*

X
Es casi imposible no perder el aliento cuando estás frente a una iridiscente gama de azules congelados

Cada persona tiene su color predilecto. Y entre quienes abrazamos al azul por sobre el resto, seguramente habrá quienes disfrutan, más que ninguna otra experiencia cromática, envolverse en un cierto tono celeste, marino, nocturno o creado –por ejemplo un azul de Rothko o de Tamayo, un azul del océano Pacífico en cierta temporada del año u hora del día, o un azul de cuando la noche divaga más allá del negro profundo. 

Hay un azul poco conocido, elusivo y sobre todo muy efímero. Es el color que impregna las grandes masas de hielo, pero la porción que se encuentra sumergida en las aguas gélidas –y que por lo tanto en su estado “ordinario” es parcialmente invisible.

Cuando pensamos en un iceberg y lo visualizamos, lo más probable es que aparezca en nuestra mente un blanco coloso y tal vez, si somos un poco más minuciosos, este cuerpo incluirá un par de pinceladas azules. Sin embargo, el hielo es blanco por su contacto con el Sol, pero cuando está guarecido de la luz, incluso protegido tan sólo por el filtro de las aguas, su constitución presume una de las gamas de azules más arrobadoras.

Es valido suponer que la verdadera esencia de estos gigantes de hielo es azul, por ser el color que manifiestan en su estado prístino. En cuanto esta pureza entra en contacto con un ambiente abierto, por decirlo de algún modo, entonces comienza a erosionarse hasta que eventualmente se torna blanca. Y es curioso porque culturalmente el blanco se asocia con la pureza, aunque estoy seguro de que esta inercia la inauguró alguien que no tuvo la fortuna de ver los azules sombríos, submarinos, de las masas de hielo.

¿Sabías que generalmente la mayor porción de un iceberg, algo así como un 90%, permanece oculta bajo el agua? ¿Y que estas estructuras están permanentemente pendulando –a causa de la mutación que va sufriendo su masa con el derretimiento y a agentes externos como el oleaje y las distintas densidades involucradas? En algún preciso (y precioso) instante, este juego de fuerzas decide que es hora de invertir la montaña y entonces, súbitamente, el cuerpo muta. Una vez que esto ocurre sale a relucir un racimo de azules que sería profano intentar describir.

Las imágenes que acompañan este texto fueron capturadas por Alex Cornell en un paseo por la Antártida –tuvo la suerte, y nosotros de algún modo también, de presenciar el lado oscuro, radiante, de un iceberg.  

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 


 

¿Qué es mejor, tener sexo tras beber alcohol o tras fumar marihuana?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/18/2016

Según este estudio, fumar cannabis previo a un encuentro de sexo casual es mucho más seguro y disfrutable que tener sexo en estado de ebriedad

Es un hecho que buena parte de los encuentros sexuales que se registran en el mundo, sobre todo entre los jóvenes, están acompañados de algo de alcohol o, en algunos otros casos, de marihuana. El uso de sustancias desinhibe a las personas, las anima a romper barreras culturales o las hace menos selectivas. Pero más allá de cuáles son las razones de este fenómeno, un estudio de la Universidad de Nueva York se abocó a determinar qué es más conveniente entre dos posibilidades: tener sexo casual con alguien tras beber alcohol o tras consumir marihuana. 

La investigación, sobre la cual reporta el Washington Post, determinó que la marihuana es mucho mejor compañera del sexo casual que el alcohol. A continuación te presentamos las razones de esta conclusión:

- El alcohol llevó a muchas a personas a acostarse con desconocidos; la marihuana no.

- El sexo alcoholizado estuvo acompañado de sentimientos de arrepentimiento y vergüenza después del acto; el sexo bajo influjo de cannabis no.

- El sexo con alcohol puede conllevar sensaciones de mareo y malestar, mientras con marihuana algunos padecieron de falta de concentración. 

- Las sensaciones más placenteras fueron nubladas bajo el efecto del alcohol y se intensificaron con marihuana. 

- El sexo en estado de ebriedad probó ser más riesgoso por la falta de juicio que le caracteriza.

¿Qué opinan nuestros lectores?