dado una técnica para desarrollar sus "instintos e intuición" y la capacidad de saber las motivaciones de los demás. El párrafo especialmente interesante es en el que Trump escribe sobre el concepto de persona, palabra que, como él nota, viene del latín y que significa "máscara":

Cada uno de nosotros tiene una persona. La necesitamos para sobrevivir. Es el rostro que nos ponemos para uso público, y puede ser intencional o puede ser inconsciente. Por ejemplo, un vendedor que ha perdido su familia por un accidente, naturalmente está devastado. Pero para trabajar efectivamente debe parecerle a sus clientes como alguien alegre y seguro. Esto es parte de su persona. Es una herramienta de supervivencia.

Una lectura bastante simple de esto nos diría que Trump está perfectamente consciente de su personaje y es capaz de explotarlo.

El único peligro es que a veces las personas se convierten en su persona. Esto significa que alguna conexión ha sido cortada en algún punto, y estas personas acabarán ocultándose detrás de esta falsa personalidad que les funciona profesionalmente. Como yo estoy considerablemente en el ojo público, esto me llegó y me hizo reflexionar detenidamente. Afortunadamente, estoy consciente tanto de mi lado público como de mi lado privado, y mientras que no soy alguien que le gusta ocultarse mucho, sé que existen diversas dimensiones en las que opero. 

En jerga jungiana, Trump parece querer decirnos que él es un ser individuado y que ha hecho consciente las fuerzas de su inconsciente de tal forma que no lo someten a una tiranía invisible. Que puede entrar y salir del personaje a voluntad y sin verse afectado por la disociación. Como si fuera un mago jugando con las ilusiones y las percepciones magistral e indeleblemente, encarnando este o este otro arquetipo a conveniencia o en función del efecto deseado y no siendo él encarnado o poseído por los arquetipos como la mayoría de las personas. Justifica sin recatos morales que este juego debe efectuarse para hacerse rico --hacer dinero en su visión mágica es por supuesto la gran obra, el Santo Grial, la panacea y el elixir que todo lo redime.

Hay que mencionar que este texto es de 2004, por lo que 12 años jugando al enmascaramiento y la proyección de la persona con fines de lucro y poder podrían haberlo llevado a perder el control de su representación, borrando la frontera entre el papel que representa para el público y su yo individual privado. Especialmente también porque si en algo parece haber consenso en el análisis de la personalidad de Trump, es que tiene un ego gigantesco --en este mismo libro dice que es necesario tener un gran ego, puesto que todas las personas que no lo tienen "son perdedoras". Ahora bien, esta egomanía o egolatría es una enfermedad, una enfermedad socialmente aceptada e incluso celebrada pero no sin sus riesgos y quizás ha degenerado al punto de un estado patológico, agudo o delirante. Pero también es posible que Trump sea realmente un virtuoso de la personificación, un astuto manipulador, el paroxismo de eso que ya denunciaban los teóricos de medios hace más de 50 años en Estados Unidos: que la política era show business y el mejor político es el mejor actor y el mejor equipo de campaña es el que mejor sabe vender un producto. Y Trump tiene experiencia como actor, un histrión, un showman y un businessman.

El escritor David Fideler nota que Trump podría estar usando la psicología jungiana --cosas como los arquetipos o la sombra de la persona-- de la misma manera que Ed Bernays, el sobrino de Freud, utilizó conceptos del psicoanálisis de su tío para influir en las masas y crear la moderna industria de las relaciones públicas (sobre la forma en la que Bernays utilizó el psicoanálisis para ingeniar la sociedad de consumo, puede leerse aquí). Fideler considera que Trump ha hecho una aplicación perversa del trabajo de Jung para azuzar a su favor a las masas de manera calculada. Una de las formas en las que Trump podría estar cooptando la psicología jungiana es apelando a la sombra inconsciente de todo un país y utilizando una dinámica de enfrentamiento con la otredad omnipresente (y reprimida) como un enemigo latente que quiere salir a la superficie y cuya amenaza siempre puede utilizarse para aglutinar a ciertos grupos bajo principios xenofóbicos, usando así una psicología del inconsciente colectivo de manera taimada.

Una pista de cómo se puede aplicar macabramente el análisis de Jung puede observarse en este párrafo del texto de 1928 Two Essays on Analytical Psychology en el que el psicólogo suizo analiza la forma en la que la individualidad se pierde ante la fuerza oceánica de las masas, la cual el individuo no sólo encuentra en la masa social externa, sino también en su propio inconsciente --que es una masa social interna, una latencia colectiva que aflora en el contacto social:

La sociedad, al automáticamente enfatizar las cualidades colectivas en sus representantes individuales, favorece la mediocridad, o todo aquello que se contenta con vegetar de forma laxa e irresponsable. La individualidad inevitablemente será llevada contra la pared. El proceso empieza en la escuela, continúa en la universidad y rige todos los departamentos en los que el Estado se involucra. En un cuerpo social pequeño, la individualidad de sus miembros se resguarda más fácil y es mayor su libertad relativa y la posibilidad de responsabilidad consciente. Sin libertad no puede haber moralidad. Nuestra admiración por grandes organizaciones se encoge cuando nos damos cuenta de todo lo que es primitivo en el hombre, y la inevitable destrucción de su individualidad en beneficio de la monstruosidad que es en la práctica toda gran organización. El hombre de hoy, el cual se parece más o menos al ideal colectivo, ha hecho de su corazón una guarida de asesinos, como puede probarse fácilmente por un análisis de su inconsciente, aunque él mismo no está en lo más mínimo perturbado por ello. Y en tanto que está normalmente "adaptado" a su ambiente, es verdad que la mayor infamia a favor de su grupo no le perturbará en lo más mínimo, siempre y cuando la mayoría de sus iguales crea firmemente en la moral exaltada de su organización social. 

La noción del inconsciente colectivo jugiana sostiene que llevamos en nuestra psique toda la historia de la humanidad, con todas sus atrocidades y complejos y es por ello que debemos hacer consciente esta tendencia a suprimir el alma en favor del arquetipo colectivo y colectivizante para individualizarnos y, a partir de esto, abrazar la totalidad libre del ser, aquello que hay en nosotros que es único y divino. Jung, un párrafo después, escribe sobre lo que es una de sus principales aportaciones:

Lo personal crece de la psique colectiva y está íntimamente ligado a ella. Por lo cual es sumamente difícil decir qué contenidos deben llamarse personales y cuáles colectivos...

No hay duda, por ejemplo, de que los símbolos arcaicos, como los que encontramos frecuentemente en la fantasía y los sueños son factores colectivos. Todos los instintos básicos y formas básicas de pensamiento y sentimiento son colectivas... Los seres humanos tienen una facultad, la cual es de gran utilidad para los propósitos colectivos, pero es la más perniciosa para la individuación, esto es, la facultad de imitación. La psicología colectiva no puede dispensarse sin la imitación, ya que sin ella todas las organizaciones masivas, el Estado y el orden social, son imposibles. La sociedad se organiza, de hecho, menos por la ley que por la propensión a la imitación, lo que implica igualmente sugestionabilidad y contagio mental.

No tenemos forma de decir que Trump leyó estos párrafos y está aplicando la psicología jungiana conscientemente como una técnica de manejo de masas, ni siquiera lo creemos (ni siquiera podemos estar seguros de que sea capaz de comprenderlo). Pero no hay duda de que inconscientemente la está aplicando, a través de su persona que encarna un arquetipo que nos parece caricaturesco pero no por ello es menos atávico y poderoso o está menos arraigado en la psique colectiva, que es por definición transpersonal (siguiendo con Jung) y encuentra en Trump un espejo de sus proyecciones arquetípicas. Asimismo, es difícil encontrar una mejor explicación para el "fenómeno Trump" que el anterior párrafo. Dicho eso, vale mencionar que en ninguna medida Jung puso su psicología al servicio de los intereses de partidos (por más que se le haya acusado de nazismo, como a casi cualquier otro intelectual no judío de su época) y seguramente estaría perturbado por esta hipotética utilización (si bien ya en vida fue acusado de algo similar). Su trabajo parece ser el honesto y lúcido análisis de la psique colectiva y su funcionamiento; esto se puede usar para diferentes propósitos, como terapia de la sociedad en su conjunto y liberación individualizante o como manipulación de los individuos dentro del grueso de las masas que le gana a la individuación. 

Jung habló sobre Hitler y su persona o máscara y la forma en la que encarnaba o personificaba la sombra de toda una nación. Esto tal vez tiene ciertas resonancias con lo que ocurre con Trump y Estados Unidos, donde Trump se vuelve el médium de los complejos del inconsciente de una nación, algo que podemos llamar una posesión arquetipal. Dicho eso hay que tratar de separar los casos y no sería afortunado ni adecuado comparar a Trump y Hitler, sólo se trata aquí de notar que Jung había analizado la persona de Hitler y que rasgos así pueden repetirse en la historia, sin que signifique que sean modelos definitivos o que resulten en genocidios, etc. Esto especialmente porque no podemos estar seguros de que Trump realmente tenga una ideología --además del neoliberalismo, de hacerse más rico-- y existe una gran posibilidad de que sólo esté tomando esta bandera o este otro tema polémico coyuntural para polarizar y agenciarse beneficios políticos (Trump parece dispuesto a parodiar cualquier cosa, incluyendo a él mismo y toda la realidad). Esto fue lo que dijo Jung sobre Hitler:

Hitler parecía como un "doble" de una persona real, como si Hitler el hombre estuviera escondido dentro de un apéndice, y escondido deliberadamente para no afectar el mecanismo... Sabías que nunca podrías hablar con este hombre; porque no había nadie ahí... No era un individuo; era toda una nación.

En suma, tenemos en estas descripciones de Jung un esbozo de cómo se puede esparcir el virus memético de Trump presionando los botones de la psique colectiva que diseminan olas multitudinarias de instinto e imitación en las cuales la individualidad se disuelve a favor del colectivo. Un colectivo dominado por miedos y fácilmente influenciable por la tendencia del individuo a promediar sus actos y suprimir su razón en favor de las creencias del mismo colectivo. Un individuo que es capaz de albergar en su corazón a los "asesinos" sin nombre del colectivo siempre que estos crímenes refuercen su sensación de pertenencia y seguridad. 

De la misma manera que Trump dice poder borrar y volver a trazar ágilmente la línea entre su individualidad y su persona pública (y difuminar la realidad y el reality show), cruza también esta línea, de suyo difusa, entre lo que es individual y lo que es colectivo en la psique de las masas. La duda permanece en sí lo hace de manera consciente y voluntaria o simplemente apareció en un momento propicio en la historia del inconsciente colectivo. No sería ciertamente el primero, pero estaría ocurriendo de manera exponencial por la penetración mediática de nuestra era-- lo que hace que el arquetipo esté más desnudo que nunca. Jung decía que su psicología era una forma de alquimia y que la alquimia era una forma de psicología; una versión más oscura, aplicada en favor del ego y el poder, puede llegar a hacer de su psicología algo como magia negra o una hipnótica brujería de masas. Esto es algo que, sin embargo, puede decirse harto frecuentemente de cómo se utiliza la publicidad y no es exclusivo a la psicología jungiana, ni a esta campaña política.

 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Lista de asistentes a la reunión del Grupo Bilderberg 2016: ¿qué planea esta vez la élite mundial en secreto?

Política

Por: pijamasurf - 08/22/2016

Entre el 7 y el 9 de junio se llevará a cabo la reunión anual del Grupo Bilderberg 2016 con 130 participantes: aquí la lista completa

Aunque en años recientes se difundió mucho más la reunión originalmente secreta de un poderoso grupo de la élite mundial, el Grupo Bilderberg, lo cierto es que las discusiones y desiciones que se toman durante los días que dura esta reunión anual se mantienen completamente al margen de la opinión pública. Hombres de negocios y altos funcionarios de alrededor del mundo se congregan para, presuntamente, delinear políticas públicas y aristas económicas que importarán de forma significativa en el rumbo del orbe.

 

Historia

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, incluso antes de que los grandes medios se atreviesen a hablar por primera vez de esta iniciativa, el Bilderberg Group fue fundado en 1954 por Joseph Retinger, fundador del Movimiento Europeo, antecedente directo de la Unión Europea, y el príncipe Bernardo de Holanda, con el supuesto fin de fomentar el entendimiento y fortalecer los lazos entre Europa y Estados Unidos. El grupo tomó su nombre del Hotel de Bilderberg, lugar donde se celebró la primera reunión (que en alemán significa “la montaña de la construcción”, en una franca alusión masónica.

Para muchos se trata de una suerte de microgobierno a la sombra, que toma algunas de las decisiones más relevantes de la política y las finanzas alrededor del mundo. Incluso hay quien afirma que buena parte de los resultados electorales del año se predefinen durante estos fastuosos cónclaves, lo cual no resulta tan descabellado si tomamos en cuenta que tanto Bill Clinton como Tony Blair asistieron a esta reunión meses antes de ser electos como presidente de Estados Unidos y premier británico, respectivamente.

 

Edición 2016

Cada año, la reunión se lleva a cabo en lugares distintos. Eligen suntuosas locaciones y se reúnen ahí durante un fin de semana. En esta edición 2016 toca la ciudad de Dresden, Alemania, como sede de la reunión anual. Estar invitado a la congregación significa que estás entre los más prominentes y poderosos hombres del planeta. Se trata siempre de miembros de la élite empresarial y política, y exclusivamente occidentales (europeos y estadounidenses). En ocasiones hay invitados "pasajeros", que están gozando de su momentum, y también hay los miembros ya tradicionales, entre los que obviamente se cuenta a Henry Kissinger, así como representantes de las familias Rothschild, Rockefeller, etcétera.

A continuación te compartimos la lista de invitados de este año:

CHAIRMAN
Castries, Henri de (FRA), Chairman and CEO, AXA Group

 

Aboutaleb, Ahmed (NLD), Mayor, City of Rotterdam
Achleitner, Paul M. (DEU), Chairman of the Supervisory Board, Deutsche Bank AG
Agius, Marcus (GBR), Chairman, PA Consulting Group
Ahrenkiel, Thomas (DNK), Permanent Secretary, Ministry of Defence
Albuquerque, Maria Luís (PRT), Former Minister of Finance; MP, Social Democratic Party
Alierta, César (ESP), Executive Chairman and CEO, Telefónica
Altman, Roger C. (USA), Executive Chairman, Evercore
Altman, Sam (USA), President, Y Combinator
Andersson, Magdalena (SWE), Minister of Finance
Applebaum, Anne (USA), Columnist Washington Post; Director of the Transitions Forum, Legatum Institute
Apunen, Matti (FIN), Director, Finnish Business and Policy Forum EVA
Aydin-Düzgit, Senem (TUR), Associate Professor and Jean Monnet Chair, Istanbul Bilgi University
Barbizet, Patricia (FRA), CEO, Artemis
Barroso, José M. Durão (PRT), Former President of the European Commission
Baverez, Nicolas (FRA), Partner, Gibson, Dunn & Crutcher
Bengio, Yoshua (CAN), Professor in Computer Science and Operations Research, University of Montreal
Benko, René (AUT), Founder and Chairman of the Advisory Board, SIGNA Holding GmbH
Bernabè, Franco (ITA), Chairman, CartaSi S.p.A.
Beurden, Ben van (NLD), CEO, Royal Dutch Shell plc
Blanchard, Olivier (FRA), Fred Bergsten Senior Fellow, Peterson Institute
Botín, Ana P. (ESP), Executive Chairman, Banco Santander
Brandtzæg, Svein Richard (NOR), President and CEO, Norsk Hydro ASA
Breedlove, Philip M. (INT), Former Supreme Allied Commander Europe
Brende, Børge (NOR), Minister of Foreign Affairs
Burns, William J. (USA), President, Carnegie Endowment for International Peace
Cebrián, Juan Luis (ESP), Executive Chairman, PRISA and El País
Charpentier, Emmanuelle (FRA), Director, Max Planck Institute for Infection Biology
Coeuré, Benoît (INT), Member of the Executive Board, European Central Bank
Costamagna, Claudio (ITA), Chairman, Cassa Depositi e Prestiti S.p.A.
Cote, David M. (USA), Chairman and CEO, Honeywell
Cryan, John (DEU), CEO, Deutsche Bank AG
Dassù, Marta (ITA), Senior Director, European Affairs, Aspen Institute
Dijksma, Sharon A.M. (NLD), Minister for the Environment
Döpfner, Mathias (DEU), CEO, Axel Springer SE
Dyvig, Christian (DNK), Chairman, Kompan
Ebeling, Thomas (DEU), CEO, ProSiebenSat.1
Elkann, John (ITA), Chairman and CEO, EXOR; Chairman, Fiat Chrysler Automobiles
Enders, Thomas (DEU), CEO, Airbus Group
Engel, Richard (USA), Chief Foreign Correspondent, NBC News
Fabius, Laurent (FRA), President, Constitutional Council
Federspiel, Ulrik (DNK), Group Executive, Haldor Topsøe A/S
Ferguson, Jr., Roger W. (USA), President and CEO, TIAA
Ferguson, Niall (USA), Professor of History, Harvard University
Flint, Douglas J. (GBR), Group Chairman, HSBC Holdings plc
Garicano, Luis (ESP), Professor of Economics, LSE; Senior Advisor to Ciudadanos
Georgieva, Kristalina (INT), Vice President, European Commission
Gernelle, Etienne (FRA), Editorial Director, Le Point
Gomes da Silva, Carlos (PRT), Vice Chairman and CEO, Galp Energia
Goodman, Helen (GBR), MP, Labour Party
Goulard, Sylvie (INT), Member of the European Parliament
Graham, Lindsey (USA), Senator
Grillo, Ulrich (DEU), Chairman, Grillo-Werke AG; President, Bundesverband der Deutschen Industrie
Gruber, Lilli (ITA), Editor-in-Chief and Anchor “Otto e mezzo”, La7 TV
Hadfield, Chris (CAN), Colonel, Astronaut
Halberstadt, Victor (NLD), Professor of Economics, Leiden University
Harding, Dido (GBR), CEO, TalkTalk Telecom Group plc
Hassabis, Demis (GBR), Co-Founder and CEO, DeepMind
Hobson, Mellody (USA), President, Ariel Investment, LLC
Hoffman, Reid (USA), Co-Founder and Executive Chairman, LinkedIn
Höttges, Timotheus (DEU), CEO, Deutsche Telekom AG
Jacobs, Kenneth M. (USA), Chairman and CEO, Lazard
Jäkel, Julia (DEU), CEO, Gruner + Jahr
Johnson, James A. (USA), Chairman, Johnson Capital Partners
Jonsson, Conni (SWE), Founder and Chairman, EQT
Jordan, Jr., Vernon E. (USA), Senior Managing Director, Lazard Frères & Co. LLC
Kaeser, Joe (DEU), President and CEO, Siemens AG
Karp, Alex (USA), CEO, Palantir Technologies
Kengeter, Carsten (DEU), CEO, Deutsche Börse AG
Kerr, John (GBR), Deputy Chairman, Scottish Power
Kherbache, Yasmine (BEL), MP, Flemish Parliament
Kissinger, Henry A. (USA), Chairman, Kissinger Associates, Inc.
Kleinfeld, Klaus (USA), Chairman and CEO, Alcoa
Kravis, Henry R. (USA), Co-Chairman and Co-CEO, Kohlberg Kravis Roberts & Co.
Kravis, Marie-Josée (USA), Senior Fellow, Hudson Institute
Kudelski, André (CHE), Chairman and CEO, Kudelski Group
Lagarde, Christine (INT), Managing Director, International Monetary Fund
Levin, Richard (USA), CEO, Coursera
Leyen, Ursula von der (DEU), Minister of Defence
Leysen, Thomas (BEL), Chairman, KBC Group
Logothetis, George (GRC), Chairman and CEO, Libra Group
Maizière, Thomas de (DEU), Minister of the Interior, Federal Ministry of the Interior
Makan, Divesh (USA), CEO, ICONIQ Capital
Malcomson, Scott (USA), Author; President, Monere Ltd.
Markwalder, Christa (CHE), President of the National Council and the Federal Assembly
McArdle, Megan (USA), Columnist, Bloomberg View
Michel, Charles (BEL), Prime Minister
Micklethwait, John (USA), Editor-in-Chief, Bloomberg LP
Minton Beddoes, Zanny (GBR), Editor-in-Chief, The Economist
Mitsotakis, Kyriakos (GRC), President, New Democracy Party
Morneau, Bill (CAN), Minister of Finance
Mundie, Craig J. (USA), Principal, Mundie & Associates
Murray, Charles A. (USA), W.H. Brady Scholar, American Enterprise Institute
Netherlands, H.M. the King of the (NLD)
Noonan, Michael (IRL), Minister for Finance
Noonan, Peggy (USA), Author, Columnist, The Wall Street Journal
O'Leary, Michael (IRL), CEO, Ryanair Plc
Ollongren, Kajsa (NLD), Deputy Mayor of Amsterdam
Özel, Soli (TUR), Professor, Kadir Has University
Papalexopoulos, Dimitri (GRC), CEO, Titan Cement Co.
Petraeus, David H. (USA), Chairman, KKR Global Institute
Philippe, Edouard (FRA), Mayor of Le Havre
Pind, Søren (DNK), Minister of Justice
Ratti, Carlo (ITA), Director, MIT Senseable City Lab
Reisman, Heather M. (CAN), Chair and CEO, Indigo Books & Music Inc.
Rutte, Mark (NLD), Prime Minister
Sawers, John (GBR), Chairman and Partner, Macro Advisory Partners
Schäuble, Wolfgang (DEU), Minister of Finance
Schieder, Andreas (AUT), Chairman, Social Democratic Group
Schmidt, Eric E. (USA), Executive Chairman, Alphabet Inc.
Scholten, Rudolf (AUT), CEO, Oesterreichische Kontrollbank AG
Schwab, Klaus (INT), Executive Chairman, World Economic Forum
Sikorski, Radoslaw (POL), Senior Fellow, Harvard University; Former Minister of Foreign Affairs
Simsek, Mehmet (TUR), Deputy Prime Minister
Sinn, Hans-Werner (DEU), Professor for Economics and Public Finance, Ludwig Maximilian University of Munich
Skogen Lund, Kristin (NOR), Director General, The Confederation of Norwegian Enterprise
Standing, Guy (GBR), Co-President, BIEN; Research Professor, University of London
Svanberg, Carl-Henric (SWE), Chairman, BP plc and AB Volvo
Thiel, Peter A. (USA), President, Thiel Capital
Tillich, Stanislaw (DEU), Minister-President of Saxony
Vetterli, Martin (CHE), President, NSF
Wahlroos, Björn (FIN), Chairman, Sampo Group, Nordea Bank, UPM-Kymmene Corporation
Wallenberg, Jacob (SWE), Chairman, Investor AB
Weder di Mauro, Beatrice (CHE), Professor of Economics, University of Mainz
Wolf, Martin H. (GBR), Chief Economics Commentator, Financial Times