*

X

Inemuri, el arte japonés de estar presente mientras se duerme

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/11/2016

Inemuri es la curiosa práctica de no dormir cuando se duerme

Cuando pensamos en un país disciplinado seguramente nos viene a la mente Japón, un pueblo que ha sufrido mucho pero que nunca denota debilidad y que mantiene una enorme entereza en gran medida por su capacidad de obligarse a darle la cara a la adversidad y trabajar. Esto tiene que ver con la disciplina que instauró la influencia del confucianismo y el budismo, dos religiones que llegaron de China (una por vía de la India).

En un estupendo artículo --con grandes fotos de japoneses durmiendo en diferentes partes del espacio público, incluyendo en posición erguida-- la doctora Brigitte Steger, especialista en estudios japoneses de la Universidad de Cambridge, explica por qué los japoneses en realidad no duermen; aunque parece que duermen, hacen otra cosa. Según explica Steger, cuando se encontró con esta práctica a finales de los 80 en medio de la burbuja económica que hacía a Japón una gran potencia, las personas vivían una vida tan activa en términos laborales que no tenían tiempo para dormir y se preciaban de ser hombres (o mujeres) de negocios que tenían jornadas de 24 horas y siempre estaban dispuestos a trabajar. De hecho, se difundía la idea de que "irse a la cama tarde y levantarse temprano" era una metáfora de una persona virtuosa. 

Es por ello que los japoneses adoptaron una práctica de dormir durante el día en el trabajo o en el transporte, pero de tal forma que esto no es considerado una siesta o dormir propiamente ni es visto como un signo de pereza, sino todo lo contrario, siempre y cuando cumpla con ciertas normas sociales. 

"Finalmente me di cuenta que en cierto nivel, inemuri no es considerado como dormir. No sólo es diferente de dormir en la noche en una cama, también es visto como distinto a tomar una siesta o una power nap", dice Steger. Inemuri es una palabra que significa"estar presente mientras se duerme" ("I" es estar presente y "nemuri" significa dormir). La idea detrás de esto es que al dormir la persona no desentone con el lugar y la situación en la que está, que parezca estar presente y disponible, como si fuera capaz de participar de manera pasiva y a la vez descansar. En este sentido, los japoneses sólo rechazan y ven mal a una persona cuando duerme en un lugar y no logra mantener un lenguaje no-verbal que vaya con las condiciones del mismo o una capacidad de reacción a los cambios que se presenten. Evidentemente esto no es algo que se pueda lograr muy fácilmente --estar presente pero dormido-- pero, al parecer, con que se guarden las apariencias es suficiente. Es por ello también que se pueden ver ejecutivos y personas bien arregladas durmiendo en lugares públicos, donde en Occidente solamente vemos a vagabundos y individuos que son marginados de los principales estratos sociales. Según Steger, el inemuri no es dormir, "no podía ser más diferente".  

Esta práctica no se percibe como un signo de holgazanería o irresponsabilidad, y es que en Japón existe una cultura del sueño muy distinta. Por ejemplo, a diferencia de en Occidente, se entiende que dormir en los mismos cuartos que los niños ayuda a mejorar sus habilidades para dicho acto, y los japoneses reportan dormir mejor cuando duermen en las mismas habitaciones que otras personas. Esto fue observado en los refugios del tsunami en 2011, cuando la gente encontró solaz al dormir en espacios colectivos. 

El inemuri por una parte muestra la gran dedicación de los japoneses pero por la otra parece llevar las cosas demasiado lejos, al haber integrado la cultura corporativa al punto de rayar en el desequilibrio y lo que se conoce como "forzar la máquina". Si bien los japoneses tienen profundas tradiciones que les brindan recursos para vivir una vida equilibrada, tal vez éstas están siendo desplazadas por el frenético estilo de vida capitalista. 

Aunque tenga algo de paradójico, en verdad puedes aprovechar las bondades del yoga para combatir una resaca

El yoga es una técnica (incluso podríamos hablar de tecnología corporal) milenaria que durante siglos se utilizó para generar una comunión entre cuerpo, mente y espíritu y así resonar en una vibración más alta con el fin de alcanzar estados elevados de conciencia y, eventualmente, la iluminación. Sin embargo, hace algunas décadas esta técnica ancestral se abrió, en sintonía con una creciente búsqueda del ser humano por vivir mejor, a Occidente y con ello se masificó su práctica.

Esto último, como casi todo en la vida, manifestó dos caras, una positiva y otra negativa. En cuanto a la segunda hemos sido testigos de cómo el yoga ha ido frivolizándose, respondiendo a la vanidad corporal, el bluff, alimentando una dudosa retórica new agera e inclusive sexualizandose (hacer yoga es sexy y te servirá para ser más codiciada/o en el mercado de la promiscuidad pop (fenómeno en el cual profundizamos en un texto que puedes consultar aquí). En cuanto al aspecto positivo de la popularización masiva del yoga está la premisa de que sus beneficios se han derramado, independientemente de que los contextos y actitudes disten mucho de los originales, a una gran cantidad de la población. 

En el punto medio de esta intersección --lo bueno y lo malo de la masificación del yoga-- se encuentran adaptaciones de esta práctica a problemas y necesidades contemporáneos. Por ejemplo, una resaca. Si bien es patético desde cierta perspectiva recurrir al yoga para aliviar los efectos posteriores a una intoxicación etílica --voluntaria, por otro lado, parece que aprovechar las herramientas que tenemos a nuestro alcance para vivir mejor sería un argumento valido. 

A continuación explicamos cinco posturas de yoga que te ayudarán a navegar la resaca (pero no queríamos dejar de compartirte la anterior reflexión):

1. Comienza con la postura del cadaver (Savasana)

savasana
 

Recuéstate boca arriba, con las palmas mirando también hacia arriba y suelta todo el peso de tu cuerpo sobre el piso. Respira profundamente y relájate unos minutos. 

* Esto te permitirá recuperar un poco de la energía que seguramente se diluyó trasnochándote.

 

2. Postura de torsión de columna supina (Supta Matsyendrasana)

supine twist 
Acuéstate sobre tu espalda, lleva la rodilla derecha hacia el pecho y gira sobre el lado izquierdo. Extiende el brazo derecho y la mirada a la derecha, respira profundamente cuatro o cinco veces y luego repite con el otro lado.

* Esto te permitirá aliviar la tensión a lo largo de toda la columna vertebral y descansar el cuerpo. 

 

3. Postura del niño (Balasana)

child's pose
 

En esta posición la columna se dobla hacia delante 110º, lo que proporciona un excelente estiramiento. 

* Ideal para regular tu sistema nervioso, y es bastante benéfico para el sistema endócrino. 

 

4. Gesto invertido (Viparita Karani)

legs up the wall yoga position
 

Tumbado en el suelo, de lado contra una pared, sin colocar ningún soporte para elevar la pelvis, levanta las piernas y apóyalas en la pared; la espalda y la cabeza están completamente apoyadas en el suelo.

* Te ayudará a combatir la ansiedad propia de una mañana tras una noche de copas.

 

5. Posición fetal 

supported fetal position
 

Relájate en posición fetal, primero recostado sobre tu lado derecho y luego cambia al izquierdo. 

* Ayudará a regular tu presión sanguínea.

 

(Con información de Rodale Wellness)