*

X

10 libros que Barack Obama te recomienda leer

Libros

Por: pijamasurf - 08/14/2016

El presidente de Estados Unidos externó sus recomendaciones literarias para este verano, listado que se suma a sugerencias que Obama ha hecho previamente

Como bien señala el diario británico The Independent, pareciera que ahora cada intervención de Barack Obama tiene un dejo de nostalgia. Conforme el mandatario estadounidense se perfila a la fase final de su gestión y en contraste con los candidatos actuales (en particular el grotesco Trump), parece que muchos extrañarán a Obama en los próximos años. 

En todo caso, hace un par de días compartió, vía su blog presidencial, cinco lecturas que recomienda para este verano. A este listado, todas obras recientes, The Independent agrega otros cinco títulos que el mandatario ha recomendado a lo largo del tiempo, entre los cuales se incluyen un par de obligados, como las tragedias de Shakespeare o uno de los ensayos más famosos y útiles del buen Ralph Waldo Emerson. 

Así que si estás buscando definir tu próxima lectura, tal vez te interese tomar en cuenta estas sugerencias de Obama:

1. Barbarian Days: A Surfing Life de William Finnegan (2015)

2. The Underground Railroad de Colson Whitehead (2016)

3. H is for Hawk de Helen MacDonald (2014)

4. The Girl on the Train de Paula Hawkins (2015)

5. Seveneves de Neal Stephenson (2015)

6. Song of Solomon de Toni Morrison (1977)

7. Shakespeare’s Tragedies de William Shakespeare (c. 1583)

8. Self-Reliance de Ralph Waldo Emerson (1841)

9. Parting the Waters de Taylor Branch (1988)

10. Gilead de Marilynne Robinson (2004)

A nadie se le puede obligar a amar: este decálogo defiende el derecho a leer por placer

Libros

Por: pijamasurf - 08/14/2016

Leer por placer, leer porque nos gusta, leer lo que podemos leer, incluso no leer; a inicios de los 90, el escritor francés Daniel Pennac sorprendió con esta defensa de la lectura hedonista y lúdica

A inicios de los 90, el escritor Daniel Pennac sorprendió al medio literario francés con una obra que a primera vista se creería modesta: Como una novela, un ensayo sobre la lectura. El tema, por supuesto, ha sido tratado una y mil veces, y además podría achacársele cierta tendencia hacia la erudición y el elitismo. ¿Escribir sobre leer? ¿No es un poco una reflexión sobreintelectualizada?

Pennac, sin embargo, tomó otra vía, una en la que cualquier lector se reconocerá de inmediato y que está relacionada con el carácter emotivo de la lectura. Leer, es cierto, es una actividad esencialmente intelectual, una que además en los últimos siglos se realiza sobre todo a solas y en silencio. Pero podría decirse que ese es el aspecto superficial de la lectura. No sin cierto romanticismo también es posible hablar de eso que sucede al interior de la lectura, durante, que en uno de sus aspectos abandona la mera intelectualidad y apela de lleno a nuestras emociones. Si bien esta sigue siendo una operación cognitiva, hay en la lectura la capacidad de hacernos sentir, de simpatizar con un personaje, sentir aversión por otro, llorar cuando alguno muere o es lastimado, enojarse, sentir entusiasmo, angustia, ansiedad. La lectura, lo sabe bien el lector, puede despertar casi cualquier emoción.

Ese fue en buena medida el acierto de Pennac. A contracorriente de toda una tradición que solemniza el acto de leer (como hace, por ejemplo, Alberto Manguel involuntaria y acaso incluso inevitablemente, pues leer es también un gran recurso cultural y evolutivo), Pennac optó por recuperar esa condición lúdica de los libros, el amor que puede llegar a rodearlos y que nace espontáneamente –porque no puede ser de otra forma– cuando se descubre con sorpresa todos los dones que la lectura ofrece.

El ensayo completo de Pennac es un gran elogio a la lectura; sin embargo, en su capítulo 57 incluyó un breve decálogo que desde su publicación ha sido como el estandarte no solo del libro mismo sino, en general, de una postura específica con respecto a leer. Escribe Pennac:

En materia de lectura, nosotros “lectores”, nos permitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura.

1) El derecho a no leer.

2) El derecho a saltarnos páginas.

3) El derecho a no terminar un libro.

4) El derecho a releer.

5) El derecho a leer cualquier cosa.

6) El derecho al bovarismo.

7) El derecho a leer en cualquier sitio.

8) El derecho a hojear.

9) El derecho a leer en voz alta.

10) El derecho a callarnos.

Pennac, como vemos, defiende una lectura esencialmente hedonista –como también hacía Borges. Leer por el simple placer de hacerlo. Leer porque nos gusta. Leer lo que nos gusta. Leer como podamos y queramos.

Al inicio de su libro el autor dice que el verbo leer es uno de esos pocos verbos que no soportan el modo imperativo, como amar o soñar. A nadie se le puede decir “lee”, de la misma manera que a nadie se le puede ordenar que ame o sueñe. Son, como decíamos antes, acciones espontáneas, que nacen del corazón –sinceramente– o no nacen.

 

También en Pijama Surf:

¿Te cuesta mucho leer clásicos de la literatura? Con esta guía definitiva ya ninguno se te resistirá

"Los libros rompen las ataduras del tiempo": el elogio de Carl Sagan a la cultura escrita que no pierde vigencia