*

X

Si te han dejado por alguien más tenemos buenas noticias (algo grande te espera, lo dice la ciencia)

Salud

Por: pijamasurf - 06/07/2016

Las mujeres que son abandonadas por su pareja con el tiempo terminan siendo más fuertes, más seguras y más sabias que nunca

"No hay mal que por bien no venga", advierte un refrán popular. Y si bien en muchos casos esta máxima prueba ser correcta, parece que en lo que se refiere al amor, y en específico a una ruptura en la que una de las partes deja a la otra, aplica con aún más contundencia.

Recientemente un estudio elaborado por la Universidad de Binghamton y publicado en The Oxford Handbook of Women and Competition determinó que, al menos en el caso de las mujeres, cuando éstas son dejadas por su pareja, con el tiempo la experiencia termina siendo probadamente benéfica. En pocas palabras, lo que alguna vez seguro fue un infierno para quien sufrió el abandono de su novio o cónyuge eventualmente se convierte en uno de los eventos más positivos de su vida –y aquí nos remitimos a otro popular adagio que afirma: "el que ríe al último ríe mejor".

Para llegar a esta esperanzadora conclusión en la investigación se entrevistó a 5 mil 700 mujeres de 96 países distintos, y se analizó el efecto que tuvo para ellas haber sido abandonadas por su pareja. Tras procesar los resultados, los investigadores, encabezados por el antropólogo biocultural Craig Morris, notaron que generalmente las mujeres "resurgían de las cenizas" mejor paradas que nunca: más maduras, más seguras de sí mismas e incluso radiantes (lo cual nos recuerda los beneficios probados de la soledad, mismos que puedes consultar aquí)

Lo anterior, de acuerdo con Morris, se debe a que tras una experiencia de este tipo la mayoría de las mujeres, a diferencia de los hombres, se entregan a vivir el proceso de duelo y posterior renacimiento, y emergen con enorme fuerza, lo cual a la larga les permite elegir mejor a su futura pareja: "Las mujeres, casi exclusivamente en comparación con los hombres, reportan que tomaron su tiempo para evaluar a su antigua pareja, para evaluarse a sí mismas e inclusive para evaluar su vida en general. Esta 'retracción positiva' es lo que aparentemente lleva a un regreso exitoso al juego de emparejamiento".  

Así que, según la ciencia, si te encuentras hundida en un pesar porque tu exchico te abandonó, no te preocupes, de verdad, todo indica que estarás mejor y más fuerte que nunca... (y nuevamente, la sabiduría popular emerge: "lo que no mata, fortalece").

 

También en Pijama Surf: En física cuántica, dos partículas que algún día estuvieron juntas mantienen esa conexión por siempre, sin importar la distancia

El estudio seminal que encontró relación entre la homofobia y la excitación homosexual

Salud

Por: pijamasurf - 06/07/2016

Hombres homofóbicos se excitan viendo porno gay y, al parecer, reprimir su sexualidad los hace morirse antes

La reciente matanza en el club gay Pulse en Orlando, Florida, la peor de la historia en Estados Unidos, habiendo dejado 50 muertos, resalta el tema de la homofobia (además del control de armas). El asesino Omar Mateen, hijo de inmigrantes musulmanes, era un "habitual" de este club gay, aunque según reportes se la pasaba mayormente bebiendo solo. Su padre ha dicho que Mateen era homofóbico a partir de un evento en el que se enfureció al ver a una pareja de hombres gay besándose. Sin embargo, otros conocidos sugieren que habría ocultado su homosexualidad. Según explica El País:

Algunos conocidos de Mateen, estadounidense de 29 años de origen afgano, aseguran que odiaba a los homosexuales, pero otros sostienen que participaba en círculos gais, incluidas visitas a la discoteca atacada. El FBI analiza estas revelaciones y mantiene que Mateen se radicalizó en Internet.

Más allá de que el caso podría estar siendo manipulado para las agendas políticas de las elecciones que se avecinan, parece existir una ambivalencia en el asesino propia de una persona que exhibe conductas homofóbicas debido a su incapacidad de aceptar su propia homosexualidad, de la cual se avergüenza o reprime a través de la violencia. El caso hace recordar un estudio científico publicado hace algunos años en el Journal of Abnormal Psychology por investigadores de la Universidad de Georgia, quienes encontraron una relación entre homofobia y excitación homosexual.

La investigación evaluó a un grupo de hombres identificados como heterosexuales y se les cuestionó sobre cómo percibían a los homosexuales. Luego se les enseñaron tres tipos de pornografía: heterosexual, lesbiana y gay. Durante la muestra de los videos, los hombres fueron monitoreados para detectar el nivel de excitación sexual que manifestaban. Los resultados mostraron que aquellos que tenían una mayor ansiedad contra la homosexualidad --que podían calificarse como "homofóbicos"-- tenían más erecciones o dirigían más flujo sanguíneo al pene  al ver el porno gay. Los investigadores concluyeron que "la homofobia está asociada con excitación homosexual, de la cual el individuo homofóbico no es consciente o niega".

Esta misma característica arroja cosas como numerosos activistas antigay que luego resultan ser gay, ya sea que son descubiertos o que finalmente tienen el valor para aceptar su sexualidad (este artículo destaca a 16 políticos o activistas que se pronunciaron en contra de los derechos de los homosexuales y que fueron luego sorprendidos in fraganti en conductas homosexuales). ¿Quizás estemos viendo un asesino antigay que en realidad era gay, una mezcla extraña pero indivisible entre homofobia y homofilia?

Por si eso fuera poco, ser homofóbico no parece ser algo muy saludable que digamos. De acuerdo con este estudio de la Universidad de Columbia, los homofóbicos tienen una menor expectativa de vida; aparentemente el estrés que les producen las personas homosexuales podría estar matándolos o, más aún, vinculándolo con la otra investigación, reprimir o tener que ocultar su sexualidad se convierte en un veneno.

Queda claro que la verdadera enfermedad no es la homosexualidad sino la homofobia.