*

X

Científicos desarrollan método para que los viajes de DMT duren mucho más

Psiconáutica

Por: Pijamasurf - 08/25/2016

Médicos crean método para aumentar la duración de los viajes de DMT y poder establecer una comunicación más robusta con entidades de dimensiones alternas

El DMT, una de las moléculas psicodélicas más potentes del mundo, poco después de de ser descubierto por la ciencia fue descrito como "el viaje para el hombre de negocios", ya que duraba unos 15 minutos. Como un ejecutivo, se podía viajar al hiperespacio interior, visitar entidades astrales y regresar como si nada para la junta que sigue, o algo así (claro que había riesgo de que, si bien el cuerpo estaría libre de efectos, la mente seguiría absolutamente embelesada). 

Ahora bien, la corta duración del DMT, que tiene sus ventajas, hace también que sea más difícil de estudiar y de asimilar para los usuarios. Es por ello que el doctor Rick Strassman, una de las únicas personas que ha realizado estudios científicos con DMT, y el doctor Andrew Gallimore, han desarrollado un nuevo modelo para aplicar infusiones intravenosas de DMT de manera prolongada e inmersiva, trabajo que publican en la revista Frontiers of Psychology. Los dos médicos idearon un método basado en la anestesiología.

El modelo trabaja programando una máquina de infusión para que controle la cantidad de la droga de tal forma que el nivel permanece constante dentro de la ventana en la que se tiene una experiencia inmersiva. Los doctores, sin embargo, conscientes de lo aterradores que pueden ser estos viajes, plantean crear un sistema de señales preacordadas para que el voluntario pueda indicar que quiere salir del estado y que, por así decirlo, se cierre el grifo. Los viajes podrían durar 1 hora o más, e idealmente se llegaría a una duración estándar que permita el estudio y la asimilación de la experiencia que a veces es descrita como "la eternidad fugaz". 

Este método tiene fines científicos pero también psiconáuticos. "Una inmersión prolongada en el estado del DMT permitiría una investigación más amplia de la naturaleza de las 'entidades' y así poder establecer comunicación con ellas", dice Strassman, haciendo referencia a las reiteradas experiencias de interactuar con una especie de entidades autónomas, guardianes que McKenna describió como "elfos mecánicos metamórficos". Muchos voluntarios, al parecer, se quedan con las ganas de conocer a estas extrañas entidades.

Gallimore advierte que por el momento no tienen pensado implementar el método, ya que primero deben entender como formularlo de tal forma que sea aceptado por la comunidad científica. "Quedan algunas preguntas, como: ¿para que será utilizada esta tecnología? Si vas a recibir fondos y aprobación para una implementación no puedes llegar y decir, 'Bueno, queremos establecer contacto con entidades en una dimensión alterna', esto provocaría burla". No obstante, es absurdo limitar el conocimiento sólo por lo que es paradigmáticamente aceptable. 

La dimetiltriptamina o DMT es un compuesto psicodélico poderoso que se encuentra en la naturaleza y en el cuerpo humano.

El DMT o dimetiltriptamina es un compuesto psicodélico de la familia de las triptaminas. Esto quiere decir que la estructura del DMT es análoga a la de sustancias como la serotonina y la melatonina, mientras que sus funciones son semejantes a las de otras triptaminas psicodélicas como la psilocibina. El DMT actúa como enteógeno y esta capacidad de provocar estados alterados de conciencia es la razón por la cual las tribus amazónicas lo han consumido ceremonialmente desde tiempos inmemoriables, bajo la forma de ayahuasca.  

Algunas plantas a partir de las cuales puede sintetizarse DMT son la anandera spp, también conocida como "yopo" o "cohoba" en Sudamérica, la mimosa tenuiflora, la acacia spp y la psychotria viridis, entre otras, aunque actualmente ya puede ser fabricado en un laboratorio y presentarse en forma de cristales. 

La presencia de DMT en varias especies de plantas y animales resulta sorprendente y se debe a que es un constituyente natural del sistema nervioso central. Hoy en día los científicos intentan descubrir qué funciones tiene la dimetiltriptamina que se encuentra endógenamente en el cuerpo humano, ya que los restos de esta sustancia en la orina y células cerebrales de las personas indican que es elaborada naturalmente por nuestro organismo. Esta es la razón por la cual el investigador J. C. Callaway sugirió la posibilidad de que el DMT esté relacionado con las "alucinaciones oníricas", es decir los sueños que tenemos mientras dormimos. 

Por otro lado, hay quienes como Rick Strassman han señalado que el DMT podría estar vinculado con las experiencias cercanas a la muerte. Strassman especula además que esta sustancia es sintetizada en la glándula pineal, que ha sido considerada por varias tradiciones místicas como "el tercer ojo", pues está relacionada con la capacidad de experimentar visiones trascendentales. 

Los efectos del DMT son poderosos y casi instantáneos. Puede llevar a quien lo toma de un estado de "normalidad" a un estado alterado de conciencia en cuestión de segundos, lo cual para algunos puede resultar desorientador o atemorizante. A diferencia del LSD el DMT no tiene un componente de euforia, y el LSD es un alucinógeno más potente. Por otro lado, la duración de un viaje de DMT es mucho más corta pero sumamente intensa, si bien la experiencia puede durar literalmente unos cuantos minutos. Quienes han probado DMT con frecuencia reportan sensaciones de expansión mental sumamente emocionales y visiones vívidas y elaboradas difíciles de poner en palabras, además de comunicaciones con otros seres o experiencias de unidad cósmica, lo cual ha hecho a la dimetiltriptamina portadora del mote de "molécula espiritual".