*

X
¿Tú también escuchas una voz en tu cabeza mientras lees? Pues somos muchos los que disfrutamos de esta hermosa psicosis literaria

Aunque la lectura es en esencia un acto íntimo, quizá paradójicamente esta intimidad es compartida, de entrada entre autor y lector, y luego entre lector y personajes. Sin embargo, existe otra entidad que juega en el mismo microjardín infinito y comunitario: esa que se materializa en la voz interior que todo lo narra.

De acuerdo con un análisis realizado por la investigadora Ruvanee Vilhauer en la Universidad de Nueva York (NYU), la gran mayoría de las personas, el 82.5%, escuchamos una voz interna mientras leemos. Y de estas el 90% la escuchamos básicamente siempre que estamos leyendo –entre el otro 10 depende de distintos factores, por ejemplo el interés que el texto les genera o el espacio físico que les rodea durante su lectura.

Una vez confirmado que esta hermosa psicosis literaria goza de una gran mayoría, entonces procedamos a los resquicios de la misma. Y es que por si no fuese lo suficiente encantador el fenómeno, vale recalcar que no se trata de una condición uniforme o monolítica: hay quienes escuchan su propia voz narrando o distintas voces que intuitivamente le asignan a cada personaje, o también hay quien le confiere una voz al autor; finalmente tenemos a los libres delirantes que escuchan simplemente una voz desconocida –algo así como un desinteresado y generoso narrador.

En un plano más minucioso, si llevamos el ejercicio autoanalítico más allá, probablemente notarás que ese narrador no es uno neutral, sino que manifiesta distintos estados de ánimo, entonaciones, volúmenes y acentos –algo que también confirmó Vilhauer. Es decir, la psicosis literaria presume una complejidad deslumbrante.

Aprovechando la brisa psico-analítica, y si somos capaces de tomar una distancia inusual con lo histórico o cotidiano, en este caso con el acto de leer, entonces fácilmente podríamos concluir que la lectura es un acto de locura, y si te parece ridícula o cuando menos errónea esta afirmación, prueba lo siguiente: imagina contemplar a un ser, en este caso humano, inmerso en un pequeño cuadro con inscripciones, escuchando un festín de voces en su cabeza mientras cultiva un jardín de emociones y se transporta a realidades distantes a pesar de que su cuerpo físico apenas parpadea.

En todo caso por ahora lo único que importa es preguntar ¿tú también escuchas una voz en tu cabeza mientras lees?... y esperar a que ella responda.

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Imagen: Christoffer Relander
Te podría interesar:
Una nueva simulación de realidad virtual para meditadores diseñada por Deepak Chopra (e hijo) promete ayudarte a encontrar tu yo verdadero en 20 minutos

La experiencia íntima de la meditación se encuentra con las posibilidades de la realidad virtual al estilo de Matrix en la nueva app de Deepak Chopra llamada Finding your true self. El gurú de la autoayuda es también un tecnoentusiasta en varios sentidos y cree que la experiencia meditativa se puede potenciar fácilmente creando un espacio tecnomágico, una especie de bardo, para ayudar a las personas a llegar a algunas de las comprensiones esenciales que enseñan religiones como el budismo y el hinduismo.

Según narra un periodista de The Guardian que pudo experimentar la versión beta de esta meditación en realidad virtual, uno se encuentra en un espacio oscuro como el espacio sideral con algunos tintes morados, casi psicodélicos, cuando de repente aparece el rostro del Buda, a lo que le sigue el árbol bodhi o árbol de la iluminación, bajo el cual Siddartha Gautama decidió sentarse y no levantarse hasta descubrir la naturaleza del sufrimiento y su cesación. Una vez incorpórea --el mismo Chopra, aunque quizás sería mejor Morgan Freeman-- te dice: "¿Quién o qué está teniendo esta experiencia en este momento?... Es tu propio ser, tu más profundo ser el que está teniendo está experiencia, tu ser verdadero". Y luego: "Vive aquí, sin resentimientos, anticipación o resistencia y serás libre. La libertad es siempre ahora. Sé aquí y ahora". Al parecer Chopra mezcla un poco de budismo con vedanta y así sucesivamente.

Chopra cree que esta simulación que dura 20 minutos con una meditación guiada  --que se vende como "un viaje a al iluminación--y que necesita de un aparato de realidad virtual podría ser un servicio que encuentres en los aeropuertos u hospitales. Y algún día tal vez pueda costar sólo 20 dólares.

Más allá de que uno puede estar o no de acuerdo con la visión empresarial de Chopra ciertamente la realidad virtual ofrece la posibilidad de agudizar ciertas experiencias como puede ser la meditación, al producir un ambiente inmersivo. Además, como señala el mismo Chopra y enseñan muchas filosofías orientales, la realidad virtual tiene la ventaja de mostrarnos de manera explícita una probada de que la realidad que vivimos es también esencialmente virtual --no es estable, objetiva ni absoluta, sino que es una construcción mental conceptual colectiva. Chopra sugiere, ante una pregunta de The Guardian, que puede ser algo así como una mezcla didáctica de Descartes y la Matrix.